La niña

Ese fulgor cautivo de la niñez vivida que enciende aún sus mejillas arrugadas. Esas astillas de infancia mecidas en olas de recuerdos, que todavía mojan sus ojos. La anciana sigue ganando el pulso a la muerte, de la mano de la pequeña que vive bajo su piel fina y gastada.
Escrito por Paloma Hidalgo Díez

23 comentarios :

  1. Me ha parecido muy tierno y muy acertadas ese juego de comparaciones, muy bello. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Paloma Hidalgo5/4/18 14:40

    Muchas gracias, Maite! Me alegro de que hayas compartido conmigo el poso tras la lectura del micro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Martín Zurita5/4/18 21:22

    Hola, Paloma. maestra, amiga.
    Todos somos de la patria de la infancia, luego un niño nos habita entre el olear de los recuerdos. La muerte debe tenerlo más complicado así, supongo: cuando alguien se sirve de una vida vivida para servir a una vida por vivir. Muy buenas metáforas dentro de un texto sinfónico y "prosopoético". Prosemas o menos, que diría el gran Ángel González. Mi más muy mayor enhorabuena y un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo8/4/18 15:27

      Siempre amable, siempre acertado, siempre Eduardo
      Dibujas sonrisas con palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Precioso canto a la niñez y a las ganas de vivir con la sabiduría que regalan los años. Un abrazo, Paloma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo8/4/18 15:29

      Gracias por comentar Salvador, y por esas palabras tan bonitas.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Es precioso tu micro. Suave y emotivo.
    Un placer leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo8/4/18 15:35

      Muchas gracias, lunanegra. Un placer leerte a ti también.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Mantener vivo dentro de nosotros al niño o niña que fuimos es una garantía de ilusión vital, de ganas de paladear la vida paso a paso sin perder las ganas de seguir. Un mensaje que es todo un modelo y que cuentas con gran belleza.
    Un abrazo, Paloma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo8/4/18 15:34

      Ángel, ver de cerca a mis mayores en esa tesitura ha sido mi mayor fuente de inspiración. Confesado el origen del micro, te mando un abrazo fuerte por tu generoso comentario.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Bellísima idea la de esta matrioska anciana que ha sabido encontrar su motivo de vida en su propio interior. Saludos, Paloma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo9/4/18 22:53

      Gracias, Manuel, por entrar en el juego que proponían mis palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Esa niña que fue la acompañó a lo largo de su vida y ahora,al final,le sirve de ayuda y de consuelo.Precioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo9/4/18 22:56

      Sí, Joaquín, esos niños que nunca debemos dejar de ser, son el mejor salvavidas!
      Saludos.

      Eliminar
  10. Me uno a los parabienes precedentes. Cuántas veces los "recuerdos", aliviándonos, alcanzan a "reforzar" la vida que la edad pretende arrebatarnos. Buen relato. Suerte, Paloma. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo9/4/18 22:59

      Gracias, Jesús. La edad, ese verdugo insobornable también se rinde ante la muerte, menos mal que nos quedan los recuerdos de lo vivido para seguir siendo nulos por dentro.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Fabulosa la imagen que has empleado para describir el paso de los años y el daño causado: "Esas astillas de infancia, mecidas por olas de recuerdos". Dura y poética al tiempo.
    Un abrazo, Paloma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo9/4/18 23:02

      María Jesús, me alegro de saber que te gusta la imagen, eres una persona sensible al valor de las palabras, y tu opinión es por ello aún más agradecida.
      Un beso.

      Eliminar
  12. ¡Qué bien escribes, Paloma! Me encanta esa anciana que no ha dejado escapar la niña que lleva dentro. Lo has contado de maravilla, con esas frases que son una delicia, como el relato.
    ¡Enhorabuena!

    Besos.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo Díez11/4/18 17:17

      Caramba, Pablo, que se me suben los colores!
      Muchas gracias por ser tan amable.
      Un beso. O dos, mejor, que a la francesa, sean tres.

      Eliminar
  13. Paloma, un bellísimo relato. Nunca dejamos de ser niños.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo15/4/18 16:46

      Eso es, Javier, nunca, lo que pasa es que a veces, no nos damos cuenta de sigue ahí, esperando el momento de volver a enseñar sus pecas!.
      Otro para ti.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!