Perspicacia

El actor guapo dice:

—Es hora de sacar al perro, Samy —enseñando, al coprotagonista amigo, un micrófono oculto en el teléfono.

El hombre, que ve la película en la televisión, raudo marca un número de teléfono.

—Avisa a Carlos, tenemos que volver a la casa. Nos hemos olvidado del perro.
Escrito por Maite Moreno

23 comentarios :

  1. Interesante relato Maite, en el que mezclas realidad y ficción, todo rodeado de un misterio que a mí me hace pensar en un asesinato o un robo.
    Buen relato Maite.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier, ya que dices que, sí, es un misterio, dejaré todo a vuestra imaginación.

      Eliminar
  2. ¡Oh, este hubiera sido un fantástico relato de género de espías o cine negro! ¡Maldiciooon!! Jajaja XD

    Ahora en serio, me ha encantado.


    Un s#alu*d%+o cifrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente, puede ser el comienzo de una buena novela...ja,ja,ja, sería mucho para mí.
      Saludos, Raquel, ++++B...s.

      Eliminar
  3. Realidad y ficción unidos en una interacción, con mensajes cruzados entre personas y espectador, en la que el televidente se convierte en parte de la película. Un relato muy agudo perspicaz.
    Un saludo, Maite

    ResponderEliminar
  4. Maite, con tu relato nos has dejado la duda de si es ficción o realidad.
    Lo que parece es que alguien ha tenido un error al ejecutar un trabajillo...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Pilar, ya sebes eso que se dice "la realidad supera la ficción", pero esto es ficción con un buen ¿error, olvido?

      Eliminar
  5. Gran relato en que nos haces transitar de la película al espectador y luego nos encaminas para que hagamos nuestra propia película.
    Muy bueno, Maite.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Georges, lo que comentas es lo que quería transmitir, que cada uno jugase a imaginar. Un bico.

    ResponderEliminar

  7. Ficción y realidad entrecruzan sus caminos ante los ojos del lector distorsionando los contenidos límites del relato. Muy interesante tu propuesta. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Bocanegra, un beso.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, Maite, un micro cargado de originalidad. Me ha encantado. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por comentar, Matrioska. Besos a esgalla.

    ResponderEliminar
  11. Pobre perro, Maite. Me lo imagino sentado en una esquina tristísimo, sabiendo que se han olvidado de él. Menos mal que al final se acordaron... qué rabia me da entender siempre las cosas al pie de la letra. Seguro que hay gato encerrado, o perro, o... bueno, lo que sea. Un beso, preciosa!

    ResponderEliminar
  12. Traspasas los límites de la pantalla y consigues que no se sepa quién es quién. Buen trabajo, Maite.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Margarita, a veces jugar un poco es agradable. Un beso

      Eliminar
  13. Hola Maite, me recuerda un cuento de F. Brown, y mas cercana una de las pocas buenas películas -a mi criterio- de Woddy Allen, pero sazonado con un toque de relato policial... Bueno es como me lo imagino.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Has imaginado bien, además me has dejado contenta con el comentario. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Todo un puzzle entre realidad, ficción e imaginación. Un cóctel bien agitado y servido, listo para degustar.
    Interesante relato, Maite.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Un brindis, por ti. Gracias, Antonio. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Se ha acordado el pobre perro por la película. ¡¡Menos mal!!Pobre perro.
    Me gusta como has mezclado realidad y ficción. Besitos

    ResponderEliminar
  18. Perdona Maite, se me pasó tu micro...
    Pobre perro... lanzo una pregunta, ¿por qué hay personas que tienen animales y luego no se ocupan de ellos?
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!