La mascota de Hugo

Después de soplar las velas, aprovechó un descuido y se comió toda la tarta de mi cuarenta cumpleaños, la ha aplastado, ensuciando toda la mesa y parte del suelo.

El año pasado fue aún peor, tras pasarse toda la tarde ladrando, Hugo mordió en el cuello a mi última pareja.
Escrito por Encarna Cuesta García - Twitter

3 comentarios :

  1. Hay mascotas muy posesivas y celosas. En eso son casi como los humanos.

    Buen relato, Encarna.

    ResponderEliminar
  2. Eduardo Martín Zurita25/2/18 11:08

    Hola, Encarna.
    Parece que se han vuelto las tornas y la mascota es el dueño o la dueña del perro. Pero, bueno, parece que va mejorando y adaptándose a las circunstancias, ahora hace trastadas y no se dedica, impelido por los celos, a morder cuellos ajenos. Un magnífico texto. Enhorabuena, un beso y feliz todo para ti siempre, aun con mascota.

    ResponderEliminar
  3. Las mascotas como a los niños, hay que enseñarles. Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!