Acaso quise tener

Todo era oscuridad; sólo existía el sonido del mar. El agua mojaba mis pies. Se acercó una joven que me dijo: "Resulta inquietante la horizontal calma del océano, ¿verdad?". Después se dirigió al mar y desapareció en él.

Siempre he querido tener la sensación de que estuve con una sirena.
Escrito por Luis Goróstegui - Twitter

31 comentarios :

  1. Precioso relato, Luis. Tú estarías allí con la sirena, pero a los lectores nos haces sentir testigos del encuentro, con una descripción tan lírica nos quedamos encantados. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pepe. Me alegra que te guste mi relato.

      Eliminar
  2. Qué enigmático, Luis. "Acaso quise tener"... misterioso, todo. Título, personajes, ambiente, las palabras de la ¿sirena?, ese mar de fondo que me ha hipnotizado y me obliga a releer sin parar estas cincuenta palabras para intentar descubrir qué oculta. Creo que es el texto más bonito que te he leído, aunque ya sabes que soy muy rara.
    Un abrazo de admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patricia. Sí, yo también estoy impresionado por el relato, te lo aseguro. A veces sólo cuando lo ves impreso es cuando te das cuenta de que es más misterioso, más inquietante, más oscuro, más… de lo que pensaste cuando lo escribiste la primera vez en una hoja de papel. Y por cierto, si descubres lo que hay detrás de esas 50 palabras, dímelo, yo también quiero conocer lo que oculta.
      Un beso a la orilla del mar.

      Eliminar
    2. ¿Misteriosa? Acaso solamente misteriosa, en el buen sentido, naturalmente. No está mal...

      Eliminar
  3. Yo intuyo en tu relato, amigo Luis, que el protagonista tal vez sufre de falta de visión, por un lado, y cierto anhelo de ser un "Ulises" atraído por los cantos de sirena...
    Relato intuitivo y que deja en el ambiente un rumor marino, cual caracola de letras, siempre fuente de sosiego.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rafael. Puede que tengas razón; me gusta esa relación que indicas entre mi protagonista y Ulises y todo lo que ello conlleva. Quizá no fui conscient de ello cuando lo escribí, pero, en todo caso, un buen texto siempre supera a su autor. Un saludo.

      Eliminar
  4. Eduardo Martín Zurita20/1/18 17:40

    Hola, Luis.
    Tu protagonista me da que es pelín soñador. Un sublimador de sueños casi reales. Noche cerrada, una mujer hablando del mar en términos de inquietud, ¿de su mar? Es un texto enigmático-lírico que me arrebata, que me ciñe a esa escena y no quiere soltarme. Mi enhorabuena y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eduardo. Soñador, quizá; testigo de una decisión transendente para la joven, sin duda. En todo caso, todo escrito tiene tantas interpretaciones como lectores tenga, y eso está bien, enriquece el propio texto y al autor. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un buen microrelato, me gusta esa carga poética y al comienzo ese tono mitológico, me gusta como está hecho, un abrazo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luis. Me alegra que te guste mi relato. Dicen que observar el mar relaja; en todo caso, el mar oculta secretos y hay quien se ve a traído por ellos. Un cordial saludo.

      Eliminar
  6. Hay criaturas que, aun ficticias, son leyenda, y en todas ellas, dicen, hay una parte de verdad. Es en ese límite entre la realidad y la imaginación unida a los deseos en el que vive tu protagonista. Escribir permite crear mundos a medida, ciertos o no, que utilizamos como refugio cuando fuera todo nos parece ácido.
    Que levante la mano quien no haya querido tener la sensación de estar con una sirena.
    Hablando de tener, no tuvimos ocasión de conversar mucho; ya habrá otras ocasiones, en todo caso, me alegro de haberte conocido.
    Un abrazo, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángel. Todo lo que dices es cierto, y lo dices con un acierto que yo sería incapaz de esbozar. Cuando lo escribí quise decir una cosa, mientras lo escribía lo que yo quería escribir se fue transformando y cuando lo leo ahora, descubro que tiene la apariencia de lo que yo quise decir, pero que, además, dice otras cosas que yo no tenía en mente. No diré cual era mi intención originaria, y dejo que cada lector extraiga su propio mensaje de la botella, una como aquellas en las que los naúfragos escriben sus mensajes.
      Seguro que tendremos otras ocasiones para conversar. En todo caso siempre tenemos 50palabras.
      Un abrazo, Ángel.

      Eliminar
    2. Carmelo Carrascal20/1/18 19:20

      Luis, lo que dices en la respuesta a Ángel es muy interesante y plantea una de las muchas cuestiones - misteriosas tb. como la enjundia y personajes de tu micro - acerca de la tarea de escribir. Casi tan bonito como escribir resulta analizar en qué diablos consiste esa compleja y bella tarea.
      Un saludo!

      Eliminar
    3. Es cierto, Carmelo, pues, en el fondo, escribir es crear, aunque sea dentro de una hoja de papel o en la pantalla de un ordenador. En todo caso, es un misterio, y merece la pena dedicarse a intentar desentrañarlo, pues lo poco o mucho que avancemos en ello nos hará mejores; al menos hará que nos conozcamos mejor.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  7. Lirismo enigmático. Me gusta. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marco. Me alegra que te guste mi relato. Un saludo.

      Eliminar
  8. Un ensueño, tan enigmático como ese horizonte que se muestra entre cielo y mar, así es tu relato. Pero, ese horizonte nos muestra dos caras siempre y la real suele ser más dura. Ojalá que en la mente del personaje quede para siempre una sirena. Muy lírico y bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maite. Es cierto, pero no dejemos que el ensueño, los cuentos, nos impidan vivir la realidad, pues, como ya dijo G.K.Chesterton: «Los cuentos de hadas son incluso más que verdaderos: no porque nos digan que los dragones existen, sino porque nos dicen que los dragones pueden ser vencidos.»
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Anónimo21/1/18 1:15

    Luís, a mi también me gustaría quedarme con esa versión tan poética y hermosa, y no con esa otra que se me ocurre como segunda opción, pero que puede resultar mucho más dolorosa. Espero que tu sirena no haya buscado en el mar una vía de escape tras sufrir una dura realidad, aquí en la Tierra. Me encantó poder compartir mesa en la microquedada contigo. Hasta la próxima. Un abrazo. Gloria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gloria. Me alegra que te guste mi relato. La interpretación de un relato depende del lector, incluso es posible que el mismo realto tenga varias interpretaciones a la vez; es lo mágico de la imaginación. A mí también me encantó compartir mesa contigo. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Ay, Luis, qué texto tan bello. Ya sabes que aprecio tanto tus relatos desbordantes de imaginación como tus haikus, pero coincido con Patricia. Esta sirena era una musa griega que te susurró al oído tan hermosas palabras. El sonido del mar en la oscuridad, la misteriosa aparición y el tono lírico componen un relato hermosísimo. Me encantó conocerte personalmente después de tanto tiempo leyéndonos a diario. Lástima que no tuviéramos tiempo para charlar tranquilamente.
    Te felicito por tu micro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Ya sabes que el aprecio es mutuo. Me alegro que te guste mi relato, sobre todo que te parezca bello, lo cual, viniendo de alguien con tu sensibilidad poética es todo un honor y un placer. A veces la musa toma forma y te susurra palabras inesperadas y vas y las escribes casi sin pensar; y al releerlo "acaso quise tener" la percepción de haber sido yo su autor, y pienso que no pude haber sido yo, pero una voz me susurra que sí, que fui yo, y no me lo puedo creer.
      Lo cierto es que, después de todo este tiempo leyéndonos era como si ya nos conociéramos, aún sin vernos en persona. De todas maneras yo también siento no haber tenido la ocasión para charlar contigo más, pero tenemos twitter, jajaja.
      Besos a tí.

      Eliminar
  11. Clara Guti21/1/18 18:25

    ¿Qué tendrán las sirenas que tan atractivas nos parecen?... Micro muy sugerente.
    Saludos de Sirena varada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Clara. Me alegro que te guste mi relato. Tu comentario me ha recordado un pequeño relato que escribí el mes pasado, a ver qué te parece:

      EL CUENTO 60.

      El año pasado me embarqué en un mercante. Quería recorrer todos los mares, vivir aventuras y ver cosas increíbles. A la vuelta escribí un libro con 100 cuentos basados en mis vivencias durante el viaje. «¿Los leíste?, ¿qué te parecieron?», le pregunté a un amigo.
      -Sí, los leí y me gustaron, mucho, pero el libro sólo tenía 99 cuentos; del 59 pasaba al 61, le faltaba el 60 –me contestó.
      -Al final decidí no publicarlo, pero quise dejar el salto en la numeración. Era un cuento sobre una sirena –le dije.
      -¿Y qué hiciste con él?
      -Se lo regalé a ella.

      Luis J. Goróstegui


      Un cordial saludo desde la orilla del mar, Clara.

      Eliminar
    2. Clara Guti21/1/18 18:51

      Me parece MARAVILLOSO!!! Muchas gracias por reescribirlo aquí, Luis Jesús.

      Eliminar
    3. Muchas gracias a tí por apreciarlo, Clara.

      Eliminar
  12. Solo una raya en el agua separa las presencias del mundo mágico de las presencias físicas de la realidad. A veces, en esas condiciones que tu relato cuenta, se funden tiempo, espacio, materia... y arriban a la orilla de la realidad los otros mundos, los invisibles, los que sentimos y tocamos con los ojos de la intuición. Pero después de recordados, de escritos, la duda que siembra la realidad, nos asalta: acaso quise tener... Yo creo que sentiste y, por lo tanto, tuviste.
    Enhorabuena, Luis, no solo por el relato, sino por la singular y maravillosa percepción-experiencia. Un abrazo. Encantado de haberte conocido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Manuel. La delgada linea entre realidad y magia, ese es nuestro destino: alcanzar o dejarse alcanzar por ella y descubrir que existen otras realidades, otros mundos que nos aguardan; mundos que sólo aguardan que seamos capaces de llegar hasta ellos y podamos llegar a ser aquellos seres que soñamos, mejores que lo que somos ahora.
      Muchas gracias por tu comentario lleno de sabias imágenes que hacen que rebose mi imaginación.
      Sí, a mí también me agradó charlar contigo. Un abrazo y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  13. Me has transportado al mar, con esta visión onírica tuya. Siento cómo el agua me lame los tobillos.
    Suerte y un saludo, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Jesús. A orillas del mar se ve el horizonte con más claridad. A veces en la vida todo depende de la perspectiva que tengamos de nuestro entorno. Me alegra que te guste mi relato. Un saludo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!