Exceso de confianza

Detectamos a las hordas invasoras alienígenas con tiempo suficiente para hacer inexpugnable a la Tierra. Pero, cuando llegaron, no nos lanzaron ni una sola bomba, ni siquiera aterrizaron en nuestro planeta. La gravedad y la rotación planetaria fueron más que suficientes para nuestra aniquilación: les bastó con destruir la Luna.
Escrito por Luis Goróstegui - Twitter

23 comentarios :

  1. La confianza en uno mismo es necesaria. Pero el exceso, nos vuelve descuidados y ya ves...
    Muy buen relato. Y felicidades por esos 20 (y muchos más)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que aprender a vivir sabiendo que no podemos abarcar todas las opciones, que hay cosas que se nos escapan; pero aún así tenemos que vivir, y si para ello hay que aprender a vivir sin la luna, pues también.
      Muchas gracias. Parece que fue ayer cuando escribí el primer relato, y ya van 20; ¡cómo pasa el tiempo!

      Eliminar
  2. Eduardo Martín Zurita27/3/18 12:12

    Hola, Luis.
    Todo exceso es nefando. Hasta el exceso de virtud es un defecto. Ante un ataque invasor hay que extremar las cautela, el enemigo siempre busca el punto flojo, a veces el más evidente, previsible. O no tanto. Buen texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo martín Zurita27/3/18 12:15

    Hola, Luis.
    Todo exceso es nefando. hasta el exceso de virtud es u defecto- Ante un ataque invasor conviene ser cautos y prevenirse contra todo. El enemigo siempre busca el punto flojo, a veces el más evidente o previsible, que es el que se desatiende. Buen texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es un laberinto repleto de pasadizos y aunque queramos controlar todos siempre quedarán algunos desatendidos. No importa, todo aquello que por ellos se cuele deberemos convertirlo en nuevas oportunidades para nuestro bien. Debemos ser conscientes de que todo invasor puede ser derrotado, todo mal vencido, y aunque los invasores tengan aspecto horroroso, debemos entender que las apariencias, incluso las peores, pueden esconder ocasiones para prosperar. Y si después de todo perdemos, no nos podrán quitar la sonrisa de haberlo dado todo.
      Un abrazo, Eduardo.

      Eliminar
  4. Al paso que vamos, no hará falta que venga ningún invasor. Tu micro da mucho que pensar. Felicidades por la veintena. Un gran abrazo. Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible, pero confiemos que no sea así; aún podemos cambiar. En eso confío. Muchas gracias, Antonio. Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¿Una vida sin luna? La ciencia dirá lo que tenga que decir, y será verdad, pero cuentan las estrellas que los hombres alzaron los brazos y la madre Luna se los llevó con ella a otra dimensión. ¿Los encontrarán?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La luna siempre ha sido sinónimo de anhelo y esperanza, y, aunque los invasores nos la destruyan, siempre podremos aprender a vivir sin ella, sólo con su recuerdo; eso será suficiente, pues "recuerdar" viene del latín "recordari" y significa "volver a pasar por el corazón"; y el corazón revive y todo lo que pasa por él vuelve a la vida, aunque sea en nuestro interior, y eso nos es sufucuente para volver a tomar aire y superar todas las dificultades que nos encontremos en nuestro caminar; y si, aún así, sufrimos, incluso perdemos, lo haremos con la cabeza en alto y el corazón henchido de satisfacción por haberlo dado todo. No se nos podrá pedir más.
      La humanidad es poderosa, aunque nos parezca lo contrario, y siempre encontrará otra luna, aunque sea en otro planeta, en otra galaxia; seguro que sí.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Clara Guti27/3/18 17:50

    Pisas firme el terreno de la ciencia-ficción, tanto que das por desaparecida a la mismísima luna... Sin luna, ¿qué iba a ser de lunáticas como yo?
    Una vez más, me ha encantado leerte, Luis Jesús.
    Un abrazo y que sigas contando historias por mucho tiempo, con o sin luna ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún sin luna podemos "lunatizar" mucho, así que tranquila; de todas formas, sin luna o con ella, tenemos la imaginación que nos permite ir allá donde nadie ha ido. Muchas gracias, Clara, me alegra que te guste mi relato. Un abrazo lunático.

      Eliminar
  7. Intentamos ser infalibles, 111pero es un deseo que, siendo muy loable, viene viciado en origen y se queda en anhelo. Siempre hay un punto débil y alguien, o la fatalidad misma, dispuesta a buscar las cosquillas. Lo que no quiere decir que debamos considerarnos derrotados por ello. Sin los golpes y fracasos no aprenderíamos.
    Un relato con forma de ciencia ficción y con trasfondo de psicología humana.
    Un saludo, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se nos pasará algo por alto, la cuestión es saber entenderlo y, a pesar de ello, actuar con intensidad; todo se puede convertir en una oportunidad para majorar. Aprendamos de nuestros errores, esa es nuestra opción vencedora. Quizá así lleguemos a vencer.
      Un saludo, Ángel.

      Eliminar
  8. Me ha gustado mucho tu relato, Luis. La soberbia humana es enorme, pero no tanto como su insignificancia en el cosmos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que queramos hacerlo todo bien siempre se nos pasará algo por alto. Al fin y al cabo somos imperfectos, lo cual nos da pie para ir perfeccionándonos poco a poco. Me alegro que te guste mi relato. Un saludo.

      Eliminar
  9. No puedo imaginar a la Tierra sin su Luna. Otro punto de vista para una peli. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Tierra siempre tendrá a la Luna, no podemos vivir sin ella, literalmente; la Tierra no lo soportaría, y nosotros tampoco. Muchas gracias, Maite. Un beso.

      Eliminar
  10. Por mucha importancia que nos demos, la realidad es aplastante, pendemos de un hilo. Supongo que, físicamente, nuestro planeta como lo conocemos no sería posible sin su satélite, pero aunque sí lo fuera, yo no querría vivir en la Tierra sin poder contemplar la Luna. Me ha gustado mucho el micro, Luis, felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos nacido con la luna en lo alto y moriremos con la luna en lo alto; somos tierra y luna, somos razón y fe.
      Me alegro que te guste mi relato. Un beso.

      Eliminar
  11. Menuda sorpresa final. A eso se le llamaba -en época de Napoleón- enfoque indirecto. Un buen micro. Saludos, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo ser un excelente estratega militar, y yo sin saberlo, jajajaja. No, no es eso, claro; me inspiré en una pelicula de ciencia ficción y en algún relato, no recuerdo ahora cuál, que leí no recuerdo cuando. En ocasiones dar un rodeo es el camino más directo.
      Me alegro que te sorprendiera el final. Un saludo.

      Eliminar
  12. Creo que no les bastará con la Luna, seguirán avanzando hasta la destrucción total. ¿Has pensado que podemos estar en el final de un ciclo vital, y en el comienzo de una nueva forma de vida, o quizás de muerte?.
    Interesante tu forma de expresarlo, Luis.
    Saludos virtuales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lucha de la vida consiste en superar todo obstáculo imprevisto y confiar en un provenir próspero. Todo fin de ciclo no es el final, sólo el inicio de otro; incluso la muerte. Y si nos vencen, sólo nos queda levantarnos; una y otra vez. Después de todo, es posible que nosotros seamos esos alienígenas invasores.
      Saludos (cíclicos) virtuales.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!