Cruda realidad

La realidad le hace bajar en un instante a la Tierra.

La Navidad, los villancicos, los turrones y la lotería le habían hecho alzar el vuelo al pensar, por un instante, en un mundo más justo, rico y feliz.

Pero aterrizó bruscamente al comprobar el saldo de su cuenta bancaria.
Escrito por Gloria Arcos Lado

18 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita20/1/18 9:35

    Hola, Gloria.
    La cruel realidad, sí, que tantos sueños y proyectos malbarata. Un mundo feliz, y seguramente posible, sobre todo, a base de cambios de actitud de los que ostenten el poder. La vida es tornadiza y versátil: una cadena de proyectos no realizados. Soñar cuesta tan poco ¿verdad? Y qué bonito es lo que soñamos casi siempre, sustituido, por desgracia, por la estafa de la vida, que es una descomunal burla. Y aun siendo seres para la muerte, seguimos en pie, trastabillándonos, más ciegos que otra cosa. La verdad es que tenemos mérito. Y al final de los finales igual no hay nada, como sospecho. Aunque echarse una siesta eterna no me desagrada del todo. Lo que hay es lo que hay, bendito el que inventó la frasecita, se quedaría tan a gusto. Yo digo que no, que hay lo que quieren que haya los que mandan. Y lo de siempre, las sumisas ovejitas que no balan, votan a quien terminará por deslucirles la existencia. Cruel realidad: hay que cambiarla. Alzar el vuelo para aterrizar donde las buenas cosas.
    No pude departir contigo en la quedada, pero pude saludarte al menos. Otra vez será. Buen texto el tuyo que me ha invitado a reflexionar. Un beso, y feliz todo para ti siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo21/1/18 1:38

      Otro para ti, Eduardo.
      Sí, la verdad es que las microquedadas se quedan en eso, en micro encuentros. Pero es que cada vez somos más los que disfrutamos con ello y debemos repartirnos para intentar saludarnos al menos.
      Tienes razón, a veces la vida parece una gran farsa, pero es lo que tenemos y debemos desempeñar lo mejor posible el papel que nos ha tocado vivir, aunque sepamos que nos están estafando por todas partes.
      Mientras debemos disfrutar de esos pequeños instantes: fiestas, encuentros con amigos, poder disfrutar momentos pequeños e importantes los hijos y la pareja, para que esa cruda realidad no nos atormente la existencia.
      Recibe un fuerte abrazo y disfruta mientras nos dejen...

      Eliminar
  2. Y tan cruda. Tras unos días (o semanas o meses... ya no sabemos lo que duran, al menos en los superemercados, esas "fechas tan señaladas") marcados por el puñetero consumismo que nos obligan a acatar aunque no queramos, llega la realidad, que puede que si estuviésemos más "protegidos" por los encargados de dictar las leyes y las normas no lo sufriríamos tantos (o no tanto, al menos). Da para pensar, y mucho, lo que nos cuentas. Suerte, Gloria. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo21/1/18 1:44

      Gracias, Jesús. Sí, normalmente después de ese consumo desmesurado, te das cuenta de que viene luego una larga cuesta que te costará Dios y ayuda remontar.
      Pero es tan bello soñar, regalar, sentirte espléndido con los que quieres, y si además te incitan a ello desde todas partes, te sientes casi obligado y la culpa desaparece.
      Me encantó haber coincidido de nuevo con vosotros. Un fuerte abrazo, Gloria

      Eliminar
  3. A veces pienso que las cuentas corrientes y sus saldos son las mejores anclas a la realidad. Al menos para los comunes mortales.
    Lo malo es que a mí y a muchos, no nos gusta anclarnos a la realidad de este nuestro valle de lágrimas.
    Tu texto nos hace parar y pensar. Qué no es poco!
    Un beso, Gloria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo21/1/18 1:51

      Sí, yo soy de los tuyos.
      Precisamente, uno de los momentos a los que menos me gusta enfrentarme es a primeros de mes cuando debo comprobar los gastos, saldos, transferencias, etc, que necesito hacer.
      Te aseguro que sería feliz si pudiera prescindir de ello y poder perder mi tiempo en cuestiones más agradables.
      Eso significaría que estaría entre esa escasa capa de la población que tiene de más y que por lo tanto no necesita comprobarlo porque sabe que al menos en ese ámbito no va a tener problemas.
      Un fuerte abrazo, Isidro. Me encantó haber coincidido contigo aunque fuese brevemente.

      Eliminar
  4. Los sueños, sueños son y gana siempre la realidad. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo21/1/18 1:54

      Pues no debería ser así.
      ¡Con lo bello que es soñar, poder disfrutar aunque sea por unos días para hacer felices a los que te rodean!
      Bueno, está bien, tienes razón, tendremos que aterrizar ya.
      Muchas gracias por comentar, Maite.
      Un fuerte abrazo,
      Gloria

      Eliminar
  5. Nos topamos con esa cruda realidad en el día a día, Gloria, pero es muy recomendable tener espacios de deseos positivos. Sin esos deseos alcanzaríamos más rápido aún un estado de desidia y anomía nada beneficioso para nosotros mismos y los que nos rodean.

    Buen relato...Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo21/1/18 2:01

      Muchas gracias, Rafael por tus comentarios.
      Tienes razón. Esos momentos y espacios son necesarios en nuestras vidas.
      Así podremos mantener la cordura, la esperanza en una vida mejor y nos resultará más fácil evitar que la sociedad caiga en esos estados de desidia que tú muy bien describes.
      Un fuerte abrazo, Gloria

      Eliminar
  6. La Navidad, una etapa breve e intensa de celebraciones, convenciones sociales y familiares, un alto en el camino donde todo parece posible. Cuando termina, el mismo Día de Reyes, queda el regusto de que nuestra entrega no tenía fundamento, que todo fue un espejismo, la cuesta de enero muy alta y el roscón pasa factura.
    Recuerdo que una vez me dijiste que tú siempre escribes "pegada a a la realidad" (cita literal), lo cual está muy bien, pues nunca debemos perderla de vista, qué remedio. Para la ilusión, ya tenemos las letras.
    Un abrazo, Gloria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo21/1/18 2:19

      Sí, Ángel son muy bellos estos momentos que nos hacen despegar los pies de la Tierra.
      Es muy hermoso que, por un instante, lleguemos a creernos que nuestro bolsillo es infinito, y que tenemos todo el derecho a disfrutar de ellos, para poder compartir viandas y regalos con nuestras familias y los amigos más queridos.
      Lo malo es tener que despertar de ese sueño, ese instante en el que descubrimos que solo se trata de un fugaz espejismo.
      Como te dije, yo escribo muy apegada a la Tierra, sobre temas reales, soy muy poco lírica y soy incapaz de escribir sobre ciencia ficción.
      Sin embargo, me gusta mucho poder soñar con la posibilidad de que algún día podamos crear un mundo mejor.
      Aunque pueda sonar a "buenismo", considero que todo ser humano lo intenta lograr, en ese fugaz paso por nuestro planeta, que es la vida.
      Ángel, me encantó poder saludarte, aunque fuera brevemente.
      Un abrazo enorme para ti de
      Gloria

      Eliminar
  7. Bien, llegó enero y aterrizamos en nuestras cuentas bancarias. Lo peor de la dilatada Navidad es, sin duda, el consumo "por encima de nuestras posibilidades", como tantas veces nos han reprochado los políticos a los ciudadanos para culpabilizarnos de una "crisis" que no era más que puro latrocinio. Lo mejor, compartir esos días con las personas que más queremos. Deberíamos ser capaces de obsequiarlas midiendo más el cariño que la cuantía del ticket de regalo.
    Por otra parte, este enero ha tenido un gran aliciente, el de poder encontrarnos un año más, aunque siempre sepa a poco y no nos dé para hablar largo y tendido con todos. Me alegré de volver a verte, Gloria. A ver si en la próxima tememos un ratito más.
    Tus micros siempre nos hacen reflexionar sobre los problemas cotidianos, cosa que te agradezco. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo23/1/18 1:34

      Sí, aunque no te creas me gustaría alcanzar esas altas cotas de lirismo, o esa imaginación inabarcable para fundir realidad y ficción como conseguís hacer muchos de vosotros. Pero aunque lo intentara se notaría que se trataba de una mera copia, así que continúo con mi estilo cotidiano, realista y un poco pesimista.
      Carmen me encantó verte, aunque fuera brevemente. No sé si te felicité por tus continuos éxitos. Si no lo hice, date por felicitada, mejor amiga virtual. Un beso enorme de Gloria.

      Eliminar
  8. Vaya sorpresa Gloria, pero suele psar de vez en cuanto. Es trata de un relato realista a mi entender que deja claro sin paliativos la situación del confiado.

    Desde aquí quiero daros las gracias por compartir conmigo i bog "atados al azar" y mientras sigo escribiendo celebro que lo difundáis y comentéis sus contenidos.
    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo23/1/18 1:43

      Muchas gracias, José María. La verdad es que muchos somos así de confiados.
      Estimulados por la publicidad, por sentirnos un poco más seguros gracias a la paga extra, y sobre todo por el amor sin límite a los que queremos, a quienes consideramos que se lo merecen todo, gastamos más de los que debiéramos y luego tenemos que bregar con una empinadísima cuesta de enero y con el bajón a la realidad, que nos hace pensar en las Navidades como en un espejismo muy caro.
      Intentaremos difundir tu blog para que muchos más puedan disfrutar y compartir tus letras.
      Un fuerte abrazo,
      Gloria

      Eliminar
  9. Muy apropiado el relato, Gloria, al momento. La cruda realidad es más cruda en los números rojos del banco cuando aún queda que subir la cuesta de enero. Un buen relato para hacernos cargo de la situación. Un placer conocerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo7/2/18 2:59

    Gracias, Manuel. La realidad suele ser muy terca y por desgracia la señora economía deja los sueños olvidados. Muchas gracias por comentar. Un abrazo. Gloria

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!