Sonrisa

La sangre le recordaba el mundo insalubre en el que vivimos. Las pinzas salían una y otra vez en rojo carmesí, sosteniendo esos pequeños tesoros. Cada diente en simbología de cada pecado y tantos pecados en seres tan pequeños.

Porque la mejor sonrisa es aquella que no muestra la dentadura.
Escrito por Ricardo Rodríguez Sánchez

10 comentarios :

  1. Leído el relato, un escalofrío me recorre la espalda. Si mi lectura es la correcta... ¡qué espanto! Se me heló la sonrisa.
    Un micro que impacta literalmente. Saludos, Ricardo.

    ResponderEliminar
  2. María Galerna28/7/17 16:15

    La ley de Talion autoinfligida

    ResponderEliminar
  3. Terrorífico. Esto es lo que se conoce como arrancar la sonrisa.
    Saludos, Ricardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EL comentario que embona más en este micro. Gracias.

      Eliminar
  4. Ojo por ojo, diente por di... Miedito del bueno. Yo ya voy por Maldivas, eché a correr hace un rato, me ha dado tiempo a coger dos aviones. Pies para que os quiero...
    Genial, Ricardo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso relato en prosa poetica. Profundo y con clase. Me ha encantado.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!