Consciente de la realidad

Viéndose a sí mismo tumbado en el sofá, dormía un sueño del que era consciente, pero siendo incapaz de despertarse. Su gato pasó indiferente junto a su cuerpo inmóvil, llegando hasta donde él, contemplaba la escena. Sus ojos color miel se clavaron en los suyos. Entonces entendió y sintió frío.
Escrito por Galilea - Twitter

31 comentarios :

  1. Carmen Hinojal9/12/17 17:57

    Estremecedor relato, Galilea. La muerte como ultima de nuestras pesadillas, hecha realidad. Has dejado de ser tu, hasta el gato lo sabe. Bien compuesto, me ha gustado mucho, besitos.

    ResponderEliminar
  2. Galilea, debe ser para sentir frío y algo más si uno se da cuenta de que está muerto. Ese juego entre la mirada del gato y la del protagonista es genial. El titulo muy bueno.
    Buen relato, Galilea, me ha gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Qué gran relato que como un plano cenital, nos va enfocando una escena trivial que, poco a poco, se va reduciendo hasta la culminación del micro, en ese primer plano en que la solemnidad de la muerte toma el protagonismo.

    Bravo, Galilea.

    Un beso. Pablo

    ResponderEliminar
  4. ¡Que inquietante la escena del gato merodeando! Parece cierto que hay personas que pasan de un estado inconsciente a la muerte, o como se dice, "del sueño a la muerte".
    Muy bueno. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Carmen... Javier... Pablo... Olga... Gracias mil, por vuestra lectura y comentarios.

    He querido unir esa sensación, que a veces ocurre durante el sueño... Ese ser conscientes de que duermes. Ese quererte despertar y no poder. No sé si lo habréis experimentado. Quieres moverte y no puedes. A mi me ha ocurrido durante alguna siesta en el sofá...incluso oyes la televisión y sigues en el sueño.
    En el micro... el protagonista, en principio lo confunde con esa situación. El gato... le da la clave. Él ya no está en el cuerpo del sofá.

    ResponderEliminar
  6. La paralización del durmiente, consciente de su sueño, se torna pesadilla definitiva con la mirada felina. Aquí entra en otra dimensión, la de la muerte. Produce escalofríos tu relato, Galilea. Los ojos del gato proporcionan la atmósfera suficiente para que el terror se adueña de nosotros.
    Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Galilea, terrible ese momento en que el protagonista descubre en los ojos del gato que no duerme, que no es un sueño.
    Muy buen micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Se me ha erizado la piel. Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Quizá morir no sea tan traumático como pensamos. Puede que suceda sin que la persona sea consciente de ello, al menos cuando no existe dolor físico, en medio del sueño. Contemplar lo conocido hasta ese momento desde fuera, como un espectador, ya tiene que dar qué pensar. Los animales son más sabios de lo que creemos. Él sí sabía lo que había ocurrido, el cuerpo por un lado y el espíritu del amo por otro. Es esa clarividencia del gato la que causa inquietud.
    Un relato que juega bien con dos planos que interactúan, en ambas realidades hay al menos un ser vivo que contempla a la otra.
    Un saludo, Galilea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel! Me encanta el análisis que haces.

      Eliminar
  10. Dicen que los gatos son las puertas entre el mundo material y el etéreo. Y debe ser cierto, porque a tu protagonista le basta con mirarle a los ojos para darse cuenta de que ha cruzado el umbral.
    Un relato inquietante y muy bien contado, Galilea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa percepción casi mágica de los gatos... Busca a su amo, donde realmente está, y no es en el sofá.
      Gracias, Antonio!

      Eliminar
  11. Caray, Galilea, menuda escena terrorífica y sugerente la que nos muestras. Ese encontrarte en el medio de lo que puede parecernos un sueño donde integramos lo que tenemos alrededor (la tele, el tiembre de un teléfono), como dices, creo que todos lo hemos experimentado, pero lo de ese hombre... ¡Qué yuyu! Me ha gustado. Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo creo que casi todo el mundo ha experimentado esa sensación, de ser conscientes de querer despertar del sueño y no poder. Intentar mover una mano, creer que la estås moviendo... y no.

      Gracias! Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  12. La muerte vista con los ojos de un gato. Curioso.
    Un buen micro. Saludos, Galilea

    ResponderEliminar
  13. Síntesis terrorífica, sería como yo calificaría a tu relato. No se puede condensar más miedo en 50 palabras.
    Me ha impactado el felino.
    Suerte y un besito virtual, Galilea

    ResponderEliminar
  14. Escalofriante el impasse consciente del vivo muerto. Alguna experiencia parecida se nos presenta a veces cuando en mitad del sueño no sabemos en qué estado nos encontramos, si dormidos o despiertos. Inquietante. Saludos, Galilea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto... esa sensación de no saber si estás despierto.
      Gracias, Manuel.

      Eliminar
  15. Los ojos del gato dan paso a su nueva realidad, una nueva dimensión que tendrá que empezar a comprender. Inquietante y muy buen relato, Galilea. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El fascinante mundo de los sueños puede depararnos extrañas sensaciones. Una vez desperté de un sueño en el que mataba a una persona y quedé con el convencimiento de saber lo horrible que uno se siente en esa situación. Tu fantasía va mucho más lejos que mi sueño y te ha proporcionado la idea de un micro que has sabido desarrollar en forma notable, con el recurso del gato utilizado en forma genial.
    Enhorabuena, Galilea.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  17. Qué terrible esa sensación que cuentas!
    Muchas gracias, George!

    ResponderEliminar
  18. Muy buen relato, Galilea. El tema de la muerte es tan sugerente que da lugar a grandes micros como el tuyo. Felicidades. ¡Buen año 2018! Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María José! Feliz Año también para ti!

      Eliminar
  19. He sentido un escalofrío yo también.

    Un abrazo grande Galilea,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Raquel por leer y comentar.
      Abrazoss!

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!