Altea se vuelve gris

—Póngase en pie el acusado. ¿Cuáles son los cargos que se le imputan?

—Señoría, se le acusa de robar al mar sus tonos azules, y a la naturaleza la luz y los colores, para volcarlos totalmente en sus lienzos. Solicitamos el destierro.

—¿Y cómo se considera el acusado?

Joaquín sonreía...
Escrito por Olga Noya

53 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olga, un bello homenaje al pintor valenciano Joaquín Sorolla, realmente como escribes sus cuadros rebosan color, sobre todo color mediterráneo. No sé si con tu título juegas con la villa de Altea que se encuentra a orillas del mar Mediterráneo, y que aparte de sus playas es bella por la blancura de sus casas y su colorido, si es así has jugado muy bien para indicarnos el motivo de quedarse gris.
      Buen relato, Olga, me ha gustado.
      Besos.

      Eliminar
    2. Hola, Javier.
      Quería jugar un poco con Altea, pueblo alicantino, aunque el era valenciano. Quería que se sintiera invadido por la luz y el color del Mediterráneo, fuera el pueblo que fuera. No iba a robar los colores y la luz en su propia tierra...
      Gracias, Javier. Besos

      Eliminar
  2. Esa sonrisa del artista, tras el deber cumplido, parece indicar que tiene previsto hacer lo mismo en el sitio al que lo destierren: apropiarse de la luz y de los más bellos colores. Me ha gustado, Olga. Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por supuesto que irá robando por todo el Mediterráneo! Me consta que hay algunos cuadros pintados en esta localidad. He jugado un poco con su biografía también.
      Gracias, Jesús. Besos.

      Eliminar
  3. ¡Precioso, Olga! La frase final ilumina de golpe el relato, como un cuadro de don Joaquín. Has conseguido una simbiosis perfecta entre pintura y narrativa.
    Abrazo luminoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patricia!! Viniendo de una ESCRITORA como tú, es todo un alago. Besos

      Eliminar
  4. Si alguien merece un homenaje es Sorolla. El uso que supo dar a los colores y la luz es tan magistral que no es de extrañar que deje el paisaje huérfano de ellos. No sabemos si la genialidad puede ser constitutiva de delito, lo que creo que tenemos claro la mayoría es que le absolveríamos de todo cargo, además de otorgarle todos los reconocimientos.
    Un abrazo grande, Olga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pincel puede hacer muchos milagros, pero por fortuna no hace desaparecer el original. Aunque a veces lo mejora muchísimo.
      Muchas gracias, Ángel. Besos

      Eliminar
  5. Descubierto ya el secreto de la paleta de Sorolla, solo nos queda admirarnos de su obra y de la tuya, este micro tan original.
    Saludos, Olga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y por tu comentario, Manuel!! Besos.

      Eliminar
  6. Precioso y original homenaje al pintor de la luz. Un abrazo, Olga.

    ResponderEliminar
  7. Has cambiado el relato, reduciéndolo a uno de cincuenta palabras, logrando lo que te habías propuesto, un bello homenaje a Sorolla.
    Enhorabuena, Olga.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy reducido, si. Cada vez se me da mejor hacer resúmenes, ja ja ja. Gracias, George!! Besos

      Eliminar
  8. Me encanta el tema y el personaje elegido.
    Afortunadamente los pintores no suelen robar los colores ni los elementos plasmados en sus lienzos, sino que por el contrario, los trasladan hasta los ojos del espectador y éste podrá disfrutar del estático momento, de los colores, de los personajes pintados, por muy lejos que estos se hallen o por mucho tiempo que haya pasado desde aquel instante. Por eso me gusta la pintura y especialmente Sorolla.
    Magnífico, Olga.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, afortunadamente no nos quedamos sin los paisajes. Aunque, como somos unos "animales", poco a poco los vamos destruyendo. Está bien que queden esos cuadros para recordarnos y hacernos recapacitar...
      Muchas gracias, Isidro. Besos

      Eliminar
  9. Olga, he leído emocionada este homenaje a Sorolla. Su pintura refleja esos colores y esa luz que en el micro ha robado a Altea, al Mediterráneo. Y esa luz es la de mi tierra, la primera que me recibe cuando regreso de viaje. Y siempre me acuerdo de don Joaquín. Ahora sé que estará sonriendo.
    Muy hermoso. Enhorabuena y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado, Carmen. Y siento haberte robado la luz y los colores, aunque haya sido solo un ratito.
      Muchos besos.

      Eliminar
  10. Precioso homenaje a Sorolla, el pintor de la luz. Me gusta mucho y es de los micros que apetece volver a leer...
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Olga, original homenaje a Joaquín Sorolla, el pintor que mejor supo plasmar en sus cuadros esa luz maravillosa que tiene el Mediterráneo, mi mar.
    Bella propuesta.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  12. Como vecina de altea y admiradora empedernida de la luz de los cuadros de sorolla, y de mi terreta. Tu relato me ha "chiflado" Jaja
    Un saludo Olga,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Raquel! En un rato te devuelvo la luz y el color... Prometido. Besos

      Eliminar
  13. Enrique Angulo4/3/17 12:11

    Hace poco, y después de que de mi anterior visita hubiesen pasado muchos años, estuve de nuevo en el Museo Sorolla de Madrid, viendo, aparte del propio museo, una exposición temporal denominada Sorolla en París, la cual estará abierta hasta el 19 de marzo, y que se la recomiendo a todo el que pueda verla.
    Qué puede decir un simple aficionado a la pintura sobre Sorolla, desde mis escasos conocimientos, creo que es uno de los más grandes pintores españoles e, incluso, de la pintura universal, y que su obra, si bien está emparentada con los impresionistas, es única en su originalidad y en su fuerza, por ese tratamiento maravilloso que hace de la luz y de los colores.
    Así que don Joaquín no puede hacer otra cosa que sonreír cuando se le acusa de robar al mar sus tonos azules y a la naturaleza la luz y los colores, y sólo a necios y a inquisidores –como los que llevaron a juicio a Baudelaire por Las flores del mal y a Flaubert por Madame Bovary, o por venirnos más cerca en el tiempo, la barbarie nazi con su quema de libros y su cruzada contra el que llamaban arte degenerado- pedir el destierro para un genio de la pintura, circunstancia, por otra parte, que se ha dado en la historia en todas las épocas y en todos los países.
    Por tanto, este lienzo que nos muestras tiene muchos claroscuros, por un lado, la luminosidad y la alegría de vivir que nos transmiten los cuadros de Sorolla, y por otro, el resentimiento y la cerrazón de sus estúpidos detractores, especímenes, por desgracia, siempre presentes en todas las sociedades.
    Gran microcuento, Olga, enhorabuena, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, estuve en esa exposición de la Casa Sorolla. Estando en Madrid, hay muchas exposiciones buenas que no me pierdo. Tampoco me perdí la del Prado en 2009, cuando trajeron esos cuadros impresionantes de Nueva York, y que recorrió varias ciudades españolas.
      Esto es sólo un relato de mi imaginación, afortunadamente Altea sigue teniendo luz mediterránea.
      Muchas gracias, Enrique. Besos

      Eliminar
  14. ¿Dónde hay que firmar para que el maestro Sorolla sea absuelto? Y me pregunto, ¿qué juez ha decidido juzgar, con la pena de destierro que solicita el fiscal, a un pintor que llenó de luz sus obras? Seguramente un juez ciego, como la Justicia, que no ve más allá de sus narices.
    Precioso homenaje el tuyo, Olga, a uno de los grandes pintores del siglo XIX y parte del XX, quien supo captar mejor que nadie los colores del Mediterráneo. Aunque, tal y como rematas tu microhistoria, al propio «acusado» le importa bien poco lo que le suceda: ¡él ya es inmortal!

    Enhorabuena por tu cincuenta. Me ha gustado ese hipotético juicio y, sobre todo, esa sonrisa socarrona útima. Nos seguimos leyendo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, José Antonio, que todo está en su sitio ya y Sorolla sigue siendo inmortal, ja ja ja. Sólo quería jugar un poquito y se me fue la mano.
      Me alegro que te haya gustado. Muchas gracias

      Eliminar
  15. Me gustaría saber como se considera el acusado, aparte de la sonrisa que muestra. Seguramente culpable del robo. Gracias a éste, las costumbres y paisajes mediterráneos nos han llegado con la misma luz e intensidad de entonces. Gracias Joaquín...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Culpabilisimo... Pero le da igual.
      Muchas gracias M. Luisa. Besos.

      Eliminar
  16. Absolución inmediata para el acusado. Si su crimen ha sido robar colores para dejarlos en sus lienzos, merece ser libre.
    Un abrazo, Olga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena abogada defensora!!
      Sorolla te lo agradecería. Muchos besos y gracias.

      Eliminar
  17. Veo a la envidia como a la auténtica protagonista de ese relato, la única que puede espolear a los mediocres para tratar de empequeñecer el talento ajeno, en este caso, el inmenso don de luz que atesoraba el genio valenciano.
    No me extraña que sonriera.
    Original y magistral, Olga, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Antonio!! Muchos besos.

      Eliminar
  18. Original escena para describirnos la genialidad del pintor de la luz y muy acertada la elección de Altea por su belleza y luminosidad.
    Enhorabuena, Olga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Ah, menudo bribón, el acusado, con razón pintaba unos cuadros tan bonitos.
    ¡Buena historia, Olga!

    ResponderEliminar
  20. Quizá el pecado de Sorolla era el mismo que el de Wang-Fo, el artista que imaginó Marguerite Yourcenar: pintar un mundo demasiado hermoso. Altea ya era gris antes.
    Un buen micro. Saludos, Olga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pecado es ser demasiado buen pintor.
      En lo otro discrepo, Plácido. Altea no ha sido gris nunca.
      Muchas gracias. Muchos besos.

      Eliminar
  21. El gran y maravilloso "ladrón" de la luz. Precioso homenaje al maestro Sorolla. Me ha encantado, Olga, felicidades. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  22. Que la justicia caiga de lleno sobre él pues es culpable de todos los cargos de los que se le acusa. Sentencia: la admiración y la gloria eternas.
    Me ha encantado, Olga, este encantador relato. ¡Enhorabuena!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, Mª Jesús!! Un beso.

    ResponderEliminar
  24. El micro es maravilloso, Olga. Un homenaje a Sorolla en toda regla. Es uno de mis pintores preferidos, todos esos cuadros en la playa, ese saber captar la luz, esa mezcla de colores pasteles, ese no darle toda la importancia a las personas que salen en sus obras...
    Y Altea... qué puedo decir... de los mejores lugares del Mediterráneo para desconectar, para inspirarse, para relajarse...
    Hija mía, me has dado en el clavo con este micro. Me ha encantado y me ha llenado de paz con tanta belleza.
    Mi veredicto como jurado popular es, que este acusado sea declarado: INOCENTE.
    Un beso grande, querida Olga. Enhorabuena.
    Malu.

    ResponderEliminar
  25. Qué bonito, Olga. Qué forma tan original de explicar cómo el mago Sorolla consiguió plasmar esos colores en sus cuadros. A mí es un pintor que me encanta. Tu micro, sublime.
    Te lo repito, bellísima forma de narrar un homenaje.
    Un beso.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  26. Original propuesta, Olga, con un trasfondo poético, tal y como Sorolla trataba sus obras. Su espíritu ha llegado hasta 50 palabras a través de tus letras.
    Muy bonito.
    Suerte y un besito virtual.

    ResponderEliminar
  27. Creo que no hay mejor manera de expresar lo que el gran Sorolla, también uno de mis favoritos, hacía con sus lienzos y pinturas. Muy ingenioso.
    Enhorabuena, Olga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Magnífico homenaje el que has logrado hacer a Joaquín Sorolla con este micro. Su inteligencia y su creatividad, ciertamente, pueden hacer que con un pincel logré "plagiar" y "robar" ¡a la propia naturaleza! Has homenajeado el arte con más arte. Felicidades porque la puesta en escena es super original.

    ResponderEliminar
  29. Has escrito un cuadro. Un bico

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!