Fidelidad

Era una adolescente cuando sentí sus primeras caricias. Se marchó al enamorase de él. El tiempo me la devolvió y en el silencio de sus noches me convertí en un mudo compañero. Hoy la sierra del talador ha acabado con mi enfermo tronco.

Mañana seguiré vivo, porque ella me recuerda.
Escrito por La hija del Ferroviario

31 comentarios :

  1. Dori nos cuentas por medio del sentir del tronco de un árbol la historia de amor de la protagonista, con esa imagen del tronco nos muestras el paso del tiempo.
    Buen relato Dori, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario14/10/16 1:53

      Me alegro que te guste. En ese árbol hay bastantes y muy distintos tiempos en la vida de la mujer.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. En realidad me llamo Adoración, que tiene tela, pero me llaman Dori y salvo para los temas legales en que si respondo por Adoración, en el resto soy Dori.

      Eliminar
  2. Percibo un texto que relata, según me parece,una hermosa relación de amor entre la mujer y el árbol, que se persona como protagonista anímico del micro y que perdura en el tiempo, mientras dura la vida del mismo.
    No sé si es ir muy lejos, pero la última frase me lleva a pensar que hay un componente autobiográfico en el relato, que eres tú quien recuerda aquel árbol para el que tanto significaste y tanto significó en tu vida.
    Sensible historia, La hija del ferroviario. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario14/10/16 1:55

      Pues has dado en la diana. Acaban de talar "mi árbol" y se lo debía.
      Gracias.

      Eliminar
  3. Más allá de la belleza de tu microrrelato, me quiero centrar en la última frase. El que alguien nos recuerde (a nosotros o a ese tronco cercenado) es tan importante porque, efectivamente, nos mantiene vivos. ¡Ojalá siempre haya alguien que nos recuerde cuando hayamos muerto!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario14/10/16 2:01

      Pues aunque pueda parecer un tópico, estoy de acuerdo contigo, yo he conocido y sentido a personas que no conocí, a través del recuerdo de otro.

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  4. Buenos días.
    Pensé que el árbol era una metáfora del padre y la sierra del labrador la de la muerte. Tu micro recuerda las kenningar con el hacha del talador.
    Muy lírico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario14/10/16 2:05

      Pues aunque no es una metáfora, si es muy interesante tu interpretación. Enriquece.

      Gracias

      Eliminar
  5. Los árboles seres vivos y beneficiosos que acompañan nuestras vidas, la mía al menos. Yo viví la infancia y primera juventud en una zona con muchos, tuve esa suerte. La verdad es que, de alguna manera, les tenía cariño. Y en alguno debe haber todavía alguna inicial, y puede que hasta un corazón con una flecha. La frase final de tus cincuenta palabras es como un relato en sí mismo, pues nada muere mientras se recuerde.
    Un abrazo fuerte y otro para ese caballero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario14/10/16 2:11

      Muchas gracias por tu comentario Ángel. Esperamos verte pronto

      Un abrazo de los dos

      Eliminar
  6. Me identifico mucho con este relato. ¿Cuántos recuerdos, dulces y amargos, habremos dejado al pie de los árboles?
    Genial.
    Un abrazo doble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario14/10/16 2:13

      Muchas gracias. Me alegro que te guste.

      Un abrazo de los dos

      Eliminar
  7. Mientras los años y las circunstancias respeten esa brizna de memoria seguirá enhiesto y presente en la vida que le quede, a ella, por vivir, fortaleciéndola. Muy hermoso. Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario14/10/16 2:15

      Espero que tu reflexión se cumpla. Gracias. Saludos

      Eliminar
  8. El árbol talado quedará vivo en el recuerdo de ella, que tanto lo amó y tanto compartió con él. Hermosa historia. Es curiosa la relación que mantenemos con otros seres de la naturaleza. Algunos forman parte de nuestras vivencias más intensas.
    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario14/10/16 2:18

      Muchas gracias por tu acertado comentario. Un abrazo de los dos

      Eliminar
  9. Algunas personas sentimos un fuerte vínculo con los árboles, para mí son seres llenos de sabiduría y no me extrañaría nada que, pese a que seamos pobres criaturas por evolucionar, ellos también tengan ciertos sentimientos hacia nosotros. Me ha gustado mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario17/10/16 1:47

      Gracias por tu comentario. Lo cierto es que yo entre los árboles me siento libre de cualquier preocupación.

      Besos

      Eliminar
  10. Dori, una bella historia que nos confirma que los árboles son seres vivos y además tienen sentimientos. Me ha gustado como nos cuentas la historia de la vida de una mujer, que el árbol acompaña hasta su final. Sabe que ella no lo olvidará.
    Buen relato. Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario17/10/16 1:52

      Yo si siento que sienten y creo que hay situaciones de nuestra vida, que pueden no ser reales, pero si las vivimos como tales, lo son.

      Gracias. Bsos

      Eliminar
  11. Hola!!! pues bonito relato, me ha gustado, además toca lo mágico en el entorno nuestro. Un árbol o elemental que es fiel a la amistad con la chica.
    Precioso.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la hija del ferroviario18/10/16 17:18

      Muchas gracias por tu comentario. Saludos

      Eliminar
  12. Tu microcuento podría relacionarse con la película El olivo, de Icíar Bollaín, en la que ese árbol no es un trozo de madera con hojas con el que se puede hacer lo que se quiera, sino el símbolo mismo del amor a la vida, y así lo entiende la principal protagonista de la película.
    Y eso es lo que ocurre también en tu microcuento, en el cual hablas de las cosas que importan: el amor, la memoria, el respeto a la naturaleza y, también, la inconsecuencia y la barbarie de muchos seres humanos, porque resulta deprimente que, con total indiferencia, unos vándalos o un grupo de gente codiciosa puedan acabar en un santiamén con lo que a la naturaleza le ha costado siglos hacer, y esto suele ser el pan nuestro de cada día.
    Por último, la importancia del recuerdo, donde, mientras vivimos, viven también los seres que hemos amado y que ya no están en este mundo.
    Mi enhorabuena por tantas cosas excelentes como contiene tu pequeña historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tu comentario es tan bello como mi árbol. No me acuerdo de esa peli, aunque soy muy cinéfila. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  13. Dori, qué historia tan bonita...
    Te mando un beso grande, nos vemos el 5.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te estaba yo echando de menos y eso que yo no correspondo con vosotros de la misma manera, pero es que de verdad, no me da la vida para hacer todo lo que me gusta. Nos vemos el 5. Besos

      Eliminar
  14. Grande y bella historia, Dori. Qué magnánimo puede ser el amor de estos seres y que pocas veces tomamos conciencia de ello.
    Enhorabuena y un abrazo para los dos.
    ¿Nos veremos en Madrid?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Nosotros nos hemos apuntado a todo, así es que eso esperamos, vernos.
      Un abrazo de los dos,

      Eliminar
  15. Precisoso relato, Dori. Tu árbol ha quedado enraizado también en mi corazón para siempre jamás.
    Besos y hasta el sábado.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!