Volver a Buenos Aires

No podía dormir. El calor de Buenos Aires, los recuerdos y la soledad lo agobiaban.

Salió al balcón, prendió un cigarrillo y buscó su celular en el bolsillo. Escribió casi sin pensar: Estoy en la ciudad. Quiero verte. Respiró profundo y lloró.

Luego de tantos años, aún lo seguía extrañando.
Escrito por Fausto

4 comentarios :

  1. Eduardo martín Zurita21/3/18 11:48

    Hola, Fautsto.
    Como en el tango: Mi buenos Aires querido ciuando yo te vuelva a ver. La nostalgia es un mecanismo muy eficiente y poderoso. Echar de menos algo o a alguien. Pero como dice el poeta si volvieran ya no serían los mismos. Es lo que ocurre con encuentros mediado mucho tiempo, que igual no conoces ya a la persona. Buen texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay sentimientos por los que no pasa el tiempo...
    Saludos atemporales

    ResponderEliminar
  3. Más que un aire, un vendaval nostálgico envuelve este texto, argentino en el fondo y en la forma (pero qué bien quedan esas palabras: "prender", "celular", "extrañar"... Si no eres de allá, lo has bordado).
    Me gusta cómo has captado el espíritu de la nostalgia, Fausto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2/4/18 4:08

    Buenos Aires envuelve con su nostalgia a todos los que hemos pasado por ahí.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!