Último rescoldo

Mi madre acostumbraba a encender una hoguera cada veinticuatro de junio. Decía que era para purificar nuestra alma castigada durante el año. Permanecíamos junto a ella toda la noche y tiznábamos nuestro calvario con sus pavesas.

Este año no hubo fuego, solo las cenizas de papá bullendo en el olvido.
Escrito por Mª Belén Mateos Galán

56 comentarios :

  1. Bonito y melancólico recuerdo a una madre, en su primer aniversario.
    Lo has contado con sencillez y mucho sentimiento. Impresionante la última frase.
    Besito virtual, Mª Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús. La sencillez siempre tendría que habitar en nuestros días.
      Beso virtual de vuelta con un abrazo grande bonita.

      Eliminar
  2. Un relato de gran belleza que hurga en las brasas de la tradición para encontrar el «último rescoldo» de quien se ha ido.
    Magnífico, Mª Belén.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda hoguera tiene rescoldos de aquello que en su momento tuvo vida.
      Muchas gracias Vicente. Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. Antes o después todos estamos condenados al olvido, ni siquiera seremos referencia para nuestros descendientes tras varias generaciones, es algo inexorable. Hay muchos motivos para escribir, algunos inconscientes; probablemente entre ellos sobresalga un intento de inmortalidad; a él me acojo para decir que en el futuro este relato hermoso y realista seguirá siendo un rescoldo acogedor.
    Un abrazo, Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando seamos olvidados, cuando nuestras letras se extravíen en el tiempo, será el momento en el que la inmortalidad de nuestra esencia solo sea un rescoldo inapreciable.
      Gracias Ángel por ser tan acogedor y encantador siempre.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  4. A mí me da que ese olvido bulle como debe.
    Pero tus relatos producen sensaciones tan bonitas, que los calvarios y castigos se diluyen.
    Un beso, M.Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bulle, bulle mucho y como debe. Gracias Patricia, todo calvario alguna vez termina y todo castigo a veces debería ser eterno.
      Un beso preciosa mañica mía.

      Eliminar
  5. Queda un rescoldo, después de leer el relato, que palpita en ese gerundio incandescente. Triste y hermoso. Bien logrado.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poso que tardarán el olvidar y unos corazones que comienzan a palpitar.
      Gracias Colegio Bandarán.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Nada nos pertenece entre la tierra y el cielo.
    Buen relato.no hay consuelo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada somos y nada nos pertenece, que gran razón llevas Jose Juan.
      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Estupendas esas llamas que purififan y abren la puerta a una nueva vida. Un beso y enhorabuena por este magnífico relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una nueva y tranquila vida brota de esas cenizas tan amargas.
      Gracias mi bombón.
      Mil besos Belén.

      Eliminar
  8. Magnífico relato, Mª Belén. tan bien contado que da pena que solo dure cincuenta palabras.
    Me encantó esa alegoría de las noches de San Juan.
    Besos.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo. Y lo dificil que es cuadrar las 50 palabras como tú sabes muy bien maestro.
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Me ha encantado tu relato, Mª Belén. La última frase me ha emocionado especialmente, por mis propias circunstancias personales. Yo opino como Pablo: es una pena que dure sólo cincuenta palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo grande María José, Cuídate mucho.
      Gracias bonita.

      Eliminar
  10. Precioso relato Belen, esa primera parte en la que uno ve la hoguera, la alegria. Pero tu frase final es bellísima, esconde tanto amor y melancolía, me encanta.
    Buen relato Belen, me ha gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda frase en la vida tendría que contener esas palabras tuyas tan bonitas: amor y melancolía.
      Gracias Javier. Un beso.

      Eliminar
  11. Quizás me equivoque, pero lo que entiendo es que con ese último rescoldo se han acabado para siempre los calvarios que infligía papá y no harán falta más hogueras purificadoras. Me ha encantado, Mª Belén, siempre imprimes en tus escritos esa sensibilidad tan tuya. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has acertado de pleno Matriosca. Una vida de tormento que acaba en ese fuego purificador. Ya nunca más habrá que quemar el dolor.
      Gracias por tus palabras siempre tan cariñosas.
      Un beso enorme bonita.

      Eliminar
  12. 'Bullendo en el olvido', qué bonita forma de subrayar el final de un sufrimiento tan intenso que todo deseo de olvido se volverá irremediablemente recuerdo.
    Belén, haces melodía con las frases. Y no sé cómo, pero cuando termino de leer y me miro las manos, están cubiertas de pavesas que se han posado imperceptiblemente sobre ellas.
    Muy bonito. Enhorabuena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer tus comentarios es leer poesía.
      Así es, un gerundio que expresa un sufrimiento merecido por dar una vida tan tormentosa. Los recuerdos quedarán en esas pavesas hasta que el viento por fin acabe con ellas.
      Muchas gracias Antonio.
      Un beso de verso.

      Eliminar
  13. ¡Qué bien lo has contado!
    La noche de San Juan y las pavesas que suben y bajan al pairo de la lumbre. Aunque yo creo que las cenizas de papá nunca estarán en el olvido. Se guardan en el corazón.
    Besicos, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cenizas que se merecen guardar allá donde hay un latido, otras es mejor dejar que se pierdan en el olvido.
      Gracias Cabopá.
      Un beso bien grande bonita.

      Eliminar
  14. Pues yo lo veo como Patricia y Matrioska... Me alegro de que no haya más hogueras, y que no sea necesario "tiznar nuestro calvario con sus pavesas", por muy bonito que suene con tu siempre bella prosa. Y según el castigo infligido por papá, vete a saber dónde estará bullendo - muy abajo! -.
    Un beso y un buen abrazo M.Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo ves muy bien M. Carme. Ya nunca más hogueras para quemar el sufrimiento, ahora solo esperar que ese rescoldo se apague y siga bullendo abajo, muy abajo...
      Gracias. Un besito cariñoso.

      Eliminar
  15. Belén, me parece que tus bellas 50 palabras encierran mucho dolor vivido en esa familia. Tu última frase me deja entrever que el calvario ha terminado.
    Me ha gustado!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vida llena de dolor, un calvario en vida. Una hoguera que purificaba el pesar que sentían. Hoy por fin, esos rescoldos les hacen sonreír.
      Gracias Pilar. Un beso bonita.

      Eliminar
  16. ¡Bienvenidas las hogueras de San Juan que todo lo purifican! Y bienvenidas sean tus letras, Mª Belén, ya vengan con rocío, ya vengan con cenizas.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido seas siempre a mis letras Carles, es una gozada saber que estás al otro lado y me lees.
      Toda hoguera tiene escondido un secreto en sus cenizas...
      Un beso enorme. Gracias.

      Eliminar
  17. Bien valen veinticinco comentarios para estas cincuenta palabbras.
    Ahora son veintiseis que te dicen lo bueno que es, lo bien hecho que está.
    El pobre padre dejó de subir al calvario en el dia de San Juan.
    No lo dices, pero por fin al pobre padre le dejaron descansar en paz.
    Siempre pasa igual
    Al final todos acaban descansando hasta el padre.
    Vaya un muy bien hecho
    Un abrazo de los dos.
    He borrado el anterior por errores mecanográficos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que dejar quemar hasta el último recuerdo, otras es mejor atesorar las cenizas y descansar junto a ellas.
      Sea como sea, muchas gracias jose maria.
      dos abrazos y dos besos.

      Eliminar
  18. Anónimo5/6/16 19:18

    Un texto bello, muy poético, al que el título da todo el sentido. Un calvario que termina una noche de San Juan en la que, sin embargo, desaparece el fuego purificador. Enhorabuena poeta (creo que los cambios han sido muy positivos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo cambio siempre ha de ser a bien. Siempre corregir cuando no consigues llegar a quien te lee.
      Todo calvario termina, todo fuego se extingue y la vida continua a veces con lágrimas otras con sonrisa.
      Gracias Anónimo. Intuyo quien puedes ser, gracias de nuevo.

      Eliminar
  19. Por fin esa familia va a respirar tranquila. Aunque para que el olvido acabe con ese rescoldo del padre tendrá que pasar mucho tiempo. Hay recuerdos que son como los tatuajes, difíciles de borrar. Me ha gustado mucho cómo lo has contado, Mª Belén. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor sufrido se graba en la piel, siempre queda una pincelada de él, pero si se ha sido fuerte para soportar el tormento, más se es para comenzar de nuevo.
      Gracias Juana.
      Un beso preciosa.

      Eliminar
  20. Anónimo5/6/16 22:23

    Un bello texto detrás del que se intuye toda una historia de sufrimiento. Un fuerte abrazo. Gloria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Gloria. Una vida de tormento, unas llamas que por fin acaban con ello.
      Gracias, un beso grande.

      Eliminar
  21. Un bello micro que tizna de poesía el dolor de una familia. Por suerte, ya no harán falta más hogueras purificadoras porque ya puede bullir el olvido.
    Enhorabuena por el relato, Belén. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la última hoguera y el último latir del sufrimiento. Poético comentario Carmen.
      Gracias, un beso.

      Eliminar
  22. Precioso relato del fugaz paso por la vida, una llama que solo el olvido termina consumiendo. Genial, Mª Belén. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda vida queda consumida en el último rescoldo que agoniza.
      Gracias por tan bonito comentario Salvador. Un beso.

      Eliminar
  23. La purificación tras el calvario, la redención en el olvido. Me gusta cómo has manejado tan complejos conceptos para hacernos sentir el sufrimiento larvado de esas personas sometidas. Levantas la piel de una herida que, en nuestros días, sigue de sangrante actualidad. Preciso e intenso. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario que es poema, sentimiento y acertado.
      La purificación del dolor, las cenizas de la liberación. Piel abierta en el momento liberado de dolor.
      Gracias Manuel. Un beso

      Eliminar
  24. Me uno a lo que apuntan Patricia, Matri y M. Carme.
    Dice mucho ese último rescoldo y sobre todo esas cenizas que bullen para ser olvidadas para siempre y no tener que tiznar nunca más su vidas, ni de pavesas, ni de tristezas.
    Grande, Mª Belén, nos dejas un potente 50 palabras este mes.
    Felicidades, un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande tú y tus comentarios.
      Bullir...que bulla mucho tiempo y que ellos olviden esas pavesas de sufrimiento.
      Un beso enorme lleno de potencia bañada en cariño Malu.
      Tú eres especial. Muassss...

      Eliminar
  25. Como siempre, con tu toque poético y estupendo. Eres grande, Mª Belén. ¡El fuego! Fuego purificador, hacedor de olvidos y de marcas imborrables. Gran relato. Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis. Tu lectura siempre es importante para mi. Esa fuerza, ese poder del fuego que con todo puede.
      Un beso.

      Eliminar
  26. Has sabido darle el encanto, con la hoguera purificadora, y la dureza, con el final, de lo que nos habla el relato. Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite. Cuando las llamas pretenden quemar todo el dolor, cuando oyes bullir la liberación...
      Un beso.

      Eliminar
  27. En el adiós, cuando supone liberación, también puede haber belleza. En tus letras en cambio la hay siempre. Me encanta tu relato, pero sobre todo esa serenidad interior que se intuye en la frase final ante una ausencia que no produce dolor.
    Enhorabuena, Belén.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La calma llega cuando se oye bullir a quien te ha causado dolor.La belleza está en casí todo lo que nos rodea y sabemos apreciarlo,como en tu comentario colmado de cariño.
      Gracias Enrique, un placer siempre tu lectura.
      Un beso grande.

      Eliminar
  28. A pesar de llegar tan tarde, tus letras aún desprenden calor. Y alivio.
    ¡Qué buena eres, Mª Belén!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se llega tarde a mi espacio y más si eres tú quien viene. Adelante, abro la puerta y nos tomamos un café calentado en esas bullientes brasas.
      Mil besos preciosa Margarita. Gracias.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!