Mi casa es un carnaval

Hay casas que viven reflejadas en un charco, hombres que huyen de una sombra y fantasmas que no quieren nacer. Pero nacerán, serán sombra y vivirán en una casa con goteras. Hasta que una niña llamada Venecia descubra que, flotando sobre góndolas de humo, se puede reinar sobre el mar.
Escrito por Patricia Richmond - Web

20 comentarios :

  1. La azotea de esa casa llamada Patricia es simplemente GENIAL.
    Aplausos carnavalescos para tus 50!!!

    ResponderEliminar
  2. Eduardo Martín Zurita25/3/18 19:58

    Hola, Patricia.
    Qué viva la imaginación, y la tuya, y los carnavales venecianos. Y las niñas que son reinas del mar. Es un texto maravilloso que maravilla. Mi más muy mayor enhorabuena y un beso así de grande.

    ResponderEliminar
  3. No hay realidad que la fantasía no pueda transformar. Me encanta, sin un por qué... más allá de lo fantástico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Si el carnaval de Venecia ya es en sí un lujo para los sentidos, bajo la impronta del buen gusto, tus palabras, que no sé si calificarlas de prosa poética o, directamente de divinas, son difíciles de etiquetar, alguien tendría que inventar más adjetivos.
    Lo he leído dos veces y vuelvo a ello, para disfrutar como un enano (cada uno disfruta como lo que es).
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  5. Carnaval: donde nada es lo que parece. ¡Fabuloso!
    Saludos con admiración

    ResponderEliminar
  6. Y en tu relato las palabras oscilan suaves y cantarinas, en un vaivén cautivador. ¡Esa es mi Richmond! Enhorabuena y un beso grande.

    ResponderEliminar
  7. Lenguaje poetico. Grandioso.

    ResponderEliminar
  8. Impresionante, Patricia. ¿De donde sacas tanta imaginación? Cada mes nos regalas una propuesta originalísima llena de frases cuidadas que, estoy seguro, a todo@s nos deja con la boca abierta.
    Desde el título a esos fantasmas huyendo de sus sombras, esa casa con goteras y Venecia con sus góndolas de humo me parece todo una verdadera maravilla.
    El título, no podía ser más acertado.

    ¡Bravo, maga!

    Pablo

    ResponderEliminar
  9. Estás hecha una gran poeta, Patricia. Pero qué preciosismo en tus palabras y qué bonita idea. Me quedas sin palabras, y eso que yo no callo para nada. Un título muy apropiado y una historia que te hace imaginar más allá del pequeño y gran relato. Muchos besines, guapa.

    ResponderEliminar
  10. Magia en las palabras que colaboran a recrear en nuestra mente la belleza de imágenes que llegan y se forman con el aire. Excelente.

    ResponderEliminar
  11. Leí el relato si ver quién lo escribía, y al terminar me dije "esto es magia", y fui a mirar...!sorpresa! tenía que se tuyo. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Con el ego aplastado ;) pues no lo entiendo, reconozco que tiene algo que me gusta, ¡¡mucho!!

    ResponderEliminar
  13. Muy buen y sorprendente giro para dar explicación de una ciudad mágica. Genial

    ResponderEliminar
  14. Subo por los hilos de nube que deshilacha esta alfombra de palabras y me echo a volar . Me llenas de tanta lumbre, antorcha, que no me queda oscuridad donde perderme. Si con flores me alimentas, libo hasta saciarme, aunque tanto me perjudique no poder mantener siempre los pies sobre la tierra. Sin cabeza me dejas, como un nenúfar flotando sobre la chistera de agua de tu magia, grande Patricia.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por vuestros generosos comentarios para este relatico, que me ayudan a crecer y a seguir explorando caminos, aunque a veces me despeñe. No voy a explicar nada para que cada uno se quede con lo que le haya sugerido.
    ¡Buenas vacaciones!

    ResponderEliminar
  16. Cuando tu casa engalanas de carnaval, la lectura se convierte en una fiesta para los sentidos, y la imaginación no sale de su asombro.
    Es una preciosidad el cuento que nos has dejado, Patricia, con la fantasía luciendo entre las sombras inquilinas de un nuevo reino sobre el mar. Es un manjar de palabras que llena la mente de sabor y te deja con una agradable sensación de plenitud.
    De nuevo, una maravilla.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Bonita Venecia, una Venecia imaginable la tuya. Saludos, Antonio

    ResponderEliminar
  18. Quizá en el titulo esté la clave para dar sentido a todo lo que cuentas. Supongo que son infinitas las interpretaciones posibles, y yo, que he acabado por rendirme no al análisis del texto, sino a la contemplación de tanta belleza, no renuncio a encontrar una que me valga.
    Enhorabuena, Patricia, escritora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Enrique Angulo29/3/18 20:34

    Desde luego que esa casa tuya está llena de fantasía y que quien entre en ella puede interpretar como le parezca bien, o como le sugiera su imaginación, lo que allí vea.
    Particularmente, yo veo muchos mundos surrealistas, que quizá se asemejen a algunos de los de Dalí o de Magritte, donde hay que arrumbar el raciocinio y dejarse llevar por la pura fabulación, como hacíamos cuando éramos niños.
    Para este pequeño microcuento has elegido una de las ciudades más surrealistas e hipnóticas del mundo: Venecia. Y la has convertido en una niña, ¿y qué otro personaje mejor que una niña para representarla?
    Así que, dando rienda suelta a nuestra imaginación y perdiéndonos a propósito por el laberinto de los canales de la ciudad de las lagunas, podemos ver pasar esas góndolas de humo e imaginarnos que, montados en ellas, van los más variopintos personajes de la Historia y de la ficción, como los grandes pintores venecianos, o algunos de esos literatos enamorados de ella como Byron, Proust o Henry James, sin olvidar a John Ruskin, autor del libro Las piedras de Venecia, y un enamorado absoluto de tan singular ciudad.
    Y yendo ya por ese país de fantasías en el que nos has introducido con ese juego de espejos en el que todo es una cosa y muchas más, tras leer y releer tu microcuento, al volver al título, cómo no imaginarse uno enmascarado y elegantemente vestido disfrutando de los peculiarísimos carnavales de Venecia.
    Un goce la lectura, en el que casas, hombres y fantasmas no son lo que parecen, en el que uno se pierde en los reverberos de las aguas de los canales y ya no sabe si está despierto o soñando.
    Enhorabuena, Patricia, por este mágico disfrute. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!