Lo que él haría por ella

Mientras Manuel seguía recostado como inerte, con una mano le abrió la boca todo lo que pudo y con la otra agarró la Luna y se la introdujo atravesando el tubo esofágico hasta depositarla en su estómago con sumo cuidado.

Solo le quedaba sufrir mientras esperaba que superara el postoperatorio.
Escrito por Javier Palanca

22 comentarios :

  1. En ocasiones uno por amor haría lo que fuese, incluso si pudiera atrapar la luna.
    Romántico relato Javier.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que asumir el riesgo por quien lo merece, incluso de perderlo definitivamente.
      Gracias y un abrazote

      Eliminar
  2. Por la persona amada se haría cualquier cosa, hasta lo imposible: bajar la luna y ofrecérsela, beber los vientos o mover montañas. El problema surge cuando por mucho que se quiera la intención no es suficiente y hay factores que se escapan. Ese vínculo poderoso que a veces se establece entre las personas y que algunos llaman amor hace grande al ser humano, sentimientos intensos que quizá puedan cambiar con el tiempo. Original relato, Javier.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel. Sí, aquí he querido expresar que por sacar a quién se quiere de una vida miserable hay que hacer un último intento como él haría por nosotros, aunque eso implique tal vez perderlo.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Es precioso,qué cuidados más llenos de ternura...
    Me ha gustado mucho, suerte.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cabopá. Sí, intentaba que tuviera ternura en un momento crítico para ambos personajes.
      Besetes

      Eliminar
  4. Por amor se hacen locuras, se roba la luna y se espera la cura.
    Un 50 con un toque romántico distinto.
    Me gusta esa imagen de la espera.
    un abrazo Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un espera dura para ver si reacciona o ya se pierde definitivamente en la depresión absoluta sin retorno.
      Gracias, Mª Belén.
      Besos

      Eliminar
  5. Quid pro quo, amor por amor; él le prometió la luna y ella le devuelve la promesa. Muy bueno, Javier. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil, pero ella hace el último intento.
      Gracias, Salvador, y abrazos.

      Eliminar
  6. A veces poner la luna a los pies de alguien (o en el estómago) es obligarlo a vivir en una noche perpetua.
    Yo casi que prefiero una caja de bombones, y la luna que se quede donde está; pero claro, es cuestión de gustos, y de paladares.
    Muy original, Javier.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues también hubiera valido como metáfora, el sentido hubiera sido el mismo, aunque con la Luna parece que el intento es más bestial y definitivo, pero sus razones tiene tu paladar. Dejo apuntado que te gustan los bombones.
      Gracias y besetes.

      Eliminar
  7. El amor todo lo puede, hasta lo imposible. Bonito micro, Javier. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matrioska. Si no puede por lo menos lo intenta, que es de lo que se trata.
      Un beso

      Eliminar
  8. Javier, cuando se ama de verdad a alguién, se hace lo imposible por ella.
    Bonita forma de denostrar el gran amor que siente el protagonista y que hace un último intento por que vuelva con él.
    Buen relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pilar, me alegra te haya gustado.
      Besetes

      Eliminar
  9. Me ha gustado lo que es capaz de hacer por amor, espero que resulte. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay motor tan potente como el cariño en todas sus vertientes, que son muchas. Aquí yo quise plasmar una de ellas.
      Un besete

      Eliminar
  10. Romántica cirugía. Gran relato, Javier.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Luis. Es romántico, pero con la dureza que lleva intentar sacar a alguien querido de la miseria personal arriesgandolo todo, como piensas que él haría por ti.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Extraordinario relato, Javier. A veces lo mejor que se puede hacer por alguien es así de drástico, pero tú lo has mostrado de una manera bellísima.
    Enhorabuena y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enrique, me alegra que lo veas como quiso ser y que lo valores tan bien.
      Abrazos

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!