Distensión

Un atardecer más, y es el último. El agua derramada y las arreboladas mejillas de Jimena auguran la llegada de nuestro primogénito. Por suerte, junto a los pañales he traído mi viejo revólver (recién cargado con granos del mejor café). Su función, esta noche, será fundamental: debe matar el sueño.
Escrito por Loli Regs

4 comentarios :

  1. Hola, Loli. Bienvenida a Cincuenta palabras. Creo que tu texto es una magnífica y muy sugerente carta de presentación. Ya desde el título nos introduces en un ambiente intrigante y un tanto "enrarecido", al menos en una primera lectura. Cosa muy buena, me parece. Enhorabuena. Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida a Cincuenta Palabras, Loli. Sé lo bien que escribes, por otros ámbitos, y los buenos microrrelatos, como este, que nos vas a regalar (o eso espero) cada nuevo mes. Tu propuesta actual es muy original y aporta aire renovado al blog. Mucha suerte y felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida, Loli. Me ha encantado el relato, has sabido jugar con las palabras, lo digo por "revolver", lees y piensas lo peor, pero automáticamente lo enlazas con el café, y arrancas una sonrisa al lector. Muy bueno. El futuro papá no se dormirá, está preparado. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida, Loli. ¡Y tanto que van a necesitar café! Una historia cotidiana contada con mucha elegancia. Enhorabuena por el estreno.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!