Beso robado

No lo pude evitar. No podía dejarte ir sin haber probado el sabor de tus labios, así que te besé afrontando la furia de tu marido, los gritos horrorizados de tu madre y el estupor del resto de tu familia. Pero aún me duele que me echaran así del tanatorio.
Escrito por Manuel Menéndez Miranda

17 comentarios :

  1. ¡Ay, ay, ay...! Seguro que estuvo buscando su oportunidad en vida de la finada, pero siempre debió existir algún freno, moral o no, a su deseo.¡Vaya funeral!

    Buen relato Manuel, y un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pena no haber sabido aprovechar las oportunidades en vida! ¡Qué estúpidos somos! Deberíamos aplicarnos todos el "carpe diem".

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Martín Zurita22/1/18 15:35

    Hola, Manuel.
    Qué bonito fluye el micro y que zapatazo en la boca nos das con el final. ¡Menuda sorpresa! El hombre se desquitó al fin y selló un amor truncado, imposible, quimérico en vida. Ese beso seguro que le resarció de cuanto le fuera negado. Me gusta mucho tu texto. Ah, y te debo una: jamás había cantado en vivo y en directo. Fue una experiencia gratificante pero muy difícil de desenvolver. Gracias, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Eso si que es un beso robado, creo que hay hasta un día al año dedicado a ello. El de tu protagonista entra dentro del concepto, pues ocurre sin consentimiento previo de la otra parte; pero además, está hecho en presencia del resto de su familia, que queda estupefacta, pero era su manera de despedirse. Ha hecho bueno eso de que nunca hay que dejar las cosas a medias y mejor tarde que nunca.
    Divertido e intenso.
    Un abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
  5. Otro final sorprendente para un relato que empieza como acaba. Muy bien, Gracias por divulgarmi blog "atados al azar" un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Maria Galerna22/1/18 19:04

    Jajaja!! Lástima perderse ese momento..

    Muy divertido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho!!!!! Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Manuel, vaya historia más surrealista-triste. Surrealista la situación. Triste ese beso póstumo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo23/1/18 1:12

    Un poco atrevido ese enamorado tardío... ¿No te parece, Manuel? Claro que si no aprovecha ese momento ya no tendrá otra oportunidad de hacerlo. Muy original tu propuesta. Un fuerte abrazo, Gloria

    ResponderEliminar
  10. Solo imaginarlo ya me ha robado una sonrisa. Menuda sorpresa final. Me ha gustado mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta esta historia que cuenta el sentimiento del protagonista y exprime hasta la última palabra para dar un giro final de los que sorprende.
    ¡Bravo, hermano!

    Un abrazo.

    Pablo

    ResponderEliminar
  12. No sabemos si eran amantes en vida o no. Prefiero la idea de que no. Así ha aprovechado a la desesperada su última oportunidad para robarle un beso a su amada. Ahora o nunca.
    Me ha gustado mucho tu relato. Realmente sorprendente el giro final, y con un toque de locura, amor y rollito macabro del que me mola.

    Un abrazo Manuel. Suerte con las votaciones.

    ResponderEliminar
  13. Que buen relato, me gusta como la historia va enganchando al lector, sorprende de principio a fin, una tensión que aumenta en cada frase, abrazo cordial.

    ResponderEliminar
  14. Un amor secreto, que se destapa en el último adiós con un beso.
    Magnifico broche final, Manuel
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Un impulso que seguramente había sentido durante años pero que, en vista de la situación, decidió que no podía seguir reprimiendo. Lástima que topara con la incomprensión general. Gran propuesta en mi opinión.
    Enhorabuena y un abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar
  16. Esto ha sido mucho esperar. O una cierta tendencia a la necrofilia. Ja, ja. Qué escena tan sorprendente has rematado en el giro final, Manuel.
    Gran micro, divertidísimo. Como ya nos conocemos, así lo he entendido. Encantada de volver a coincidir y de oírte cantar. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Seguro que tu protagonista pensó que si no era en ese momento, difícilmente podría encontrar otro para robarle un beso y así probar sus labios, ahora que... ¡ya le vale! Un micro muy ocurrente, Manuel, felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!