Piel de mar

La tía Yanira vivía muy lejos del mar, pero lo sentía en su piel. Todas las noches llenaba de sales su bañera y, con los ojos cerrados, se sumergía en ella.

Cuando desapareció, nadie reparó en el rutilante reguero de escamas que, detrás de su casa, llegaba hasta el río.
Escrito por Juana Mª Igarreta Egúzquiza - Web

26 comentarios :

  1. Precioso relato Juana, ya el título me encanta. Tu protagonista amaba tanto el mar que al final se fue con él.
    Me ha gustado Juana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los relatos originales y este lo es y mucho. Me gusta esa historia de la sirena que escapó.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Juana, precioso micro! Además de la piel tenía el corazón de sirena...
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No se puede ir en contra de la propia naturaleza, antes o después terminará por manifestarse y reclamar el espacio que le es propio. Sólo queda desear a esa sirena que el trayecto desde el río hasta el mar transcurra rápido y sin incidentes.
    Un relato creativo y bien contado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Carmen Hinojal5/6/16 14:03

    Que bonito Juana. Lo has escrito con tanta dulzura que me ha llegado al corazon. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Al final, la ninfa se fundió en su elemento. Preciosa historia, Juana.

    ResponderEliminar
  7. Vivir con toda la libertad.
    Buen relato para cerrar los ojos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Si para muchos es una proeza resistirse al canto de las sirenas, al menos para una de ellas ha sido imposible ignorar el llamado del mar.
    Precioso, Juana.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. No es suficiente con soñar, hay que trazar un camino hacia el mar, cada día, cada noche, en cualquier momento y lugar. Y, si es posible, hacerlo realidad. Invita a soñar tu relato. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. invita a la esperanza, quiero decir

    ResponderEliminar
  11. Juana, es un relato de una original belleza. Esa sirena con piel de mar acaba regresando a él.
    Enhorabuena y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Un relato muy bonito. Me encanta el final que le has dado. Tanto le gustaba el mar que se convirtió en sirena. Precioso!! Besos

    ResponderEliminar
  13. Le espera un largo, largo, viaje. Extraño será hasta que llegue al mar, la meta

    ResponderEliminar
  14. No podemos luchar contra lo que somos y al final la llamada de la verdad nos atrae, irremediablemente, hacia nuestro destino. Un micro lleno de magia. Me ha gustado mucho, Juana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Bonita piel la de Yanira...
    Se fue por el río, imagino que se llevó sus sales de baño para que la acompañaran en el viaje hasta el inmenso mar, donde se sentirá en su elemento.
    Precioso micro, Juana.
    Un abrazo.
    Carme.

    ResponderEliminar
  16. Cuando la naturaleza llama no hay obstáculo que impida sumergirse en ella.
    Un titulo que me encanta, poesía pura.
    Un 50 con unas escamas preciosas.
    Un beso Juana.

    ResponderEliminar
  17. Javier Palanca7/6/16 19:23

    Está bueno, escamosamente bueno. Una lectura agradable sobre como a veces no estamos donde deseamos o debemos.
    Un abrazo, Juana.

    ResponderEliminar
  18. Ya solo el título me parece una delicia.
    Es justo que cada uno vaya donde está su razón de ser.
    Precioso Juana, te mando besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  19. No se debería luchar contra lo que se es ni esconderse de donde uno proviene. Una bonita fábula sobre la aceptación y la perseverancia.
    Muy chulo, Juana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Realmente deliciosa y delicada la historia que nos traes de la tía Yanira. Precioso, me ha encantado, Juana. Felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
  21. Me encanta, como el mar, bonita historia y muy visual. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Extraordinario Juana. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Muy hermoso, Juana. Que grato es siempre que alguien nos despierte ese sentido de lo fantástico que la realidad se encarga de adormecer a diario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Mil gracias a todos por vuestros amables comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Preciosa historia, Juana. Me encanta ese "río" final que muere en el mar.
    Besos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!