Curiosidades de la vida

Y cuando creía que había sido condenado a arder en el más cruel de los infiernos por no haberse conformado nunca con lo que la vida le había ido deparando, descubrió que la mujer que le abría las puertas de aquel lugar era el ángel con quien siempre había soñado.
Escrito por Juan Aguilera
Anónimo hasta septiembre

16 comentarios :

  1. A más de uno casi le merecería la pena aguardar toda una vida por semejante recompensa, si es que no se limita a abrirle solo la puerta, claro. Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
  2. A la persona plenamente inconformista e insatisfecha le toca en suerte encontrarse con la mujer de su vida. Casi parece un poco injusto, ¿no? Me ha gustado la manera de contarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo que para algunos es el infierno resulta ser el paraíso para otros.
    Muy buen relato. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo sabía que la vida, a veces, se nos ríe a carcajadas. Pero lo tuyo es muy fuerte, amigo.
    Y muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Al final el ser inconformista tiene su recompensa.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Aunque fuera al final de su vida y en las puertas del infierno ha logrado conformarse,tiene lo que siempre ha deseado.
    01.3 Buen relato amig@, abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Más vale tarde que nunca. Yo creo que ya se merecía ser feliz en la otra vida si tan desdichado fue en esta. Por otra parte, si estaba soñando con una mujer que literalmente era un ángel, es lógico encontrarla al otro lado, por aquí no suelen verse. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Qué bien has jugado con el tema del infierno y encontrar justo allí al ángel deseado. Me encanta cómo lo has escrito.
    Saludos.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  9. Después de todo, este personaje ha sido fiel a su naturaleza hasta el final. Quizás el ángel caído con rostro de mujer quiera recompensar su congruencia.
    Muy bueno, anónim@.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Parece que el infierno no es tan malo como lo pintan y que no son las llamas precisamente las que hacen que nos suba la temperatura.
    La vida te da sorpresas y la muerte te abre puertas, ¡curioso! ;)
    Un saludo estival

    ResponderEliminar
  11. Pues merece la pena mantenerse fiel a uno mismo. Hasta en el infierno encuentra su recompensa.
    Muy original. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Carmen Hinojal2/8/16 11:46

    Me parece sencillamente original. Uno espera encontrar llamas abrasadoras por no haber sido lo que se espera de tí. Muy buena persona, poner la otra mejilla. Sufrir a manos de indeseables.A veces es bueno rebelarse contra todo eso.¿Por qué no vas a ser tú el que tenga la razón?. Y mira, además puede que el infierno para ti sea el cielo que tú buscas, y encuentres en él lo que más te importa. Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Nunca se sabe lo que nos va a deparar la vida (o la muerte).
    Y por lo que parece, hasta en el más allá se pueden esperar sorpresas...
    Saludos!
    Carme.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta esa sorpresa final y las palabras con que la cuentas. Nada como un desenlace capaz de estremecer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Puede ser que el Infierno no sea tan malo como lo pintan!. Tú, al menos, has tenido una primera visión positiva con el ángel que siempre habías soñado.
    Suerte y un saludo

    ResponderEliminar
  16. “La vida te da sorpresas”, dice la canción. Y es una de esas verdades de Perogrullo que nunca dejan de cumplirse. Ya puede uno planificar hasta el último detalle un viaje, una aventura, la vida entera, que luego los hechos lo pueden desbaratar todo, en unos casos, como en el del relato en cuestión, para bien, en otros, para mal.
    Por eso, es mejor seguir nuestro instinto, perseguir nuestros sueños, pues si nos equivocamos n os lo deberemos sólo a nosotros, porque lo malo es equivocarnos por haber hecho caso a los demás, por haber sido débiles antes las presiones sociales o las costumbres.
    Así que un aplauso para el protagonista del microcuento por no haberse conformado nunca con lo que la vida le iba deparando, la sorpresa final premia su obstinación y empeño.
    Enhorabuena por el relato y un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!