Cautivo

Huyó para escapar de las garras del tirano. Después de un tiempo empezó a echar de menos las terribles vejaciones a las que había sido sometido. Tan acostumbrado había estado a los castigos y amenazas que anhelaba el dolor físico y la tortura intelectual. Nunca pudo ser un hombre libre.
Escrito por Antonio Ortuño Casas - Web

12 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita2/3/18 18:05

    Hola, Antonio.
    Es curiosísima la naturaleza humana puesta en relación con la fuerza insuperable de la costumbre. Tu protagonista, tan hecho a recibir el mal, el daño en todas sus manifestaciones, lo echaba de menos, iba con él como su sombra. Y, claro, encadenado así cómo iba a ser libre. Buen texto el tuyo. Enhorabuena y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo para ti también Eduardo, un placer conocerte en el último encuentro en Madrid. Gracias por tus, sublimes, comentarios. Saludos desde Kampala, Antonio

      Eliminar
  2. Maria Galerna2/3/18 23:09

    Pasa tan a menudo... Reflejas muy bien la dependencia que se crea entre maltratador y maltratado.
    Muy buen micro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan a menudo!, difícil liberarse de las dependencias. Gracias María por tu comentario. Un afectuoso saludo. Antonio

      Eliminar
  3. Débil naturaleza la humana. Nos encadena el placer y nos encadena el sufrimiento. Nacimos para ser esclavos de nuestra propias debilidades. Profundas reflexiones inspira tu micro, Antonio.
    Con la primavera le va llegar el turno a la lectura de tu libro de relatos, del que alguno he leído, pero quiero abordarlo "a saco" a ver adónde me lleva. Te mando un abrazo,Antonio, a ver si coincidimos de nuevo no muy tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel por tu comentario. A ver si disfrutas ese libro, como yo cuando escribí los relatos que contiene, y en honor a su subtitulo "pasando buenos ratos". El segundo ya va a salir y habrá noticias pronto, y a Cincuenta Palabras le enviaré un ejemplar pues va de microrrelatos. A la espera también de poder encontrarnos de nuevo. Un gran abrazo. Antonio

      Eliminar
  4. Pascual sin duarte3/3/18 17:55

    Dependencia y libertad nunca fueron compatibles: pura lógica plasmada en un buen texto literario.
    Saludos atentos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra Pascual que te haya gustado el micro. Saludos desde Kampala. Antonio

      Eliminar
  5. Es muy difícil escapar al sometimiento y a las cadenas si eso ha sido lo que siempre has vivido. Es cómo los pájaros que se pasan años encerrados y cuando les abren la puerta de la jaula no quieren salir. Buen micro, Antonio, felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Matrioska, que buena comparación has hecho. Saludos, e igualmente un beso. Antonio

      Eliminar
  6. Hasta el sufrimiento crea dependencia. Pobre ser con miedo a la libertad.
    Un gran micro para la reflexión, Antonio. Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Carmen. Libertad, que se nos escapa en el mundo de sufrimiento en el que vivimos. Saludos, Antonio

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!