La anciana

La vida se había detenido para ella. No podía dejar de contemplar el reloj. Era la única manera de percibir movimiento en aquella estéril habitación, cuando la cortina no era mecida por el viento.

Le había ordenado a la sirvienta arrancar el segundero, marchaba demasiado a prisa para su cabeza.
Escrito por Carlos Tejera

5 comentarios :

  1. Se lee solo, y te transporta esa sensación de reposo, de senectud. Ha sido una delicia leerte.
    Un abrazo Tejera el plata.

    ResponderEliminar
  2. Eduardo Martín Zurita30/1/18 11:34

    Hola, Tejera.
    Gran texto el tuyo. Que bien detienes las acciones concentrándola en una sola y obsesiva para la anciana, qué bien matas el dinamismo, que solo tiene el reloj: mirarlo y sentir que vuela el reloj , que corre demasiado aprisa, que el tiempo a ella se le escapa. Todas las horas hieren, la última mata, tenía inscrito en su reloj de su casa vascongada don Pío Baroja. Qué preparación de la anciana para hacia la nada absoluta. Me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Maria Galerna30/1/18 14:12

    Es buenísimo.
    Bienvenida y muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  4. Has sabido mostrarnos el silencio y lo que duele lo rápido que pasa el tiempo. Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Smokey pisó la raya1/2/18 9:12

    ¡Que bueno!, Carme. Esa frase "el si de la Tomasa", nos cuenta mucho de tu protagonista. Me ha gustado. Enhorabuena.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!