Ficciones

Siempre he tenido problemas para diferenciar la fantasía de la realidad; por eso acostumbro salir a la calle vestido de mago, vampiro o seductor maldito, según la moda de eso que hoy llaman literatura. Esta mañana me ha pegado la nostalgia y he sacado el viejo traje de Alonso Quijano.
Escrito por Andrés Galindo - Web

6 comentarios :

  1. Maria Galerna16/9/17 13:49

    Me encanta. La moda acorde al ánimo.
    Cuidado con los gigantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Yo normalmente voy de Ana Karenina, que realza mi oscuridad, pero como este relato es toda una estocada en el corazón de las buenas letras, vestida de mosquetera, si se me permite, te dedico la mejor de mis reverencias sombreriles.

    ResponderEliminar
  3. Andrés, sin duda un microrrelato de alta literatura. ¡Fantástico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmelo Carrascal16/9/17 17:17

      Exacto, Andrés!

      A estas alturas, ¿quién es más real, Alonso Quijano o Miguel de Cervantes?
      Así, así.
      Porque no existe realidad humana desprovista de fantasía, cierta locura e imaginación.
      La fantasía forma parte de la realidad más real, por derecho propio.

      Cordialmente!

      Eliminar
  4. Qué bonita fantasía la que nos relatas, Andrés.
    Ya estoy buscando en el baúl de mis recuerdos el disfraz para mi próximo paseo nocturno. Espero que nadie se asuste.
    Suerte y un saludo, Andrés

    ResponderEliminar
  5. ¡Ah, me encanta esa moda! A partir de ahora haré lo mismo que tu protagonista.
    Un beso, Andrés.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!