Patriarcado

—Dichosos los ojos, guapa. Ya me he enterado de que esperáis un niño. ¡Qué alegría! ¿Y cómo va todo?

—Bueno, últimamente, no muy bien. Sufro molestias articulares, cefalea, cistitis, estreñimiento, náuseas, vómitos, retortijones, lumbalgia... Además, casi no duermo, porque...

—Ya, ya, ¿y el padre? ¿Cómo lo lleva él, el pobre?
Escrito por Jesús Garabato Rodríguez
Matriarcado | Patriarcado

45 comentarios :

  1. Jesús, nos presentas un relato muy similar, pero que complementa al del mes anterior, cambia el título y la frase final que nos lo dice todo. La "pobre mujer" que está relatando todo lo que padece al estar embarazada y su interlocutor parce que está más preocupado por como estará el padre, pues el padre como decimos por aquí en Valencia está "de categoría" osea muy bien.
    Buen relato, Jesús, que finaliza esta serie y que me lleva a la conclusión de que está sociedad tiene aún mucho que cambiar y olvidarse de mujeres y hombres, y hablar solo de personas.
    Me ha gustado, Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por estar siempre ahí con tus amables y animosas palabras. Se trata de un relato dedicado Sofía, la hija recién nacida de Ramón Carnota, insigne instrumentista y profesor de guitarra del Conservatorio Superior de A Coruña, además de director de la Agrupación Musical Albéniz, de la que soy miembro. Tenía previsto mandar un tercer relato titulado "Pubercado", pero como veo que das por finalizada la serie, mejor lo dejo por ahora (también porque me parece que resulta un poco "agresivo"). Un saludo, Javier.

    ResponderEliminar
  3. Jesús, me parece un complemento genial y muy original al primer relato de la serie.
    Inteligente el contarnos la historia desde diferentes puntos de vista.
    Pues yo me quedo con las ganas de leer ese “Pubercado".

    Un abrazo. Me ha encantado.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pablo, por leer y comentar. Me alegro de que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  4. Uyyyyyy, ya me pareció a mí con tu Matriarcado que había gato encerrado. Ya lo canta Pau Donés: Depende, según como se mire todo depende...

    ResponderEliminar
  5. Dos relatos en los que has establecido un juego paralelo, con un cambio de palabras que cambia toda la perspectiva. La realidad nunca tiene una sola dirección y así deberíamos intentar verla siempre, desde todas sus vertientes. Muchos de los problemas humanos vienen de ese afán por empeñarnos en mirar sólo en una dirección. En este caso, está claro que la madre es quien merece protagonismo por muchas razones, incluso aunque hablemos de "patriarcado", lo que no quita para que el padre también tenga su espacio, pues también le ha cambiado la vida y, dependiendo de cómo le afecte y se comporte, las cosas discurrirán de una forma o de otra.
    Yo también te animaría a incrementar esta serie con la entrega que has apuntado, pero eso ya es decisión soberana de su autor.
    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme y dejarnos tus atinadísimas reflexiones, Ángel. Con respecto a lo de continuar con la serie, la prisa me ha hecho adelantarme enviando otro. Saludos.

      Eliminar
  6. Y cúanta razón tiene el Pau. Cada uno oímos lo que queremos oír, o algo así. Muchas gracias por comentar, Patricia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Mi calenturienta imaginación me ha llevado a pensar en que la última frase iba a ser ¿Y la madre, como lo lleva la pobre?.
    Pero no me hagas caso, has hecho una buena historia.
    Besito virtual, tocayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, esa imaginación. Creo que de eso se trata, de crear unas espectativas y truncarlas... o no. Muchas gracias por tu comentario, María Jesús.

      Eliminar
    2. La proximidad de las teclas S y X, te ha confundido el dedo.
      Otro besito virtual.

      Eliminar
  8. Geyna López.16/3/17 15:55

    Cada uno sufre diferente, aunque a algunos le den mas importancia a un rasguño que a un dolor de muela. Sufriría sin tus relatos, eso lo garantizo. Buen trabajo Jesús. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Geyna. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. He leído los dos escritos...Dos caras de una misma moneda, Me han encantado!

    ResponderEliminar
  11. Los dos microcuentos que has escrito son como las caras de una misma moneda y, desde luego, siguiendo con el juego irónico del que te has servido para escribirlos podrías convertirlos en una trilogía, o más, incluso.
    Además de lo evidente, lo que refleja también ese retazo de conversación que nos presentas es algo que nos sucede todos los días en muchas de nuestras conversaciones; es decir, que empleamos frases hechas, que mientras hablamos tenemos la mente en otro sitio, que, en muchas ocasiones, sin darnos cuenta, metemos la pata por no escuchar al otro...
    También pones en relevancia algo que también es de lo más usual en las relaciones y en las sociedades humanas, y es el hecho de que en multitud de ocasiones se da importancia a cosas ínfimas mientras que lo verdaderamente importante se soslaya, que se cometen injusticias enormes, bien por nepotismo, amiguismo, enchufismo, corporativismo o cualquier otro ismo, bien por pura estupidez, virus muy contagioso y del que nadie está exento de contagiarse.
    Así que esa gota de vida cotidiana que nos muestras tiene más sustancia de lo que parece en una simple lectura.
    Mi enhorabuena, Jesús, por esa lupa sobre la vida de la calle. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Enrique, por hacernos ver todo eso. Saludos.

      Eliminar
  12. Buen relato, Jesús. Esto de la paternidad y cómo la viven los progenitores me trajo a la memoria algo que en su día me sorprendió. Un obrero faltó a su trabajo por el nacimiento de su hijo. La fábrica mandó a un médico certificador –amigo mío– el que encontró a la que acababa de parir lavando ropa a mano.
    El padre, estaba en un bar festejando, el pobre.
    Cordiales saludos, Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Georges, por el comentario y la anécdota que nos cuentas, realmente esclarecedora, por decirlo de algún modo. Un saludo.

      Eliminar
  13. Jesús, sabes muy bien lo mucho que me diviertes con tus micros humorístico-reflexivos. Estoy ansiosa de que saques esa tercera parte de la Trilogía y que sigas sorprendiéndome.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María José, aunque me temo que exageras ya que ni el humor ni la reflexión me definen. Saludos y besos.

      Eliminar
  14. Toda historia tiene varias puntos de vista. Después de leer tus dos microrrelatos, Matriarcado me resulta más creíble; aunque Patriarcado tiene un punto humorístico que me ha gustado mucho.
    Dos buenas historias, Jesús. Me han gustado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alma rural. Me alegra que te gusten ambas. Saludos.

      Eliminar
  15. ¿Cómo no compadecerse de ese futuro padre? Empatizo totalmente con él y con tu exquisito humor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rafa. Se agradece el comentario viniendo de un experto en exquisiteces y humores. Un saludo.

      Eliminar
  16. Divertida simetría la que has creado con los dos relatos. Hay que ver cómo sufren también los padres embarazados.
    Muy bueno, Jesús. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Ah, cómo cambia el cuento con una sola palabra. Fasscinante, Jesús.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en la vida real, que una simple palabra, letra o signo de puntuación puede alterar lo que teniamos previsto transmitir al posible interlocutor o lector. Un saludo.

      Eliminar
  18. Ayy Jesús. Me he tenido que frotar los ojos... He tenido lo que se dice un deja vu Jijiji
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias, Raquel, por tu lectura y comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Vaya, es cierto, nunca vemos el punto de vista del padre. Parece que éstos pasan por un reajuste de hormonas muy importante. Y algunos sufren el síndrome de "embarazo empático" y aumentan de peso y todo...
    Muy buen micro, Jesús. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Jesús, este micro me parece como el otro lado del espejo del Matriarcado del mes pasado. Todas las situaciones, tienen dos caras, todo depende desde el lado que se mire.
    Buen micro que nos lleva a reflexionar.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  22. Humorístico. Recuerdo que leí hace tiempo el informe etnológico sobre una tribu mexicana en el que se contaba que el padre sufría también los dolores de parto, así que no resulta tan extraño que a la protagonista de su marido le pregunten por su marido.
    Saludos, Jesús

    ResponderEliminar
  23. Siempre se olvidan de preguntar por los padres y suelen estar bastante perdidos, y deciden irse a festejar, je,je,je, (esto es por culpa del comentario de Georges).
    Muy bueno, y felicitaciones a ese papi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer y comentar. Un saludo, Maite.

      Eliminar
  24. ¡Ay, Jesús, qué bueno! Llevo mucho retraso este mes con los comentarios y me había perdido este patriarcado, que encaja perfectamente con el matriarcado del mes pasado.
    Yo pido, por favor, que escribas la continuación para cerrar una trilogía perfecta, siempre es bueno tener un tercero en discordia.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nnnca es tarde para recibir tus palabras, Malu. Muchas gracias.

      Eliminar
  25. Qué difícil lucha la de los egos. Cada cual pretende acaparar la atención de la situación vivida. Curioso cuando más en esta, que se supone es cuestión de dos.
    Has conseguido con una economía de medios sorprendente reconvertir la perspectiva sobre el tema y ofrecer la visión desde el ángulo ¿opuesto?.
    Saludos, Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura y comentario, Manuel. Un saludo.

      Eliminar
  26. Cambio sutil de perspectiva, pero manteniendo el mismo gran sentido del tumor. Ese pobre hombre tiene al menos alguien que lo comprenda jajaj.
    Otra buena propuesta, Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer y comentar. Un saludo, Enrique.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!