Vida

Abro y cierro la puerta. Salgo al jardín, cojo la bicicleta, voy al colegio, conozco a María, trabajo, me caso, juego con mi hijo, se casa, vive, descanso.

Abro y cierro la ventana. Miro, sueño, añoro.

Abro y cierro los ojos. Olvido, me despido.

Abro tu memoria. Cierro mi futuro.
Escrito por Crispín - Web

14 comentarios :

  1. Y así, abriendo y cerrando, hasta llegar a la última "puerta". Para algunas terrosa, y para otras personas, con olor a humo. Es la vida.

    Buen relato, Crispín. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafael.
      En cualquier caso, cada vez que abrí os y cerramos una puerta, deja os una huella.

      Eliminar
  2. Eduardo Martín Zurita19/2/18 12:09

    Hola, Crispín.
    Es cierto lo que escribes: como la vida misma. En abrir y cerrar se nos esfuma. En ese principio dual en que se desgrana la existencia: actividad, reposo, memoria, olvido... Consigues mostrarnos el fenómeno vital humano en un abrir y cerrar de ojos. Buena propuesta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la secuencia, tal como la has escrito, el parpadeo parece aún más rápido.
      Gracias por tu comentario, Eduardo.

      Eliminar
  3. Cuando echamos la vista atrás nos damos cuenta de que hemos hecho muchas cosas, aunque nunca todas las que hubiéramos querido ni como hubiésemos pensado. Podría parecer que en una existencia dilatada hay tiempo para todo, pero en realidad todo pasa demasiado deprisa, en un abrir y cerrar de ojos, o de ventanas, cada vez en un escenario diferente, siendo el mismo y distinto. Al final solo seremos un recuerdo en alguna memoria y, un tiempo después, ni eso.
    Tú lo has contado de una forma original, con ráfagas rápidas que refuerzan la idea de lo efímeros que somos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, pero mientras seamos recuerdo, existimos.
      Gracias, Ángel, por tu acertado comentario.

      Eliminar
  4. Abrir y cerrar. En ese breve pestañeo transcurre una vida entera. Basándote en estos dos verbos antitéticos, resumes la vida del protagonista, igual a la de cualquier lector. Sobre el carácter efímero de la existencia terrenal ya nos dejó Jorge Manrique sus magníficos versos: "cómo se pasa la vida / cómo se allega la muerte / tan callando". Tú también evocas la tercera vida, la de la fama, que no es otra -en el contexto de las Coplas- que la memoria que se guarda de quien partió.
    Una reflexión planteada de forma muy original, Crispín. Besos.

    ResponderEliminar
  5. A esa tercera vía querīa llegar con mi relato, tal como lo has entendido, permitiendo una relectura hermosa y poética.
    Gracias, Carmen.

    ResponderEliminar
  6. Un juego dos palabras que encierra las sensaciones de toda una vida.
    Sublime este micro, Crispín.

    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  7. En cincuenta palabras, nos resumes cincuenta años de vida. Todo un logro literario.
    Suerte y un saludo

    ResponderEliminar
  8. La vida es eso, un continuo abrir y cerrar, y como estupendamente escribes, incluso hasta cuando cerramos definitivamente el ciclo, provocamos en algunas personas que abran los recuerdos. Un saludo y felicidades por el micro, Crispin.

    ResponderEliminar
  9. !Qué rápido ha pasado! Así es como se pasa, un instante. Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Flashes de una vida que, al final, se va difuminando, y cuando los recuerdos se olvidan pasamos a ser un destello en la historia. Muy bueno, Crispín. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. La vida tiene en estas cosas, que pasa rapidísimo, hasta que llegamos a ser solo un recuerdo de alguien.
    Muchos besos. Está genial.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!