Travesía

Mar adentro, la tormenta sacudía la balsa como una cáscara de nuez y ya nadie hablaba del continente soñado.

Abrazado a su padre, un niño lloraba.

—Tengo frío.
—Lo sé, hijo. ¿Quieres que te cuente otra historia?

En la noche sin luna, el mar se llenó de duendes y gigantes.
Escrito por Lucía Flores

22 comentarios :

  1. Un relato actual. Miles de sueños han quedado hundidos en el fondo del mar, pero aún sabiéndolo a estas personas siempre les puede más la esperanza que el miedo.
    La frase final me gusta mucho.
    Buen relato, Lucía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Javier. Feliz Navidad.

      Eliminar
  2. Muy buen relato. Por desgracia, la realidad supera la ficción. Y ha coincidido en un día como hoy, donde unos afortunados ni se acordarán de los que no tienen más que sus ilusiones en un futuro mejor. Felicidades, Lucía. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, menuda coincidencia. En un día como hoy, espero que todas las balsas mentales y reales lleguen a buen puerto. Un abrazo.

      Eliminar
  3. En medio de ese mar oscuro, la sencillez y verdad de tu relato han puesto a los relatos como estrella guía. Ojalá que esta travesía encuentre orilla cierta. Saludos. Felicidades, Lucía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel. Y que llegue el sol y se calme la tormenta. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Carmelo Carrascal24/12/17 13:53

    Lucía, qué bonito relato.
    La desgracia que sobreviene a un padre y su hijo pequeño, la ternura de ambos en acción y las fantasías convocadas con urgencia...
    Frente a las acometidas del terror, el lazo del amor y la escapada infalible de la imaginación que nos hace fuertes y nos salva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el oasis que tenemos frente a toda circunstancia. Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  5. Las penurias y las desigualdades son terribles e injustas, pero nadie nos puede robar la imaginación, el gusto por fabular y la evasión que conllevan las historias.
    Un relato en el que emerge la esperanza entre la desolación.
    Un saludo, Lucía. Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que lleguen las historias a los lugares oscuros más recónditos. Gracias, Ángel.

      Eliminar
  6. Una historia triste, muchos desgraciados se lanzan a la aventura de un mundo mejor. El enfoque esperanzador que le has dado, alentando con la fantasia este valor humano, le da al relato una gran dignidad. Felices fiestas, ojala que nuestro mundo fuera un mundo mas solidario. Besos. Lucia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ojalá. Y que en este día especial nadie se olvide de los que piden refugio en otras tierras. Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. Conmueve este relato del padre alimentando la fantasía infantil cuando se encuentran a merced de las olas en busca de pan y dignidad.
    Felicidades, Lucía. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quienes tenemos hijos sabemos que lo haríamos todo por no verlos llorar, aún en el medio del océano, cuando acosan el frío y el miedo. Y qué mejor solución que las historias. Gracias Carmen, feliz Navidad.

      Eliminar
  8. Historia conmovedora y tierna. Te felicito, Lucía. ¡Lo que no harían los padres por ver felices a sus hijos o para, simplemente, mitigar su dolor! ¡Feliz 2018! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María José. Felices Fiestas a ti también.

      Eliminar
  9. Ojalá que esos duendes y gigantes que el padre, en esas terribles circunstancias, es capaz de echar a volar, atenúen de alguna forma los presagios nada benignos que esa tormenta parece traer. Buen y sensible relato. Me ha gustado. Suerte, Lucía. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jesús. Un abrazo y felices fiestas.

      Eliminar
  10. Tierno, tierno, me recordó a "La vida es bella". Muy bueno, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maite. Sí, es cierto, en esa película también se ve algo parecido. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Esperanzador relato. Me ha recordado un poco, salvando las distancias, a la "Vida es bella". El padre que fantasea una situación dolorosa transformándola en algo bonito.
    Suerte, Feliz 2018, y un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Sylvia Bonilla17/1/18 23:06

    Hola Lucía: hermoso relato! Lográs resumir el amor de un padre en una situación límite tan difícil. Gracias!!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!