Todo un caballero

Se lanza al rescate de su amada galopando en su flamante corcel. En el preciso momento del ataque, una voz lo paraliza. Derrotado, envaina su espada de madera y desmonta del palo de fregona, prometiéndole a Sarita que mañana la salvará antes de que su madre lo llame para cenar.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter

60 comentarios :

  1. Un relato adorable Pablo.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adorables sois tú y tu comentario.

      Besote fuerte.

      Pablo

      Eliminar
  2. ¡Qué delicia de micro, Pablo! Describes la escena de una manera tan excelente, que hasta se siente ese ánimo del pequeño caballero por cautivar a su damita. A ver si para la próxima oportunidad de demostrar su coraje, no se le echa encima la hora de la cena. :) Precioso, tierno y muy visual, de los que te dejan marcada una sonrisa. Enhorabuena, maestro. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me alegra que te guste, Matri!
      El mayor premio para mi es esa sonrisa en la boca que te ha dejado. En tiempos en los que la realidad nos golpea con noticias espeluznantes, creo que es bueno echar mano de historias entrañables (esta está basada en hechos reales), para darnos cuenta de que también la vida tiene su lado bueno (a pesar de que aquella damita nunca quiso que la rescatara yo, pero eso es otra historia).
      En fin, que estoy muy contento de haber conseguido lo que pretendía.

      Besote fuerte, fuerte.

      Pablo

      Eliminar
  3. Eduardo Martín Zurita16/3/18 11:48

    Hola, Pablo.
    Un texto que endulza el paladar. La tierna infancia haciendo de las suyas, de las buenas. Este "Lanzarotillo", armado y cargado de las mejores intenciones para con su Sarita es derrotado por los imponderables: esa inflexible orden materna; pero el derrotado caballerete no depone armas del todo, pues la esperanza manda y mañana se propone salvar de una vez por todas a su amada. Este niño va a ser un hombre estupendo, tanto como lo eres tú, que le has dado vida, Pablo entrañable, cara de buena persona. Un texto redondo. Mi más muy mayor enhorabuena y un abrazo acorde con tu expresión facial, trasunto de tu alma, un abrazo muy entrañable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llega lo de endulzar el paladar, Eduardo. Creo que eso prendía, que disfrutárais y os viérais reflejados en esos años de la infancia que con mucha imaginación y no demasiado material, éramos los reyes y reinas del universo.
      El mundo ya nos golpea con demasiadas malas noticias, así que de vez en cuando, creo que está bien arrancar una sonrisa y endulzar el paladar, como tú has dicho.

      Me abrumas con las cosas que me dices. <tú sí que eres buena persona, amigo Eduardo. Siempre atento para dejarnos tus certeros comentarios.
      Un fuerte abrazo, migo mío.

      Pablo

      Eliminar
  4. Un micro que derrocha sensibilidad y ternura. Toda una delicia para el lector.
    Felicidades.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ameli, para mí sí que es una delicia que te pases por aquí a decirme esas cosas.

      Besote fuerte.
      Pablo

      Eliminar
  5. Qué bonito, Pablo. Un relato lleno de sensibilidad, que nos hace volver por un instante a la infancia. Porque, ¿quién no se recuerda jugando a caballeros y princesas?. Yo si, inventábamos nuestros cuentos y jugábamos con cualquier cosa que tuviéramos a mano. Un beso muy fuerte, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que jugábamos, entre otras cosas, a caballeros y princesas. Para mí el escribirlo fue rescatar un trozo de mi infancia, cuando pasaba los veranos en el pueblo con mi abuela, que aunque en el relato he puesto a la madre en mi caso era mi abuela la me llamaba para cenar. Si también he hecho que aflore tu infancia, ¿qué bien!

      Estoy en una nube con las cosas que me estáis diciendo. Hay que ver la de premios que me da escribir wen cincuenta: uno por cada uno de vuestros comentarios.
      Sois muy generos@s porque además, dais sin esperar nada a cambio, porque para colmo este mes estoy comentando muy poco, y no porque no me gusten los relatos, sino porque hay meses que uno no da más de sí.
      En fin, Carmen, que me han alegrado mucho tus palabras y me reconforta saber que os habéis sentido bien al leer mi micro.

      Besote.

      Pablo

      Eliminar
  6. ¡Qué inocente y fantástico relato, Pablo!. Todo un homenaje a la imaginación infantil que no tiene limites.
    Mil felicitaciones.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mil gracias, Mª Jesús. Realmente la imaginación infantil no tiene límites y siempre es bueno que siempre sigamos siendo un poco niños.

      Besos.

      Pablo

      Eliminar
  7. Carmelo Carrascal16/3/18 16:58

    La ficción es para cabalgar sobre ella. Y el corcel para alcanzar y transportar a la princesa, para llegar a tiempo de rescatarla, en este caso Sarita. Todo un caballero, ya lo dice el (certero) título.
    Enhorabuena, Pablo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Carmelo, la ficción es para cabalgar y llegar al destino que te propongas, huyendo de la anodina realidad. Son trocitos de nuestros adentros que están ahí a la espera para salir al galope.
      Le doy mucha importancia a los títulos, así que si el mío te parece certero, pues es algo que valoro mucho.

      Un abrazo.

      Pablo

      Eliminar
  8. Clara Guti16/3/18 17:05

    Te cambio tus cincuenta palabras por una: DELICIOSO, Pablo.
    Un saludo y gracias por devolverme durante unos minutos al tiempo de infancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clara, a cambio de esa palabra te cambio mis cincuenta todas las veces que quieras. Dices que te he devuelto unos minutos tu infancia, y eso es el mayor piropo que me puedes decir.

      Besote fuerte.
      Gracias por pasarte por aquí.

      Pablo

      Eliminar
  9. Este relato es un bálsamo anticongelante. ¿Quién puede leerlo y no derretirse?
    Pablo, muchas gracias por recordarnos que, antes de cenar, no hay empresa imposible.
    A sus pies, caballero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Patricia, el bálsamo es tenerte por aquí cada mes. ¿Tú sabes que mucha culpa de que yo escriba aquí es tuya? No sabes lo placentero que es ver tu foto de perfil debajo de mis relatos, acompañada de tus comentarios, tan personales y únicos, que tan solo por leerlos merece la pena ser cincuentista.
      Yo sí que me derrito con lo que me dices. Gracias por recordarme lo mágico que es escribir.

      Un besote dde los muy fuertes.

      Pablo

      Eliminar
  10. La sencillez y la inocencia de tu relato son un soplo de aire fresco ante tanta noticia escabrosa. Qué felices éramos con poquita cosa; es ahora, al echar la vista atrás, cuando nos damos cuenta; entonces, "solo" vivíamos en plenitud e imaginación, casi nada.
    En las primeras líneas pensaba que podrías referirte a Don Quijote, pero poco a poco se desgrana un episodio entrañable de la infancia que nos reconcilia con la vida.
    Un relato certero que no precisa de más alharacas para llegar y encantar al lector.
    Te mando un abrazo grande, como tú, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Ángel. antes la imaginación nos llevaba a creernos por un instante en que éramos los héroes que leíamos en esos tebeos de joyas literarias. A mí me encantaba “Ivanhoe”, y como ese caballero quería ser yo.
      Me alegra mucho que apuntes que al principio te creyeras que el relato iba del Quijote, porque mi intención era esa, la de meteros en la cabeza del niño y qué pensarais que el micro iba de una aventura caballeresca, para luego, agarrado a la llamada de la madre, desvelar la realidad.

      Me estáis dando muchas alegrías con los comentarios. Mil gracias.

      Un abrazo, mi querido amigo.

      Pablo

      Eliminar
  11. Qué hermoso episodio de la infancia, Pablo. En la imaginación de tu protagonista no hay límites. Sueña ser un caballero que desea rescatar a su amada. Con muy pocos medios se desata esta ilusión infantil. Un palo bien puede ser un corcel. Solo la llamada materna lo devuelve a la realidad.
    Un micro muy fresco, que nos evoca la sencilla felicidad de cuando éramos niños. Que vivan siempre en nuestro interior y no renunciemos a su capacidad de soñar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Carmen, que nunca dejemos de ser niños.
      Precioso comentario que me dejas, con la referencia a la inmensa posibilidad que tiene la imaginación de un niño, a la que cada vez le vamos recortando terreno, encauzando a los niños demasiado hacia el camino que realmente queremos nosotros queremos que recorran.

      Un beso muy fuerte, y disfruta de las fallas.

      Pablo

      Eliminar
  12. Qué sencillo y qué hermoso, la felicidad de la infancia, la imaginación sin límites. L@s niñ@s de mi generación teníamos un palo y veíamos un caballo, una caja grande era un castillo... ¿Qué juego virtual puede superar eso?
    Me ha encantado. Un beso, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo que dices, paisana: sencillo y hermoso, ¿qué más quiero?
      La de posibilidades que dana una caja de cartón, un palo y, sobre todo, jugar al aire libre en la calle, ¿verdad? Fuimos afortunados al vivir aquella infancia.

      Un besote fuerte.

      Pablo

      Eliminar
  13. Esta historia de aventuras después de la merienda no viene sola, trae atardeceres de juegos, emocionantes andanzas compartidas donde la calle podía contener cualquier escenario: el mar, el bosque o el espacio.
    Este relato destila ternura, pero también un tiempo pasado del que muchos de nosotros venimos.
    El niño que fui me dice que te diga que le ha encantado. Éste adulto te agradece el regalo.
    Un relato fantástico, Pablo. Enhorabuena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien has pintado el escenario del micro, Antonio. Me asombra cada vez más tu forma de enriquecer los micros.
      Precisamente esta historia está dedicada a los niños y niñas que fuimos y a los adultos que somos.
      El regalo es tenerte por aquí siempre muy cerca.

      Un abrazo lleno de meriendas con pan y chocolate.

      Pablo

      Eliminar
  14. Enrique Angulo18/3/18 0:24

    En una primera lectura, el microcuento, además de a la infancia, me ha remitido a los libros de caballerías, que tanto mal, o bien, le hicieron a un tal Alonso Quijano.
    En definitiva, creo que en la infancia todos tenemos que ver bastante con ese universal personaje, pues nuestras cabezas están llenas de fantasías que alimentamos con cuanto se pone al alcance de nuestra vista para luego darle forma en el laboratorio de nuestra imaginación.
    Aunque no sé cómo será ahora ese proceso con tantos estímulos, en mi infancia eran principalmente los tebeos, los cuentos, el cine y las mil aventuras que vivíamos en las calles y en los sitios más recónditos de la ciudad donde vivíamos las que nos servían para crear un mundo propio.
    ¡Y qué fuerza tiene todo eso cuando penetra a torrentes en nuestro magín! El pequeño personaje de tu microcuento ya ha descubierto a ese duendecillo juguetón que hace cosquillas en las entrañas, que crea desazones desconocidas, que parece tener más fuerza que el más devastador de los tsunamis.
    Y esa voz, ¡cómo la recuerdo! La voz de nuestras madres para decirnos que era hora de volver a casa, que la cena esperaba, que había que acostarse. ¡Cómo era posible tal injusticia! ¡Cómo abandonar a nuestra adorada, a esa niña con la que quizá habíamos logrado jugar al escondite, o a policías y ladrones. Esa Sarita que ya nos había arrebatado el corazón cuando aún sólo éramos un loco bajito con postillas en las piernas untadas de mercromina.
    “Infancia! ¡Campo verde, campanario, palmera...”, escribió Juan Ramón Jiménez. Y más adelante, en el mismo poema: “...Antes de la amargura sin nombre del fracaso”.
    Pues algún día somos expulsados de ese edén y tenemos que enfrentarnos a las duras realidades de la vida.
    Gracias, Pablo, por haber propiciado con tu historia este viaje imaginativo a un ayer que, paradójicamente, suele estar más vivo contra más años tenemos, pues recuerdos muchos más recientes se olvidan y esas constelaciones de la infancia permanecen brillantes en el cielo de la memoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí las gracias te las tengo que dar yo a ti por tu lectura y esa pormenizada disección de un micro de cincuenta palabras.
      Lo que más me alegra de este microcueto es que parece que nos está devolviendo un trocito de infancia.

      Un abrazo y mil gracias por tus, siempre, maravillosas palabras.

      Pablo

      Eliminar
  15. Qué lindo!!! Un micro para guardar en el corazón. Aplausos cálidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gladis, yo me voy a guardar tu comentario en el corazón.
      Mil gracias.
      Un besazo.

      Pablo

      Eliminar
  16. Paloma Hidalgo Díez19/3/18 17:35

    Está ahí, tu historia está en ese rincón en que la niña que fui guarda recreos y tardes de juegos. Ella y yo te agradecemos que lo hayas escrito, y que lo hayas hecho tan bien. Un abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, el que mi micro haya llegado a tu corazón, a haber esa niña que llevas dentro, para mí es el mayor premio.
      Este tipo de comentario es el que hace que el escribir merezca tanto la pena.

      Un beso muy fuerte.

      Pablo

      Eliminar
  17. Yo era un pistolero del Oeste americano. Desenfundaba tan rápido como el rayo, tanto que a Sarita solo le daba tiempo de pestañear mirándome con aquellos ojos que solo existían en mi imaginación, antes de que bajase del caballo impelido por la voz de mi madre que me anunciaba sopa (odiosa sopa que me sacaba de mis juegos) para cenar.
    ¡Qué tierno, qué hermoso, qué evocador! Pablo, eres intérprete de sensibilidad y tacto, desempolvas, como nadie, ese rincón de nuestro ser que permanece dormido e intacto en su inocencia, y espera la mano del genio (tú)- como diría Bécquer- que sabe... despertarlo.
    Me has hecho niño de nuevo, qué gran momento. Gracias y un abrazo robusto de corazón en flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué momento más agradable el de encontrarme cada mes con tu más que generoso comentario. Muchas y muy bonitas cosas me dices, y realmente me reconfortan bastante, aunque exageres como buen andaluz, pero a mí no me importa 😝.

      El hacer que viváis por un momento vuestra infancia, pequeño John Wayne, es lo que más me gusta.

      Un placer tenerte siempre por aquí.

      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  18. Me siento rejuvenecer. Corro a mirarme al espejo... Pero si soy un mozalbete... Gracias por este momento, Pablo.
    Abrazo adolescente!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recogido ese abrazo, MARCO.
      Me ha gustado lo de me siento rejuvenecer; es el título de una divertidísima película de Howard Hawks en la que Cary Grant (yo), Ginger Rogers y una secundaria de lujo todavía por aquel tiempo, Marilyn Monroe, interpretaban una excelente comedia en la que Cary (yo) rejuvenecía al tomar una de sus pócimas.

      Un abrazo y gracias por pasarte por aquí.

      Pablo

      Eliminar
    2. Pues si sale Cary Grant (TÚ) en la peli, ya mismo corro a buscarla y a verla.
      Abrazo de vuelta de un aprendiz de caballero.

      Eliminar
  19. Irreverente inadaptado21/3/18 13:35

    Magnífico relato Pablo.
    El caballero acepta que todo está perdido ante la inminencia del mas terrible de los ataques, el de la zapatilla de su madre y el rugir de su propio estómago reclamando la cena, la rendición era inevitable.

    Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que ante la voz de mando de una madre todo está perdido y lo más inteligente es la rendición sin discusión.
      Gracias por pasar por aquí y tus sí que eres “Todo un caballero”.

      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  20. Leny Muñoz21/3/18 17:29

    Ternura en estado puro. Me lo llevo puesto en el corazón para dar la bienvenida a la primavera.
    Saludos para el encantador autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya, Leny! Qué hermosas palabras. Me has alegrado el día y llenado de primavera el corazón.

      Saludos llenos de flores.

      Pablo

      Eliminar
  21. La imaginación es nuestra mejor aliada en todas las situaciones, aunque la realidad pretenda imponerse jejeje. Bonito micro, maestro. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imaginación es nuestra aliada en los momentos en los que queremos dar un poco de salsa a la anodina realidad.
      Me alegra de que te guste, Carmen. Esa sonrisa tuya da un plus a esta entrada. Nunca la pierdas.

      Un besote.

      Eliminar
  22. Santos Gil22/3/18 11:33

    Un texto amable cuya lectura deja una nostálgica pero agradable sensación. Lujo de micro.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lujo de micro? ¡Guau! Lo tuyo sí que es un lujo de comentario que me hace esbozar una sonrisa de oreja a oreja. Hasta me he puesto a cabalgar con mi palo de fregona por el salón de casa.

      Saludos y muchas gracias.

      Pablo

      Eliminar
  23. Gracias bro, nos has transportado a la niñez, cuando los colores eran más nítidos y las emociones más reales. Maravilloso túnel del tiempo en 50 palabras, eres muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que eres grande. Seguro que al viajar en ese túnel del tiempo has visto a un niño vestido de pirata cantando baladas a la luna. Y sé que ese niño aún sigue presente en la actualidad. Me lo ha contado Lord Byron, que nunca miente.

      Que te hayas pasado por aquí es un auténtico regalo de los buenos.

      Un abrazo, bro.

      Tu bro.

      Eliminar
  24. !Qué tierno, y qué original! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te parezca tierno y, sobre todo, original, que es lo que siempre intento buscar pero pocas veces me sale.
      Gracias y un besazo, Maite.

      Pablo

      Eliminar
  25. A este valeroso y noble caballero parece que solo habría lograrlo detenerlo esa orden proveniente del más alto estamento. De otro modo jamás habría abortado la misión. Me enternece bastante este relato, y creo que uno de los motivos es la limpieza de sentimientos que se intuye en el protagonista; el otro, ese aire de derrota que transmite ante el obligado cambio de planes. Y el caso es que mucho me temo que la madre (o el padre) de Sarita estaría también a punto de poner la mesa.
    Enhorabuena, Paul, por esta historia tan grata que nos ha devuelto a la infancia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, al alto estamento ya sabes que no se le podía toser, y, como bien dices, el de Sarita ya estaría a punto de darle el toque de queda.
      Que te enternezca el relato y te devuelva a la infancia es el premio más grande para ese caballero que se ha quedado con la misión a medias.
      Un abrazo.

      Pablo

      Eliminar
  26. Enrique Caño26/3/18 13:42

    Mágico micro por la ternura que inspira. Aquel pequeño pero gran caballero que después de ver el cielo despejado y sentirse dueño de su destino, regresa a la realidad con ese "a cenar", posponiendo su hazaña para responsabilizarse en sus tareas. Me ha encantado, Pablo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Enrique.
      Me alegra que te parezca mágico por esa ternura que dices que inspira.
      Escribiendo este microrrelato de una de las personas que me acordé fue de ti, porque el protagonista es un niño y en escribir sobre sentimientos de niños tú eres un MAESTRO con mayúscula y en todas las acepciones. Me enorgullece que te haya encantado, amigo mío.

      Un fuerte abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  27. WONDERFUL, Cary!!

    Lovely,
    Katharine Hepburn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clara Guti28/3/18 11:40

      Espero no haberte molestado con mi nuevo comentario; era solamente un guiño amable porque el micro me encanta y quería decírtelo otra vez. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Estaba preparando mi comentario y me ha encantado. Y te lo voy a poner, que me he puesto a hacer otras cosas pero ya lo tenía escrito especialmente para ti.
      Este tipo de comentarios es de los que más me gusta.
      Este de ahora es para ti, Clara, no dudes en comentar así porque es lo que más me gusta de esta página, el guiño y el juego.

      El que te voy a poner ahora es para Katherine.
      Un beso.

      Eliminar
    3. my dear Katherine, that you appear here to tell me Wonderful!, is the best gift I could have.
      Passionate kisses, Kate. Give my regards to Spencer.

      Cary.

      Eliminar
    4. You are the champion for me, Cary... with permission from Spencer ;)

      Lovely,
      Katherine

      Eliminar
    5. Anónimo2/4/18 10:50

      Sorry.

      K.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!