La chispa

Oyó las llaves y apuró la copa.

—¿Empezando sin mí? —dijo él, sonriente.
—Qué va, preparando dos vinitos —disimuló.

Brindaron y bebió casi de trago. Él apenas mojó los labios, que enseguida besaban a su esposa.

Desde la cama aún podía ver su copa. "Qué lenta he estado hoy", lamentó.
Escrito por Álex Garaizar

44 comentarios :

  1. Dudo entre dos posibles interpretaciones. Que la esposa es de las que, tristemente, beben a escondidas para sobrellevar sus penas o que la buena mujer necesita entonarse lo suyo para ser capaz de consumar el obligado débito cohabitacional. Enhorabuena y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad ambas son compatibles. Bebe para sobrellevar el hecho de que su marido ya no le atrae. ¡Un saludo y gracias!

      Eliminar
  2. La situación me lleva a pensar que la susodicha esposa es una bebedora más que habitual y que un vinito antes y otro después, le saca varias copas al marido en cada botella. Hoy se ha demorado un tanto y la copa del marido se ha quedado llena en la mesa, supongo que porque este la arrastró al lecho sin darle tiempo. ¿Tal vez muy prosaica la interpretación? Si hay segundas, espero que alguien me las desvele.
    Interesante propuesta en torno a ese gran amigo que es el buen vino. Saludos, Álex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como yo lo he imaginado, la mujer sabe que el marido llega a casa con ganas de mambo, así que se apresura a beber para poder soportarlo, quizá porque cree que su marido no lo aceptaría o porque no quiere afrontar ella misma la realidad. ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
    2. Sí, lo vuelvo a leer y queda claro que su lentitud se refiere a que no ha bebido lo suficiente para enajenarse. Triste historia de demolición emocional y física también, porque no es gratuito beber por no amar, o para poder fingir y soportar el amor. Gracias, Álex

      Eliminar
  3. Hombre... También podría ser que le está envenenando poco a poco y hoy no le ha dado tiempo de echar la pócima al vaso. Pero me temo que va a ser lo otro, por el título.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uf! Temes bien, me temo, aunque siempre me gusta que interpretéis cosas inesperadas.

      Eliminar
  4. Pues a mí Alex me gustaría la interpretación de Patricia, pero pienso que esta mujer necesita entonarse para poder soportar a su marido en el lecho conyugal, ya qué, como muy bien titulas, le falta la chispa para encenderse.
    Alex me ha gustado esta historia de " dias de vino y rosas".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo la sensación de que ya ha habido mucho envenenamiento conyugal en esta página, en realidad... ¡Un abrazo y gracias por comentar!

      Eliminar
  5. Me gusta la inclusión del vino como un tercer personaje tácito aunque fundamental en un relato donde el deseo se queda en el fondo de la copa, y quien sabe si también el amor.
    Has construido una gran historia, Álex; original, densa y repleta de matices. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy acertado lo del deseo en el fondo de la copa, sí señor. ¡Un abrazo y gracias por el comentario!

      Eliminar
  6. Alex, me parece que ella necesita beber hasta alcanzar el punto que le ayude a cumplir con sus obligaciones conyugales o como dice Patricia, le ha echado algo en la copa a su marido pero no ha conseguido que el la beba, intentando que se duerma o se muera porque ya entre ellos ya no existe "la chispa" de antes.
    Sea cual sea la explicación me gustan ambas.
    Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Bueno, yo prefiero verle un matiz de que ella quiere proteger al marido, o incluso a sí misma, del hecho de que a ella le falte esa chispa, que les haría replantearse la relación. ¡Un beso y gracias, Pilar!

      Eliminar
  7. La mujer necesita una o varias copas, una chispa o muchas más chispas de la cuenta para poder ver "fuegos artificiales", es una pena tener que aderezar el día a día con alcohol, con lo bonita que es la chispa de la vida de forma natural.
    Como siempre, nos dejas una historia potente, la vida de una pareja que se intuye complicada, sin amor, sin deseo (por lo menos por parte de ella) y por ende, sin muchas cosas más importantes para sobrellevar el día a día.
    Enhorabuena, querido Álex.
    Beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente. Ya poco me queda por añadir, la verdad (y a qué horas me he puesto a comentar, madre mía...). ¡Un beso y gracias!

      Eliminar
  8. Me quedo con la versión de la falta de chispa que le provoca el marido a la buena señora, que se tiene que entonar con unos vinitos. Un micro muy visual, Álex, felicidades. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso están los títulos a veces, para guiar la interpretación. ¡Gracias y otro besote!

      Eliminar
  9. Muy triste debe ser la situación de esta pareja. Al parecer la mujer se aplica aquel cuento de: «Sólo ebria te vería guapo».
    En fin, quizás las razones de su vicio sean otras, que las hay.
    Un saludo afectuoso, estimado Álex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, están en ese abismo entre la falta de chispa y la asimilación de ese nuevo estatus. ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  10. ¡Qué pena, uno tanto y otra tan poco! Y me parece a mí que aquí no hay proceso osmótico que nivele la situación por mucho vino que le pongas. Igual si sustituyen el vino por champán, por aquello de las burbujas, o por una conversación sin aditamentos...
    Me gustan esas sábanas revueltas que no muestras.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios son siempre de lo más divertido, Margarita. ¡Un beso y gracias!

      Eliminar
  11. Como siempre, un relato que dice muchas cosas en cincuenta palabras, Álex. La cantidad bebida de vino por cada uno, y la que echa de menos ella, como anestesia ante la indiferencia que le provoca al marido nos cuenta de cómo es la relación de la pareja desde el punto de vista de los dos.
    Ella perdió la chispa y solo puede atenuar esa pérdida, 'achispándose'.
    Me encantó también el título.

    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, el título me cruzó como un rayo a los pocos segundos de dar por terminado el relato, y es de esos que encajan como una pieza de puzzle. ¡Un abrazo y gracias, Pablo!

      Eliminar
  12. Me gustan esos titulos que nos pueden decir dos cosas diferentes de la historia, por un lado la falt de chispa en la pareja y por otro la necesidad de achispamiento gracias al alcohol.
    Está muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier. Normalmente procuro que el título ponga el foco en lo que considero clave en el relato, y si es con doble sentido, más rico aún. En este caso "la chispa" la tiene él dentro para con su mujer, y la tiene ella en la copa de vino.

      Eliminar
  13. Todo conlleva un proceso natural, y no me refiero sólo a lo meramente físico. Lo que ayer suscitaba pasión hoy puede resultar tedioso. Lo ideal sería adaptarse a cada momento y fase, que todos tienen su encanto, sin intentar prolongar artificialmente aquello que un día fue y hoy no tiene porqué. El problema es cuando, en la pareja, los ritmos, tiempos y motivaciones evolucionan de modo diferente. Sé que es poco original por mi parte, pero tengo que decirlo: No se puede negar que este relato tiene chispa.
    Un abrazo, Álex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la pareja de mi relato lo tiene bastante crudo, creo. Yo al menos me los he imaginado muy jóvenes aún, y poco o nada conscientes de lo que sucede en realidad. ¡Un abrazo y gracias por comentar, Ángel!

      Eliminar
  14. Esta pareja ha perdido la pasión, al menos ella necesita su dosis de vino para entregarse a él, quien parece no darse por enterado.
    Un título muy acertado. Me ha gustado cómo tratas el tema a través del vino y esa copa vacía del final. Un fuerte abrazo, Álex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él está demasiado enamorado y acostumbrado como para pensar que su novia se ha convertido en una "borracha" por él, y ella creo que no termina de asimilar su nuevo hábito. ¡Un abrazo y gracias por el comentario!

      Eliminar
  15. ¿Soy yo, o a alguien más se le antojó un platiquín con la esposa al tenor de un par de copas de vino?

    Excelente relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Conque le quieres arrebatar la mujer al pobre hombre! O eso me ha parecido leer entre líneas... ¡Gracias por el comentario!

      Eliminar
  16. Esta pareja parece estar muy lejos de su estado de gracia, y pienso que de seguir así la cosa puede degenerar aún más. No parece haber un claro culpable de la situación, ni lo veo necesario tampoco.
    Gran relato, Álex. Manejas extraordinariamente la información, de manera que obligas al análisis de cada frase al tiempo que provocas la reflexión y el debate.
    Enhorabuena y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Olvidé decir que a mí también me ha gustado el título.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A menudo me resulta más interesante (por realista, quizá) que no haya un malo malísimo ni un protagonista intachable, sino dejar al lector rodeado de tonos de gris, y ya que intente ver cuáles le parecen más claros u oscuros. El título debo reconocer que le va al pelo, eso no me lo negaréis ;-) ¡Un abrazo y gracias, Enrique!

      Eliminar
  18. horcasas230/9/16 20:28

    Este cuento tendría que haber estado en los mejores del mes. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, eso es mucho decir, pero en realidad mis relatos no son elegibles para la votación, más que nada porque sería demasiado violento para cada miembro del jurado entregarme la puntuación de mi propio relato, y para vosotros en general tener al "jefe" husmeando. Yo además estoy muy a gusto desde la barrera. ¡Un saludo y gracias!

      Eliminar
  19. La chispa que achispa en este caso no llegó.
    En tu línea, gran relato, Álex.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Buenísimo Alex. En la primera lectura me pareció que disimulaba por haber bebido a solas, en la segunda me confirma que bebe para soportar la intimidad con él. Me encantó. Besos.

    ResponderEliminar
  21. La bebida como válvula de escape, en una situación tensa y desagradable. Mientras no se llegue a la adicción, todo irá bien. Buen relato, Alex.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, desde el momento en que necesita el alcohol en su día a día, no sé yo si va todo tan bien... ¡Gracias por comentar, María José!

      Eliminar
  22. Me gusta el título, me gusta el relato, y me da qué pensar. Lo tiene todo para triunfar como relato del mes. Pero... tú mismo has decidido ver qué pasa desde la barrera. Aún así, te seguiremos dando los votos con nuestros comentarios. Abrazos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!