Vita-ae

—Colorín, colorado, este cuento se ha terminado.
—Papá, más, quiero más.
—Colorín colorado, esta historia se ha acabado.
—Papá, más, un poco más.
—Colorín colorado este drama ha...

Ella ha entornado los ojos, se ha dormido. El padre, con un manto de tierra, abriga el cuerpo yerto de la anciana.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

42 comentarios :

  1. ¡Qué triste y bello relato! Cómo explicar la muerte de un ser querido a un niño es algo tremendamente dificil y delicado. En tu relato, María Jesús, lo has tratado como un juego infantil. La mejor manera, sin duda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, María José
      Besito virtual

      Eliminar
  2. María Jesús me has emocionado y no sabes cuanto, hoy mismo he estado viendo a mi madre en la residencia y ella pensaba que era su padre, y tu relato es tan real. No sé si es lo que has querido contar pero es lo que yo he sentido al leerte.
    Madia Jesús para mi son 50palabras escritas con el corazón, me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento tu problema y el de tu madre, Javier. Desgraciadamente cada día hay mas personas afectadas por esta enfermedad. Debemos ser muy firmes y afrontarla con paciencia y mucho cariño.
      Te agradezco mucho tu punto de vista.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Qué bonito, María Jesús. La vivencia que Javier ha compartido más arriba ha complementado a la perfección las letras de tu relato.
    Felicidades.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  4. Al final el ciclo se ha cumplido, infancia, edad adulta, vejez, niñez y tierra. Y que mejor que cerrar el círculo con un cuento. Genial, María Jesús. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre queremos más, y más y mucho más, tiempo en la tierra, que nos acabará cubriendo.
      Mil gracias por tu observación, Salvador

      Eliminar
  5. Una construcción sumamente original, llena de delicadeza, en tres ciclos despojados de dramatismo, pero donde tampoco se niega la realidad.
    Un abrazo, María Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre agradecida a tus comentarios, Ángel, que enriquecen mis escritos.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  6. Magnífico, María Jesús. Has conseguido que un relato, que podía haber sido muy duro, acaricie con cada palabra. Cuento, historia, drama... Podio a final de mes, por favor.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patri, eso del podio, está reservado para los grandes estatuas de piedra...
      Muchas gracias por tu aliento en la travesía del desierto.

      Eliminar
    2. Lo leeré con detenimiento, Patri.
      Mil gracias.

      Eliminar
  7. Mª Jesús: francamente bueno. Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy satisfactorio tu comentario, Luis.
      Saludos afectuosos

      Eliminar
  8. M. Jesús, con tu relato has retratado la realidad de los enfermos de Alzheimer. Mi madre la sufre y la mayoría de las veces es una niña y piensa que soy su madre, por los cuidados que le doy y que suele hacer una madre cuando somos pequeños.
    Miedo me da el momento que relatas, será muy duro para mi.
    Lo has contado de una manera muy gráfica y sutil. Gracias.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar: Los que os encontráis en esta situación si que os merecéis un podium, por vuestra perseverancia y dedicación.
      Te envío mucho ánimo y un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  9. Precioso M. Jesús. Enhorabuena por tratar un tema tan duro con tanto cariño y delicadeza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias, Aurora. por comentar positivamente el micro.
      Besito virtual.

      Eliminar
  10. Una maravillosa manera de tratar el tema, María Jesús, con sensibilidad, sutileza y calidad literaria.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Me parece estupenda tu valoración.
    Mi agradecimiento, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Elegante manera de tratar un drama.
    Un besote.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  13. En 50 palabras has logrado contener todo un drama y demás tratado de manera tierna, delicada y con aroma a tierra.
    Un beso preciosa. Suerte.

    ResponderEliminar
  14. Hola María,muchas felicitaciones por tu relato, del que creo soy el único que lo visualiza como una historia de terror... De ese terror que se devela con la imagen final, un muerto y zombie padre visitando a su ya anciana hija.
    Saludos y felicitaciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial interpretación, Jean. Veo que el relato, provoca muchas situaciones, y eso es muy bueno.
      Millones de gracias "zómbicas"

      Eliminar
  15. Me gusta la evolución que haces con tres palabras: cuento, historia, drama.
    Felicidades, María Jesús.

    ResponderEliminar
  16. Yo subrayo también la importancia de esos tres pasos, cuento, historia, drama... Muy bien tratado un tema que es tan duro como posible.
    La aportación de Jean también me parece válida. Ahí es donde está la riqueza del micro, cuando se le pueden dar varias lecturas.
    Enhorabuena Mª Jesús, un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho el comentario, Malu.
      Montañas de besitos virtuales

      Eliminar
  17. Coincido con Jean en la interpretación del micro, aunque más que terror, lo que aprecio es la ternura y la protección de ese padre en todas las etapas de la vida de su hija hasta la hora de su muerte ya anciana. Sea así o no, me parece que está escrito con mucha sensibilidad y cariño. Felicidades y un beso, María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Matrioska.
      Hasta el próximo cuento, un beso

      Eliminar
  18. Tu texto me sugiere unos cuantos adjetivos:
    Terrible la enfermedad, tierno el trato del hijo -haciendo de "padre"-, tranquila la muerte que se la lleva, lírico el "manto de tierra".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena tu visión del relato. Mere alegra haberte sugerido esa interpretación.
      Otro abrazo para ti, Carme

      Eliminar
  19. Es impactante, María Jesus. El giro de la historia es sorprendente, me ha tomado desprevenido. ¡Qué tus letras sigan calando profundo! No me cansaré de escribir que me gustan mucho tus microrrelatos. En este caso, el lector se puede sentir involucrado, señalado y arropado por una historia que bien se puede decir que es inspirada en muchas historias reales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oscar. Me parece que te excedes en tus elogios con mi pluma.
      Se hace lo que se puede, con buena voluntad y tratando de que el lector se pueda implicar en la historia.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  20. Acertadísimo desde el título (nacimiento) a la culminación (muerte). Niña y anciana de la mano al cabo del hilo que se acaba de romper. Y un ángel guardián del último suspiro. Ternura y, a la vez, desasimiento. Saludos, Mª Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese ángel guardián, pudiera ser hasta el Padre supremo.
      Gracias por tus observaciones.
      Un saludo, Manuel

      Eliminar
  21. Un bonito cuento que cierra el circulo con ese manto de tierra. Algunos ancianos dependen tanto de sus hijos, que en sus mentes son como sus padres. Mi madre murió con Alzheimer y también pensaba que yo era su mamá. Me has conmovido mucho. Besos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!