Vacíos

Y me alejé con las manos en los bolsillos. Quizás buscaba allí todos los momentos perdidos, tal vez estrujaba entre mis dedos los instantes que habíamos vivido. La seriedad de mi rostro, el eco de mis pasos, el olvido momentáneo, el cuerpo malherido, me devolvían al camino... Los bolsillos, vacíos.
Escrito por Javier Pintor

12 comentarios :

  1. Reza un dicho, que para volver a llenarse, primero hemos de vaciarnos. Ese ejercicio que plantea tu relato, recreándonos con estilo en esa sensación ingrávida de sentirnos vacíos, es casi planteamiento de necesidad existencial.
    Los bolsillos vacíos y el alma dispuesta a volar. Saludos, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pintor26/4/17 12:01

      Sí, sin duda el relato forma parte de una búsqueda necesaria para vencer esa vaciedad que siente el protagonista cuando marcha sin nada, con los bolsillos vacíos. Pero vuelve al camino, a intentar llenar sus bolsillos, o, como decía Machado, su cartera.
      Un saludo, y gracias por el comentario, Manuel.

      Eliminar
  2. Hay ocasiones en la vida que es mejor vaciar todo y empezar de nuevo, llegarán otros tiempos con los bolsillos llenos.
    Un relato sentimental y lleno de buenas letras.
    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pintor26/4/17 12:06

      Gracias, Javier, por el comentario. Ojalá pudiésemos en ocasiones vaciar todo el bolsillo, pero sabemos que no es así, que siempre nos queda un poso y una carga emocional en nuestros bolsillos. Aprendemos a vivir con esos restos y a esperar nuevos habitantes en nuestra alma.
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  3. A veces, cuando una relación termina, sobreviene un cierto vacío. Pero de todo se aprende, siempre queda algo en los bolsillos, aunque no lo parezca y se encuentre muy en el fondo. Seguro que será útil para comenzar de nuevo, puede que mejor y con más fuerza, aunque de momento los dedos bailen en el aire sin poder aferrarse a nada.
    Un saludo, Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pintor26/4/17 12:09

      Y sobrevivir a esa falta de asiento para nuestros dedos, y maravillarse cuando empezamos a sentir que el vacío nos ayuda a proseguir en el camino para encontrar otros elementos que nos dan vida. El vacío siempre es un inicio.
      Un saludo, Ángel.

      Eliminar
  4. Vacío se encuentra tu personaje, sin saber a qué aferrarse. El aire de sus bolsillos es la metáfora de la angustia existencial y de la soledad. Nada lo puede salvar de ese dolor, salvo el tiempo. No hay nada estable en esta vida. Y esta ley también es válida para el sufrimiento amoroso.
    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  5. Precioso Javier Pintor, el cuadro que nos has pintado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Cincuenta muy lírico el que nos dejas, Javier, con los bolsillos de un pantalón como metáfora de lo que vivimos o hemos dejado de vivir o detrás de nosotros. Me encanta cómo lo estructuras y desarrollas para concluirlo con ese adjetivo que es el mismo que da título al relato, un calificativo contundente como la vida misma, la que no nos deja que nos llevemos nada de ella.
    Enhorabuena por tu historia, tan bien narrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bien has pintado, haciendo honor a tu apellido, el vacío!
    Comienzas alejándote, para buscar y encontrar al fin, eso mismo, vacío.
    Enhorabuena.
    Malu.

    ResponderEliminar
  8. Los bolsillos como símbolo de la vida. Una buena idea. Un micro lleno de tristeza.
    Saludos, Javier

    ResponderEliminar
  9. La imagen de unos bolsillos vacíos siempre es triste.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!