Interpretación infantil

Tras la misa de doce, esperó a la puerta de la iglesia. Por fin vio salir al cura con su negra sotana. El mismo que en el confesionario, le había formulado preguntas demasiado íntimas.

Sintiéndose ya libre de pecado, le tiró una piedra. Las siguientes fueron arrojadas por sus amigos.
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa - Web

44 comentarios :

  1. Está claro que esa frase "quien esté libre de pecado que tire la primera piedra", este chico la ha interpretado al pie de la letra. Y él después de confesarse estaba libre de pecado. Además ese cura era algo "curiosón" y morboso diría yo.
    Buen relato, Isidro, me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está visto que no es sólo aprender las cosas de memoria. Es necesario entender el verdadero significado. Luego, pasa lo que pasa y los chichones y pedradas están a la orden del día.
      Muchas gracias, Javi.
      Un fuerte abrazaco.

      Eliminar
  2. Isidro, a mí me ha encantado esa interpretación infantil que tu protagonista ha hecho de los consejos del cura, un poco cotilla preguntando preguntas tan íntimas. Quizá la próxima vez se piense los consejos que da.
    Muy bien escrito, aunque eso no es de extrañar viniendo del creador de “Microrrelatos para ratos”. Quien no lo tenga que vaya rápidamente a comprarse un ejemplar o se ponga en contacto con el autor.

    Un abrazo.

    Pablo


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decidídamente eres mi mejor agente literario. No te he contratado porque sé que no tienes precio, amigo Pablo.
      Mil gracias por tu generosos comentario.
      Dos abrazacos (Por si alguno se quedase por Despeñaperros)

      Eliminar
  3. A mí también me gustó, al cesar lo que es del cesar y en este caso lo del crío era justo. Muy bueno!
    Suerte Isidro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No caí en ponerle César de nombre al muchacho.
      Mil gracias por comentar, Sandra.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Tu microcuento me ha recordado épocas pasadas de mi vida, épocas de confesionario en las que, efectivamente, algunos curas hacían preguntas demasiado atrevidas, demasiado íntimas que, analizadas ahora con la perspectiva que da el tiempo y la poca madurez que uno pueda haber adquirido, resultan bastante mosqueantes.
    Si eso se une a los muchos escándalos que han ido saliendo a la luz, se deduce que esa iglesia que tanto poder tuvo en el franquismo -y que aún tiene el suyo por aquello de que el que tuvo retuvo-, se empantanó en el sexto mandamiento, y le hizo el caldo gordo al poder dictatorial, y –salvo encomiables excepciones- cumplió poco o nada con ese mandamiento de estar al lado de los más necesitados y los más débiles.
    Así que creo que ese chaval es bastante más avispado que el chaval que fuimos nosotros, y que ha aplicado al pie de la letra las palabras que le ha dicho el cura; pues, al quedar absuelto de sus pecados, ya puede tirar esa primera piedra que dice el Evangelio, y claro, sus amigos, por mimetismo, han decidido tirarle unas cuantas más, así que como el cura no haya andado listo para refugiarse en la iglesia, ha podido sufrir un grave descalabro.
    Y eso denota que con su comportamiento no ha conseguido ganarse el respeto y el cariño, al menos, de esos chavales, no sé qué opinarán de él el resto de feligreses. Pero ya se sabe que el hábito no hace al monje, ni al cura, me temo.
    Muy sutil esa ironía que se respira en tu genial historia, Isidro, enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferencia es que nosotros, a pesar de que no comprendíamos cientos de cosas, si sabíamos -no sé porqué- que lapidar a un cura no era un acto recomendable ni siquiera de broma. Eso lo entendíamos todos!. jejeje!
      Muchísimas gracias por tu generoso comentario.
      Un fuerte abrazaco.

      Eliminar
  5. Todos los que fuimos niños en una época que puede parecernos lejana nos reconocemos en la incomodidad de ese confesionario respondiendo preguntas que denotaban una curiosidad malsana. Aunque sea una anécdota personal, me ha recordado al cura que venía al instituto público donde yo estudiaba y que suspendía las clases cuando le apetecía para confesarnos a uno por uno, o para hacer salir a una compañera y pasear con ella por el patio rodeándole los hombros con su brazo. Nadie tuvo la osadía de lanzar la primera piedra. Yo me vengué mintiendo y no pisando más confesionarios.
    Tu protagonista, libre de pecado tras la absolución, pone en práctica la frase de la Biblia y, aunque sea censurable cualquier forma de violencia, no podemos más que sonreír ante esta ocurrencia infantil.
    Muy bueno, Isidro. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer casi todos hemos sufrido esas presiones, confesiones y confusiones de unos años que ahora se nos antojan en blanco y negro. La tiranía del tiempo, sus épocas, modas, etc. Son cosas implícitas de la edad.
      Muchas gracias, querida amiga. Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  6. Las religiones se basan en interpretaciones de los libros sagrados. Este niño ha hecho la suya, tan válida como el hecho de que el confesor pregunte lo que no debe. En estos tiempos de consumismo descreído quizá deberíamos cultivar más el espíritu, pero la aplicación inapropiada de las normas que alguien establece, a partir de esa necesidad humana de trascender, nunca trae nada bueno.
    Un relato lleno de lucidez, trasfondo y un buen juego de palabras, pues eso es lo que hacemos aquí, jugar con ellas, con cincuenta en concreto.
    Un abrazo fuerte, artista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de las interpretaciones de los libros sagrados, es que son muchas y a veces se hacen propias y se consideran con perfecto y total derecho a imponerlas y entonces... ¡Se lía la que se lía! Y debe ser intrínseco a la naturaleza humana, porque surgió con ella y aún lo llevamos adherido a nuestras espaldas.
      Mil gracias por tu generoso comentario, amigo Ángel.
      Dos fuertes abrazacos.

      Eliminar
  7. Esa lectura literal de la biblia que hace la ingenuidad propia de este niño valiente, que lanza la piedra y arrastra a los demás con su acto, le convierte en un nuevo líder, en un Jesús redivivo que expulsa a los mercaderes del templo.
    Da mucho juego tu micro, levanta muchas heridas que aún no han cicatrizado, pues el sacerdocio está tocado en su verdad, la religión patina sobre un lozadal mezquino donde la fe se ha convertido en un tapadera para tanta inquinidad.
    Este niño de tu relato, aún no ha nacido. Es una metáfora feliz de la justicia divina que con mano inocente pone fin al reino de la falacia. Ojalá veamos resurgir alguna la verdad resplandeciente que las todas las religiones prometieron.
    Un relato con esa factura que tienen los tuyos, que por un lado, escuecen, y por otro, hacen las delicias del lector. Un abrazo, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, creo que ese niño no ha nacido y también reconozco que pensé que podría levantar algunas ampollas y en esto de las religiones me gusta ser políticamente correcto (¿O debería decir, "religiosamente correcto"?
      Pero bueno, no olvidemos que es la mentalidad infantil. jejeje!
      Muchísimas gracias por tu magnífico comentario que me ha cautivado desde el principio.
      Un fuerte abrazo, Manuel.

      Eliminar
  8. La sabiduría de la inocente niñez. No tomar la palabra de Dios en vano y, a la vez, lapidar al cura, cabeza visible de anquilosados planteamientos religiosos. Genial, Isidro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se sabe de los niños y los borrachos...
      Muchas gracias, Salva.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Hay que ver!! Lo que hace estar libre de pecado... Aunque tu relato es bastante más serio, me ha venido a la mente "La vida de Brian". Cuando alguien se atreve a dar el primer paso en alguna acción siempre le salen seguidores. Ni quiero imaginarme la cantidad de niños, ya adultos, que se habrán quedado con las ganas de liarse a pedradas con algunos de los de la sotana.
    Muy buen relato, Isidro!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La perspectiva del tiempo hace, muchas veces, que nos arrepintamos de hechos que hicimos o de los que no hicimos; pero no debemos olvidar el contexto de cada momento, que siempre nos condiciona como una enorme losa.
      Mil gracias Olga por leer y comentar.
      Besos.

      Eliminar
  10. Isidro, me parece que tu relato oculta más de lo que muestra. El niño al verse libre de pecado tira la primera piedra a quién, en mi opinión, le ha hecho daño y parece ser que no es la única víctima del sacerdote, cuando los demás niños se atreven a lanzar piedras contra él.
    Muy buen micro, Isidro.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente se ocultan cosas, sentimientos, recuerdos, ideas buenas, malas ideas... en fin, aunque yo lo haya escrito, creo que dejo campo libre a la imaginación y al recuerdo de cada cual. No me quedaba otra.
      Mil gracias, amiga pilar por tu generoso comentario.
      Un besazo.

      Eliminar
  11. Me ha gustado, me ha gustado mucho, es visual y de dura realidad. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, Maite. Un beso.

      Eliminar
  12. Impresionante.
    Impecable desarrollo de un hecho mil veces contado, pero presentado con tanta destreza que se disfruta como algo original. Aunque ésta sea una de las múltiples interpretacion que atesora y que lo hacen merecedor, de largo, de estar en la final... y más allá. Una verdadera lección de como decirlo todo con un texto absolutamente cinematográfico.
    Sé que es mucho decir, pero de lo mejor que he leído en esta nuestra comunidad.
    Enhorabuena, Isidro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. No sabes como me gusta que te haya gustado.
    Mil gracias por tan generoso comentario.
    Un fuerte abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
  14. Ese cura parece que ve más la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio.
    Buen micro, Isidro.
    Besos que espero que no se queden atrapados en Despeñaperros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nota: Tráfico despejado en Despeñaperros. Aprovechen a la vía libre. Se aproxima ciclón. Recibida mercancía Twin kisses. Thanks.
      Muchas gracias, Asun.
      Besos vía virtual.

      Eliminar
  15. Rafael Domingo10/12/17 15:51

    Yo diría que es una "reinterpretación" de lo vivido...

    Muy doloroso para las víctimas siempre, a los que les debe suponer un esfuerzo "librarse de ese pecado",impuesto desde posiciones de poder indignas de su hábito..

    A los que les apetezca, está noche en Salvados, de La Sexta, Jordi Evole desarrolla el tema con entrevistas...

    Gran micro, Isidro...Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael. Estuve viendo el reportaje que citas y me resultó tremendamente duro. Tb.resulta increíble que hace apenas 30 años, todavía existiesen tan explícitos abusos.
      Un fuerte abrazo, Rafa.

      Eliminar
  16. Me gusta, y mucho, que tenga amigos que no caiga en esa trampa tan....ojalá cundiese el ejemplo entre algunos feligreses mas, especialmente entre los niños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá las prescripciones religiosas que aportan todas las religiones, se aplicasen con el auténtico sentido, moralidad y ética que todas unánimemente pregonan y al parecer, todas unánimemente tergiversan.
      Muchas gracias por leer y comentar, Luisa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. El catolicismo tiene un fallo: todo se perdona. Y hay cosas que son imperdonables.
    Enhorabuena por el micro, Isidro. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el problema no es de perdonar más o menos. Es tan complicado que que no se ha encontrado solución en más de dos mil años.
      Mil gracias, Plácido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Pues si que resulta literal la forma de actuar de esos inocentes que, lamentablemente, puede que ya no lo sean, o también puede que se algunos se aprovechen y por una especie de mimetismo infantil,canalicen su agrevidad sobre el ¿pobre? cura que debería servirles de "guia espiritual" y no solo sonsacar, sabe dios con que intenciones, lo que debería pertenecer a la intimidad. Suerte, Isidro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de los escritos religiosos, son las múltiples interpretaciones que se hacen. Me imagino a los dioses de todas las religiones, cabreados ante tanta interpretación en su nombre "¡Así no hay manera!" -dirían.
      Muchas gracias, Jesus. Un fuerte abrazaco.

      Eliminar
  19. ¡Qué interpretación tan personal hace tu prota de la famosa frase!. Eso es tomárselo al pie de la letra y lo demás, lluvia de piedras.
    Ingenioso y sorpresivo, Isidro.
    Abrazo virtual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que las interpretaciones, fantasías y creencias infantiles, pueden llegar a ser muy muy sorpresivas.
      Muchas gracias Mª Jesús por leer y comentar.
      Abrazos.

      Eliminar
  20. Eduardo Martín Zurita16/12/17 22:49

    Hola, Isidro.
    Un texto impecable en el fondo y en la forma. Un título que nos sitúa en la peripecia, en la historia. Un cura mórbido, pecaminoso y un Jaimito que, sabiéndose libre de culpa, arrojó la primera piedra, siguiendo el dictado bíblico, que el niño interpreta a su conveniencia y para su desquite y venganza. Como el cura debía hacer lo mismo con todos los niños, para satisfacer su morbo enfermizo, interminable, le llovieron luego las pedradas de sus amiguetes. No se le estuvo mal empleado. Me encanta tu relato. Mi gran enhorabuena con un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias don Eduardo. Un gusto tenerle por esta casa y un placer tener tu comentario y lectura.
      Un fuerte abrazo y espero que nos veamos pronto.

      Eliminar
  21. Muy ingeniosa tu historia y muy acertado su desarrollo, Isidro. Has plasmado una situación en la que podríamos decir que la justicia divina (no olvidemos que en el antiguo testamento las lapidaciones a veces son mandadas por Dios) se vale de la inocencia infantil para castigar al culpable, logrando un resultado extraordinario. De antología, amigo.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, amigo Quique.
      Dos abrazacos y felices fiestas.

      Eliminar
  22. Historia terriblemente dura, tras la apariencia de un "juego" infantil. Me ha parecido magistral, Isidro. Mi enhorabuena. Te deseo un año 2018 lleno de creatividad, como la que has reflejado en este micro (y en tantos otros...). Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de la mentalidad infantil es su ausencia de convencionalismos, prejuicios... por lo que las interpretaciones pueden resultar de lo más variopinto a la vista de un adulto, pero a veces, son las más certeras.
      Mil gracias, Mariajo y mis mejores deseos para ti y para Jesús.

      Eliminar
  23. Que relato tan orginal y redondo sobre la pedofilia en el clero. Me gusta cuando pagan los pecadores, me pone mucho. (Contenta, me pone contenta). jajaja

    Un saludo querido Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado.
      Mil gracias por leer y comentar, amiga Raquel.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!