El arte de la pesca

—Requiere mucha paciencia. Preparas el cebo, lanzas la caña y a esperar. Las ondas te avisan, pero no debes precipitarte. Si tiras antes de tiempo perderás la presa. Pero si te demoras, también.

El niño, atento a las explicaciones, decidió aprender la lección. De mayor sería estafador. Como su padre.
Escrito por Fernando da Casa - Web

23 comentarios :

  1. ¡Qué gran sátira! Yo esperando que el niño acabase en el Yemen pescando Salmón y al final su destino es muy distinto.
    Muy buen relato.

    Enhorabuena.
    Saludos, Fernando.

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mala idea lo del Yemen... me gustó mucho esa película. Muchas gracias por tus palabras, Pablo, esta web no sería lo mismo sin ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Real como la vida misma! jejeje. Muy bueno tu relato, Fernando.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isidro. Hay mucho «pescaor» por ahí, es verdad. Lo malo es que muchos parecemos besugos esperando picar, no aprendemos.
      Un abrazo, bolo.

      Eliminar
  3. ¡Qué bueno, Fernando!
    Aplausos.

    ResponderEliminar
  4. Eduardo martín Zurita24/2/18 15:36

    Hola, Fernando.
    Lecciones de picaresca en tu texto. De picaresca delictiva, impartidas por el padre, el mejor maestro. De tal palo tal astilla, Me gusta mucho tu propuesta. Enhorabuena. Un abrazo grande, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Eduardo. Si este país sabe de algo, es de picaresca. Creo que hasta inventó la palabra...

      Eliminar
  5. La profesión la aprende lo mismo el carpintero que el ladrón, se me ocurre, y creo que no suena mal como refrán. Igual lo aprendí y lo he olvidado, vete a saber. Lo que a usted, señor da Casa, no se le ha olvidado es escribir. Después de disfrutar lo mío con su novela, que me ha gustado mucho y he tenido momentos memorables con su lectura, hoy disfruto también de este goloso y pícaro relato.
    Un abrazo, Fernando, y doble enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dobles gracias, Manuel. Comentarios como este animan a seguir escribiendo, qué narices. A ver si termino pronto la próxima novela.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. La enseñanza del padre no está nada mal y es aplicable a muchas facetas, el problema es que también a algunas poco recomendables.
    Bien echado ese anzuelo, Fernando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de los que pican, Ángel. Me veo más de besugo que de capitán Ahab.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Un estafador también es un buen pescador, de incautos. Muy bueno este micro, Fernando, me ha gustado mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beto. Este mundo está lleno de pescadores...
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. "Pescar" es todo un arte...jeje
    Algunos lo desarrollan a pié de calle y otros desde magníficos despachos con moqueta...

    Buen relato, Fernando.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la mayoría de los mortales nos dejamos pescar, Rafael. Algún día aprenderemos...
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. El arte de la pesca en una sabia lección de picaresca que el padre imparte a su hijo. De muy lejos viene esta tradición de latrocinio tan omnipresente en la vida actual.
    Muy bueno, Fernando. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Carmen. Este es un país de tradiciones, y la picaresca es una de ellas...
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Todo un "arte" que necesita no solo de un buen maestro, sino también de un buen discípulo, y en este caso parece que seguirá viva la tradición. Muy bueno, Fernando. Felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Matrioska. Este «lazarillo» mejorará al padre, seguro.
      Besos.

      Eliminar
  11. Algo tendrá la profesión que atrae...
    La capacidad de los estafadores profesionales para engañar hasta al que se cree más listo ha sido objeto de estudio por parte de psicólogos además de servir como trama en muchas películas.
    Muy bien contado, Fernando. Besos

    ResponderEliminar
  12. Yo caería como mosca en un panal. Ojalá no me encuentre con muchos estafadores en mi vida, conmigo lo tienen fácil.
    Besos, Olga.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno, con ese maestro...Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!