Veinte minutos

Inhalo, exhalo, lentamente, respiro, me concentro, yoga. No estoy aquí. Este túnel me ahoga. Abro los ojos, mejor cerrados. Martillazos, tenues, lentos, fuertes, muy fuertes, rápidos, más rápidos, más rápidos. Pitidos, agudos, hirientes, agresivos. Taladros, atraviesan mis oídos, invaden salvajemente mi reducido espacio.

Se acabó. La resonancia magnética ha terminado.
Escrito por La hija del Ferroviario

38 comentarios :

  1. Toda una experiencia, Dori; para tomársela con esa tranquilidad y esa paciencia que no siempre tenemos. Estupendamente descrito ese intervalo de tiempo. Espero que saliera todo bien, ;-).
    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, al menos me sirvió para hacer un micro. Y hablando de paciencia, el resultado debe ser bueno, porque todavía no he ido y no me han llamado.

      Un abrazo de los dos,

      Eliminar
  2. Es complicado que no me guste un relato tuyo. Es sencillo, pero tu forma de narrar te atrapa, y siempre lo redondeas, y por eso al final de leerlo tienes siempre una sonrisa, junto a la expresión: -ah claroo..
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, de verdad que me siento en deuda con todos vosotros, no sé como me las arreglo pero siempre estoy más que liada, menos mal que a través de J.Mari, sabéis que os leo.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Lenta inquietud.
    Buen relato y espero un buen diagnostico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias y me alegro que te guste.

      Saludos,

      Eliminar
  4. Al leerte los que hemos pasado por esa experiencia la revivimos y aquellas personas que nunca se hayan hecho una resonancia al leerte se pueden hacer una idea muy concreta de la experiencia.
    Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que les afecte negativamente, antes de vivirla, en algunos casos la ignorancia te evita malos tragos, aunque yo prefiero saber. Gracias,

      Un abrazo de los dos

      Eliminar
  5. Pinceladas descriptivas que dibujan unas vivencias encerradas en veinte minutos y delimitadas por cincuenta palabras. Se traslada al lector una sensación que podría ser la de un viajero de tren, o el tránsito entre la vida y la muerte, sólo al final queda aclarado y sorprende. En ese tiempo se puede permanecer inmóvil, pero a la mente no hay quien la ate, ni con yoga.
    Un abrazo fuerte para ti y recuerdos a ese señor tan afable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y perdón otra vez por no expresar más veces y por escrito todo lo que me producen vuestros magníficos relatos.
      Un abrazo de los dos.

      Eliminar
  6. Me encanta esa sucesión de frases sensoriales para describir sensaciones dentro de ese "túnel", y no precisamente del tiempo.
    Un abrazo y suerte.













    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste. Un abrazo y espero verte pronto.

      UN abrazo

      Eliminar
  7. Muy bien emulada la atmósfera claustrofóbica del escenario de este relato. Las expresiones cortas pero descriptivas lo consiguen a la perfección.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por vuestros comentarios y me alegro que os haya gustado.

      Saludos,

      Eliminar
  8. No me has dejado fuerzas más que para mandarte un abrazo inmenso. Hay situaciones que no merecen recordarse.
    Besos para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, depende, cuando el resultado no es malo, si que hay que recordar, para darse cuenta de la fortuna de la salud, por ejemplo. Gracias y un abrazo de los dos,

      Eliminar
  9. Una genialidad. Cincuenta palabras que describen tan bien una experiencia a veces asfixiante. Ojalá que todo haya ido a la perfección.
    saludos.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, yo diría que parecía una venganza, que horror.Pero bien. Muchas gracias.

      Un abrazo de los dos

      Eliminar
  10. Buen relato, Dori. Reflejas muy bien la sensación de angustia que genera hacer ese tipo de prueba. Cuando yo me tuve que hacer una, pensé en las lecciones de mi maestro de Tai-chi para concentrarme en la respiración exclusivamente y me fue mucho más llevadero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me concentré en yoga y en el relato que se me ocurrió con la vivencia. Gracias. Un abrazo,

      Eliminar
  11. Nunca he tenido que experimentar en mis propias carnes esa máquina, pero sí he acompañado durante años a personas que tenían que hacerse la prueba y lo pasaban fatal, sobre todo en las antiguas. Tu micro refleja muy bien lo incómodo y desagradable que es. Un beso grande, Dori.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una máquina de tortura, que ha dado para tantos comentarios. Gracias. Un abrazo,

      Eliminar
  12. Tu relato se lee con los dientes apretados, con el tiempo detenido y el espacio ensordecido. Una atronadora y claustrofóbica experiencia que has narrado de maravilla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado. Gracias. Saludos,

      Eliminar
  13. Has narrado de forma gráfica lo que se siente al realizarse una resonancia magnética.
    Bien contado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  14. Este es uno de los mejores relatos que te he leído, Dori. Un extrañamiento digno de Cortázar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste, aunque la comparación sea exagerada. Muchas gracias. Un abrazo,

      Eliminar
  15. Un relato impresionista, lleno de imágenes sensoriales. Muy bien descrita la sensación.
    Genial. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por todos vuestros comentarios. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. ¡Ay Dori, qué angustia! Nunca he tenido esa experiencia y espero no tener que pesar nunca por ella, pero si así fuera seguiré los pasos que dices de respiración.
    Encantada de leerte, es bueno este Veinte minutos.
    Te mando un beso grande a ti y otro para Jose Mari.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, mejor que no pases, pero si ocurre, respira y concéntrate en el lenguaje del mar una noche de silencio, seguro se te pasan pronto. Gracias. Un abrazo fuerte,

      Eliminar
  18. Veinte minutos muy bien aprovechados. Me ha gustado. Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que remedio, defensa personal, diría yo. Muchas gracias por el comentario.

      Un saludo,

      Eliminar
  19. Has logrado introducirnos en esa angustia que es hacerse la prueba con la dichosa máquina. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario29/6/16 1:46

      Me doy por satisfecha. Muchas gracias

      Eliminar
  20. Imposible leerlo despacio. ¡Y cuánto ruido!
    Resultado conseguido, y parece que en todos los sentidos. Me alegro mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario29/6/16 1:48

      Y que lo digas, a ver si inventan algo más silencioso. Gracias. Besos

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!