Postureo

No me gusta desayunar aguacate, ni llevar tacón alto con los vaqueros, ni correr por el parque, ni la dieta vegana a base de ensaladas multicolores, ni tan siquiera los gatos.

Me paso el día haciendo cosas que no me gustan, pero mi Instagram es la envidia de mis amigas.
Escrito por Asun Paredes - Web

31 comentarios :

  1. Carmen Hinojal10/12/17 9:12

    Ah, lo que hay que hacer por ser popular, Asun. Me ha gustado tu relato, muy acorde con los tiempos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas redes sociales a veces se convierten en escaparates donde solo se expone el lado amable. Un beso y gracias, Carmen.

      Eliminar
  2. Bravo, Asun. Acabas de retratar en Cincuenta palabras a bastantes personas que sufren por dar la imagen guay de la vida, aunque la que les gusta pueda ser mucho mejor.
    ¡Qué bien te salen estos micros! Bueno, ¡Qué bien te salen todos los micros!

    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Pablo. No siempre lo mejor de cada persona es lo más aceptado socialmente, pero no todos se atreven a compartir su verdadero interior.
      Un besazo, padrino.

      Eliminar
  3. Un micro-bomba marca Paredes. Qué debate tan interesante plantea tu relato, Asun. ¿Nos deshumanizan las redes sociales? ¿Hemos cambiado los ideales de las novelas de caballerías por la quimera de tener miles de seguidores como demostración de éxito y superioridad?
    Me voy a reflexionar con mi gallina, que tiene más seguidores que yo.
    Abracicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu reflexión, Patricia. Una genialidad esa comparación que propones entre los valores de las caballeros andantes y la búsqueda del éxito y la aceptación a través de las nuevas redes sociales.
      Un abracico de vuelta para ti y otro para tu gallina.

      Eliminar
  4. Jo, qué bien lo has expuesto, Asun!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Has descrito lo que pasa muy bien, ya no saben que hacer para tener seguidores. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay modos de vida que se popularizan a través de estas redes, por muy absurdos que puedan parecer.
      Un beso.

      Eliminar
  6. ¡Todo por los 'me gusta' y los seguidores! Si supiéramos lo que hay detrás de la fachada de toda esa gente que llena las redes de fotos ultra felices... Muy buen micro.

    ResponderEliminar
  7. ¡Mi reino por un 'Me gusta'!
    Como en la época del imperio romano, nuestra vida parece depender de un pulgar hacia arriba. Alguien debería contar la version actualizada del cuento de 'pulgarcito: el niño que gustaba a todos pero que odiaba su vida'
    Buena y ácida crítica a estos Tiempos Modernos.
    Un abrazo, Asun.

    ResponderEliminar
  8. Somos seres sociales y nos encanta recibir la aceptación de los demás, cuánto mayor sea, mejor. Para ello tu protagonista ha vendido toda su esencia, al precio de vivir una vida que no es suya. Quizá si fuese ella misma se sorprendería, puede que tuviese menos seguidores, pero serían auténticos.
    Un tema muy interesante y actual, con buena dosis de profundidad, contado con palabras sencillas y eficaces. El título le viene al pelo, pues es una de las palabras de moda por excelencia, aunque la RAE no la haya reconocido aún.
    Un abrazo grande, Asun

    ResponderEliminar
  9. Rafael Domingo10/12/17 15:29

    La hipocresía encuentra en la moderna tecnología una excelente herramienta...Pena da ver a la juventud que se deja arrastrar por ella...

    Actual y verídico, Asun...Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. El postureo tiene un precio que no todo el mundo puede o está dispuesto a pagar. Suerte!

    ResponderEliminar
  11. Enrique Caño10/12/17 17:19

    Muy buen micro cargado de crítica y denuncia hacia lo que implican las redes sociales. Un mundo reducido a la imagen y a la falta de humanidad, donde todo vale con tal de causar buen impacto.

    Un micro muy de hoy en día.
    Un abrazo, Asun.

    ResponderEliminar
  12. En la diana! El postureo para mostrarse en redes es cómodo... sirve cualquier fotocopia, antes que ser uno mismo. Una lástima...

    Muy buen micro! Bravo!

    ResponderEliminar
  13. Ese postureo ha existido siempre, lo que ocurre es que ahora, con las redes sociales, se amplifica, se hace viral, como repiten cual papagayos los periodistas, y la gente hace / hacemos cualquier cosa por estar un poco en el candelero o en el candelabro.
    Pero no es nada nuevo bajo el sol, tan sólo que hay otras tecnologías que permiten otras formas de imitar a los demás y lucirse de cara a obtener aprobación.
    Todos necesitamos amor, cantaban los Beatles, y también todos necesitamos un poco de atención aunque sea un tanto espuria, claro está que esos peligros hay que pasarlos por el tamiz de la autocrítica, y apercibirnos si estamos siendo demasiado ridículos y faltos de personalidad en todas esas cosas que hacemos aunque no nos apetezcan, por el mero hecho de que las hacen los demás, o por presumir de algo que no somos, pero que puede atraer cierta atención y hasta admiración hacia nosotros.
    La protagonista de tu microcuento creo que se pasa de la raya al hacer todas esas cosas que no le gustan por el mero hecho de que sus amigan flipen en Instagram ante lo chachi que es, y también para darles envidia, lo que ya lleva en sí unas connotaciones más bien negativas; así que, como suele decirse de la envidia, en el pecado lleva la penitencia.
    Sea como fuere, uno tiene que estar ojo avizor consigo mismo pues los seres humanos tenemos ciertas inclinaciones a hacer tonterías que van en contra de nuestros intereses.
    Estupenda crítica, Asun, y que cada cual mire la posible viga que tiene en su propio ojo antes que criticar la paja que el prójimo puede tener en el suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Muy aguda y divertida tu crítica al postureo, al exhibicionismo de modernidad y felicidad constantes con todo lujo de detalles íntimos y cotidianos que los seguidores parecen envidiar. Las redes sociales no hacen más que divulgar orbi et orbe algo que siempre ha formado parte de la naturaleza humana.
    Muy bueno, Asun. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Pones el dedo en la llaga. Y esas caras que ponen algunas y algunos (o todas y todos) cuando se hacen un selfie, ¿que nos parecerán al verlas dentro de veinte años? ¿Más patéticas aún que ahora? Bueno, el tiempo todo lo cura. Bueno, esto último realmente no me lo creo. Me ha gustado. Una abrazo, Asun. Suerte.

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que somos bastante estúpidos. Con tal de estar en la cresta de la ola nos sometemos a toda clase de "torturas", aunque en circunstancias normales no lo haríamos.
    Has dado en la diana, Asun.
    Besito virtual.

    ResponderEliminar
  17. Como recalcó una alcaldesa de Jaén, que tuvo el centro de la ciudad en obras durante años, para lucir hay que sufrir. Lo que hace la gente por un like.
    Muy buen micro. Saludos, Asun

    ResponderEliminar
  18. smokey pisó la raya13/12/17 1:05

    La obsesión que tenemos por trascender, por salir de la más absoluta mediocridad, por ser valorados.Sin darnos cuenta que nadie más que uno mismo tiene la capacidad plena de otorgarse valor. Estupendo relato para la reflexión. Un Saludo.

    ResponderEliminar
  19. Estar a la última es lo que impera y, más importante aún, dejar constancia en las redes. No somos nadie sin un interminable listado de amigos. Ágil y fresca crítica. Felicidades, Asun.

    ResponderEliminar
  20. Me gustaría poder contestar cada uno de vuestros comentarios por separado, pero ando escasa de tiempo y veo que todo@s tenéis la misma opinión con respecto al tema. Hasta cierto punto es comprensible el deseo del ser humano de ser aceptado por su círculo social. Lo ridículo aparece cuando se renuncia a la propia personalidad buscando la admiración de los demás, entonces se llega a situaciones tan absurdas como las del micro.
    Muchas gracias por comentar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Esclavos de la imagen, de la popularidad. La superficialidad campa a sus anchas en este mundo nuestro. Muy buen relato que nos hace reflexionar sobre la verdadera importancia de lo que hacemos. Un abrazo, Asun.

    ResponderEliminar
  22. Ya solo se vive por y para la imagen. Hoy día todo es imagen, todo es mediático. Hasta el espacio privado, la intimidad. Importa cada vez más como se presentan las cosas, que sean populares. Todo lo demás es friki, y por lo tanto desechable.
    Así somos. Que pena!! Besotes.

    ResponderEliminar
  23. Asun, hay personas que viven una vida que nos les hace felices, prefieren el postureo y venden una falsa realidad a través de las redes sociales.
    Muy buena crítica a algo que se ha puesto tan de moda.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  24. Yo al principio creía que esto de vivir de cara a la galería en las redes era un sarampión que teníamos que pasar, pero con el tiempo he llegado a la conclusión de que es una da las muchas formas en que se manifiesta si no nuestra vanidad si nuestra necesidad de reconocimiento o aceptación por parte del resto (como tú bien dices en tu comentario). Triste, es verdad, pero a ver quién se libra por completo de ello.
    Muy oportuna tu crítica, y como es natural en ti, expresada de la manera más elegante y certera posible.
    Enhorabuena y un abrazo, Asun.

    ResponderEliminar
  25. Muy buen enfoque de un fenómeno muy actual como es el del exhibirse a través de las redes sociales, hasta llegar a mostrar el lado más falso y banal de uno mismo. Enhorabuena. ¡Feliz 2018, Asun! Besos.

    ResponderEliminar
  26. ¿Exhibirse? Yo tengo un enfoque de las redes y las nuevas tecnologías menos censurable, no las demonizo... pero entiendo los riesgos. Supongo que al ser nuevas formas de relacionarnos estan por conformarse y regularse socialemente, legalmente...etc y como formas de relacionarnos, sus usos son como las personas, son reflejos de nosotros mismos.De cada uno de nosotros en particular. Así cada uno las usa para trabajar, crear, inspirarse, ESCRIBIR, leer, culturizarse, conocer, estudiar, mantener el contacto, ligar, sexualizar, cometer ilegalidades, comprar, vender, criticar, humillar, odiar, decir muchas estupideces, hablar de lo que no se sabe, aparentar ser lo que uno no es, banalizar, y por supuesto POSTUREAR...que no falte.

    Volviendo al micro me ha gustado, reflejas muy bien lo que es INSTAGRAM. jejeje

    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!