La feria

Perico daba vueltas con los ojos vendados.

 —¿Por qué le cubren los ojos, abuelito?
—Se marea, mi niña.

Subida sobre el lomo del burrito, mi infancia giraba en aquel carrusel.

El tiovivo del tiempo se llevó a mi abuelo, y al burrito. Pero cuando miro una feria aún soy feliz.
Escrito por Carmen Hinojal

18 comentarios :

  1. Las ferias son de esos paraísos de nuestra infancia que permanecen como faros en nuestra memoria, ¿verdad? Colores, sonidos, olores, sabores y el tacto de la mano que apretaba la nuestra. Muy bonito, Carmen. Gracias por hacerme recordar esas sensaciones.

    ResponderEliminar
  2. Hay detalles del pasado, aparentemente sin mucha trascendencia, que sin embargo están sobrados de ella; de otra forma, no se explicaría esa presencia mantenida en nuestro interior. Son los cimientos sobre los que nos edificamos, perlas valiosas, no menos que las personas que estaban a nuestro lado mientras se producían, sin las que es imposible comprender lo que ahora somos.
    Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
  3. Al final el tiempo se lo lleva todo, menos los recuerdos. ¿Por qué, entre millones de instantes, sólo unos cuántos permanecen en nuestra memoria para siempre? La vida nos responde todos los días.
    Un saludo afectuoso, Carmen.

    ResponderEliminar
  4. Nada como volver al espacio en el que todo era posible, aunque fuese con los ojos cerrados.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. De la infancia, conservamos pequeños recuerdos que, con el paso de los años, se hacen grandes en nuestro corazón y nos alimentan, en cierto modo. Yo también recuerdo detalles de una feria, de la primera vez que, entre asustada y emocionada, me subí a una atracción... Muchas gracias por hacerme revivir esos momentos dulces, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Los grandes recuerdos están en las pequeñas cosas y esas pequeñas cosas normalmente estan en la infancia, que generalmente es un baul de los buenos recuerdos.
    Bonito relato Carmen, escrito con mucho sentimiento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Carmen, nos has traído un pedacito de infancia. Bonito relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Evocador relato, Carmen. Los recuerdos fijos de la infancia nos acompañan siempre y explican en gran parte quiénes somos.
    Me has hecho recordar momentos felices de la niñez. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Carmen Hinojal4/11/16 11:21

    Muchas gracias a todas y a todos, me alegro haberos llevado de la mano hacia vuestra infancia y por un breve instante que fueráis felices. Yo lo fui, al lado de mi abuelo, en aquellos tiempos que las ferias llegaban a nuestro pueblo y llenaban las calles con su música y los niños y niñas corríamos con la prisa de disfrutarlo todo. La luz, la algarabia, los amigos... Un abrazo muy fuerte a todos y a todas.

    ResponderEliminar
  10. Pequeño gran relato que es todo un carrusel de recuerdos, emociones y sensibilidad. Gira y gira, Perico.

    ResponderEliminar
  11. Si hay recuerdos que nos emocionan de verdad son aquellos que traen de vuelta el tiempo de nuestra niñez. Y por unos instantes volvemos a ser pequeños.

    Me ha encantado. ¡¡¡Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  12. Muy tierno y emotivo, son costumbres que se han perdido con el paso del tiempo pero que siempre quedarán en nuestros recuerdos. Pero los tiempos cambian y hay que avanzar.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por quitarnos, aunque sea por un ratito, la venda que oculta la memoria de la felicidad. Un saludo Carmen.

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que veo esa foto del carrusel de la feria con los caballitos y logra transportarme a mis recuerdos de infancia. Bonito homenaje. Felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Siempre es placentero recordar cuando la infancia te envolvía de ilusión, inocencia y seguridad. Pequeños recuerdos que, al evocarlos, te pellizcan el alma. Muy bonito el micro, Carmen. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Sin duda "los caballitos" (que es como en mi casa llamábamos siempre al carrusel) es símbolo de la infancia vivida y, ay, perdida. Será por eso que cuando veo uno instalado, siempre me paro un segundo a mirar a ese niño que un día fui.
    Saludos cordiales, Carmen.

    ResponderEliminar
  17. Algunos hermosos recuerdos nos aportan más felicidad que el día a día. Y cada cosa cuenta a su modo y en su momento para llenarnos de esa gran sensación de sentirnos vivos.
    Bello y tierno, nostálgico, relato.
    Enhorabuena, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Lo vivido en la niñez es lo que nos da forma de hombres en el futuro.
    Bonito relato Carmen. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!