Silencio

Era tarde. No faltaba ninguno... Allí estaban todos.

Pasaron las horas y nadie entraba, nadie salía, nadie se movía. Y, sin embargo, nadie protestaba, nadie decía ninguna palabra...

Nadie hablaba. No se oía ninguna respiración... ningún murmullo. La puerta metálica permanecía cerrada. En un letrero se leía: Depósito de cadáveres.
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

42 comentarios :

  1. Esperemos Salvador que ese silencio continúe, que a ninguno le de por hablar, ya que sería que se ha cometido un error o estamos ante alguien que vuelve del más allá.
    Relato que al leerlo da esa sensación de silencio, de quietud, incluso diría yo de penumbra.
    Buen relato Salvador, me ha gustado, hasta tu "letrero" final he imaginado distintos lugares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas15/6/16 17:57

      Muchas gracias, Javier. Sí... mejor que no hablen.

      Eliminar
  2. ¡Qué angustia y qué frío!
    ¿Pero quién es ese sereno que habita en el depósito de cadáveres?
    Inquietante y con muchas incógnitas por resolver.
    Un beso Salvador.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:11

      Me encanta la indefinición... dejo mi mente abierta y espero que los que me leéis hagáis lo mismo. Gracias, Malu.

      Eliminar
  3. Qué salto he pegado en la silla... Me estaba preparando para alguna conspiración y ¡toma!
    Muy bueno, Salva.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:13

      Jajajaja, un abrazo, reina de la Puerta de la esperanza.

      Eliminar
  4. «Era tarde. No faltaba ninguno... Allí estaban todos». Salvador, con esta frase incluyente metes al lector en una trampa de la que nunca podrá salir. Un paseo por la morgue, ¿una terrible visión del futuro?
    Poderoso relato, Salvador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:16

      Me encanta ver cómo te pierdes en distintas historias buscando explicaciones. Un abrazo, Vicente.

      Eliminar
  5. Hay una frase muy elocuente y poética: "la paz de los cementerios", en referencia a un lugar donde forzosamente se respira tranquilidad. Pero me temo que la morgue es algo mucho más tétrico: poca luz, frío permanente y angustia de espacio cerrado, personas que fueron y ya no son, que parece que duermen, pero no. Muy logrado este "Silencio" del título, que encabeza un relato que llena de inquietud sin necesidad de gritos.
    Un abrazo fuerte, Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:18

      Muy fuerte, Maestro. Gracias por comentarme, siempre, con tanto cariño.

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho la atmósfera que respira el relato. Y ademas entras en él con sigilo, sin saber qué ta vas a encontrar. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:21

      Muchas gracias por entrar así en él. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Muy buen micro, Salvador. Has sabido plasmar con maestría esa sensación de quietud, vacío y silencio. Felicidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:23

      Muchas gracias, Matrioska. Aún siento escalofríos.

      Eliminar
  8. ¡Pues menos mal que estaban todos!
    Nos tienes a todos intrigados hasta saber qué situación nos describes.
    Yo ya me imaginaba un camión parado en un control lleno de refugiados...
    ¡La morgue! - buena atmósfera creada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:42

      Muchas gracias, M. Carmen. Esa era mi idea... No desvelar nada hasta el final.

      Eliminar
  9. Me gusta cómo nos conduces en silencio por ese laberinto de "nadies" que hasta hace muy poco eran alguien.
    Muy bueno, Salvador.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:44

      Margaritaaaaaa tengo que buscarte de nuevoooooo. Ahora en verano me quedo más relajado. Gracias por aparecer.

      Eliminar
  10. Salvador, según vamos leyendo tu micro estamos más intrigados de quienes pueden ser tan buenos y pacíficos, casi como en una adivinanza hasta que nos desvelas que estás hablando de la morgue.
    Muy bien mantenida la intriga hasta la última frase.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:45

      Hummmmm Gracias, Pilar.

      Eliminar
  11. un buen final,, me encanta como los haces,, y como en 50 palabaras transmites tanta emocion de intriga,,,, eres genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:47

      Muchas gracias, sea quien seas. Me encanta la intriga.

      Eliminar
  12. El enigma flota hasta el último momento en este mar de silencio que nos traes. Me ha gustado mucho, Salvador. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:50

      Flota... bella imagen. Gracias, Juana.

      Eliminar
  13. Cervantes15/6/16 12:48

    Nunca me cansaré de leerte, de beberme esas palabras una a una como quien prueba por vez primera un delicioso manjar y lo retiene en la boca para saborearlo todo el tiempo posible antes de q se disuelva, baje por la garganta y se mezcle por los sentidos haciéndote sentir esa sensación en la piel de, ¡Hoy puedo volar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:52

      ¡Vaya, Cervantes! Nunca me habían hecho un comentario así. Gracias. Muchas gracias.

      Eliminar
  14. Muy bueno. Mantiene la intriga hasta el final.Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:54

      Muchísimas gracias. Un abrazo, Tati.

      Eliminar
  15. Al final de tu magistral micro, sabemos, Salvador, por qué están tan quietos tus protagonistas... Alguna vez he fantaseado con conversaciones de cadáveres en un Depósito (tengo también ese puntito macabro, jejeje). ¡Felicidades!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 13:55

      Deseo que tardes en hablar "así" conmigo. Jajajaja. Un abrazo, María José.

      Eliminar
  16. “Sólo en la paz de los sepulcros creo”, escribió Espronceda, pero parece que la de los depósitos de cadáveres no le tiene nada que envidiar.
    A mí lo que más me intranquiliza es que pasen las horas y no entre nadie, un empleado, por ejemplo, para hacer alguna anotación después de mirar la etiqueta que cuelga del dedo gordo de un pie de uno de los cadáveres.
    Quizá es que tras esa puerta metálica ya no hay vida, que el planeta entero se ha convertido en un depósito de cadáveres en el que nadie se mueve, ni protesta, ni dice palabra alguna.
    No sé si esta noche voy a tener alguna pesadilla en la que aparezcan zombis y vampiros, si así ocurre, la ‘culpa’ habrá sido tuya, Salvador.
    Mi enhorabuena por tu inquietante microcuento cuyo sentido sólo se desvela al final. Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas16/6/16 17:42

      Enrique... eres más tenebrista que yo. ¡No me digas a mí que, esta noche, el que no va a dormir soy yo! lo del final ya se está convirtiendo en sello. Gracias por acompañarme.

      Eliminar
  17. Un silencio con el que te entra ese escalofrío de pensar que cualquier movimiento o palabra tras esa puerta metálica puede ser un error o algo peor.
    Mejor que siga la quietud en tu espendo 50.
    Un abrazo Salvador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas22/6/16 1:34

      Sí, mejor que siga esa quietud. Muchas gracias.

      Eliminar
  18. Anónimo17/6/16 8:12

    Muy bueno. Nadie, ninguno, tanta reiteracion en negativo...transmite el no ser, la nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas22/6/16 1:35

      La nada. Me inspiras.

      Eliminar
  19. Inocente, he sido una inocente que pensaba en una maestra que había logrado callar a sus alumnos, !menuda sorpresa! y después, mi silencio. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas22/6/16 1:36

      Jajajaja.... no sé qué da más miedo, si mi relato o una clase.

      Eliminar
  20. Me ha encantado, Salvador. Me hubiera gustado, sin embargo, encontrarme un criterio uniforme en la puntuación (comas, puntos y puntos suspensivos). El "Allí", por ejemplo, debería ir con minúscula. Nimiedades de un gran relato.
    Un abrazo y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas22/6/16 1:41

      Difícil encontrarlo. Me lleva el propio relato. Unas veces es una pausa... otras un silencio.

      Eliminar
  21. Inquietante atmósfera muy bien conseguida con el silencio y las reiteradas negaciones. La morgue y sin nadie vivo presente en ella. Me recorre un escalofrío por la espalda.
    Un micro muy bueno, Salvador. Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas22/6/16 1:43

      Gracias, Carmen. Os tengo abandonados pero volveré... Seguro.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!