El monstruo

Rasgó la carta.

—Tengo que llevaros con el monstruo.

Tiró de nosotros, enrabietada. Mi hermanita lloraba. Bajamos del coche, temblorosos y asustados.

—¡Aquí los tienes, tú ganas, cabrón! Custodia compartida.

Siempre habíamos vivido con ella. Susi no le recordaba.

Sabía que era nuestro padre, y nos quería. Mamá nos mintió.
Escrito por Carmen Hinojal

15 comentarios :

  1. Carmen, en ocasiones la lucha entre dos conyugues que se separan afecta a los hijos. En este caso la madre fue injusta alejando al padre de sus hijos y mintiéndoles sobre él. En otras ocasiones la injusta es la justicia que obliga a que vean a un padre que es de verdad un monstruo.
    Me gusta tu forma de contarlo.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. En una guerra, que es en lo que por desgracia degenera algunas separaciones, a veces hay víctimas, pequeños refugiados, personas manipuladas y convertidas en rehenes, pura mercancía o elemento arrojadizo, cuando no escudos humanos. Los más débiles e inocentes son los que más sufren. Nadie debería dar nada de lo que ofrecen recetado por categórico, la realidad es diversa y existen muchos puntos de vista. Esos niños acaban de aprenderlo.
    Bien contado.
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  3. Alex Cuadra28/6/16 21:02

    Me pregunto Carmen, ¿Cual es el monstruo de los dos? Usamos a los hijos como rehenes de nuestras causas. Y eso nunca deberiamos hacerlo. Nunca podremos saber el daño que les hacemos. Buen micro y muy de actualidad. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Querida Carmen, qué bien lo has retratado, en realidad ambos son monstruos, ningún progenitor en proceso de divorcio o ya divorciado debería atacar al otro en presencia de los hijos, ya que lo único que hacen es envenenarlos y confundirlos.
    Un beso, enhorabuena.
    Malu.

    ResponderEliminar
  5. Duro y real como la vida misma, cierto escalofrío se apodera de uno cuando llega el final. Estupendo relato. Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  6. Carmen cuentas de forma extraordinaria la realidad que se vive en muchas separaciones, cuando los hijos son moneda de cambio y las mentiras envenenan las realidades.
    Muy buen relato Carmen, me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el sonido de esa carta rasgada. Una buena música de fondo para la letra que escribes a continuación.
    Felicidades, Carmen.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. la hija del ferroviario29/6/16 1:56

    Muy bueno y desgraciadamente demasiado real y más habitual de lo que muchos y muchas pueden imaginar, además de que por ser yo una mujer, me molesta decir que, es un arma que las mujeres utilizan con demasiada frecuencia. Los hijos deberían quedarse al margen de las diferencias entre los padres, sobre todo cuando ninguno de los dos es realmente un monstruo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  9. Cuando la familia se rompe olvidamos el daño que puede ocasionársele a los más pequeños: los inocentes.
    Saludos, Carmen.

    ResponderEliminar
  10. Completamente de acuerdo con el comentario de Álex. El sueño del egoísmo le genera pesadillas a la razón y crecer en medio del campo de batalla de los sentimientos, donde uno es el arma, nos expropia el alma.
    Buen relato, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Carmen Hinojal29/6/16 9:22

    Gracias a todos por vuestros comentarios. No hay nadie que no conozca un caso de divorcio, no hay nadie que no haya sentido esa realidad. Tú podrás dejar de amar a una persona, pero a los hijos se les debe poner por encima de todo. Son sagrados, intocables, o deberían de serlo. A veces nuestro egoísmo les marca para siempre. Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Pobres niñós, territorio donde se pelee la custodía, el dinero o lo que sea, mientras se les olvida y se les miente y el tiempo pasa.
    El padre les quería, no era monstruo. Afortunadamente llegaron a verlo y a sentirlo, a conocerse y estar juntos. ¿Quíen es el monstruo, eh, quien?

    ResponderEliminar
  13. Creo que ya te han dicho los compañeros, poco tengo que comentar, reafirmar que no hay que utilizar a los hijos como herramienta de guerra. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Buena denuncia de lo que no debería sufrir nunca un niño: ser el proyectil arrojadizo entre los padres divorciados.
    A ver si el tiempo les ayuda a recuperar al padre, y la normalidad en el trato con ambos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Una situación que se da con demasiada frecuencia. Hay muchos monstruos que utilizan a los hijos como armas arrojadizas y como excusa fácil para hacer daño a sus ex parejas. Y los hay de ambos géneros, por lo que nunca, ni la justicia ni la sociedad, deberían hacer distinción. Contundente micro, Carmen. Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!