El poder de una palabra

He descubierto la palabra clave. Tras años y años de estudio lexicológico, combinándolo con la psicología conductual y con la estadística avanzada. He descubierto que funciona. Sólo pronunciarla y las personas cambiarán y se convertirán en verdaderos humanos. Allá voy, la pronunciaré y correrá como la pólvora... Aggh, ¡maldito infarto!
Escrito por Jesús Manzaneque Fraile

6 comentarios :

  1. Intrigada estoy con la palabra, Jesús. Y con ese inoportuno infarto. ¿Fue anterior o posterior a pronunciarla? De cualquier modo, me ha gustado mucho el micro. Y me ha dejado con ganas de saber más sobre esta persona, descubridora del vocablo mágico.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Una para la humanidad. Habrá que indagar en sus escritos, si es que dejó alguno, claro. Tu relato podemos asociarlo a esas personas que se guardan, para si, lo que compartiéndolo, podría ser de gran utilidad para una mayoría. Si todos vamos a morir, para qué tanto secretismo. Suerte, Jesús. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué relato fantástico!

    Hay quienes se afanan por descubrir la fuente de la eterna juventud o de una vida eterna. Este científico de palabras, letras, sicología y estadística se afanó por una palabra casi mágica, capaz de sacar el brillo interior que todas las almas deben tener y hacerlo aflorar, ser finalmente, la mejor versión de un ser humano.

    Sin embargo, nunca tuvo un compañero de investigación, un amigo interesado en lo mismo que él; hay un dejo de ironía, en que él mismo careciera de algunos de los maravillosos aspectos humanos que quería obtener de toda la humanidad. Y por ello, su investigación muere con él.

    Deja mucho que pensar este micro, bien logrado Jesús.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12/9/17 9:30

    Nos quedaremos sin saberla. Este es el punto de ironía del relato. Ojala existiera y lográramos que todos fuéramos de verdad humanos.
    Muchas gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  5. ¿Por favor o gracias?
    Nos quedamos con la duda.
    Malu.

    ResponderEliminar
  6. Que malvado Jesús. jajaja

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!