Esto solo podía acabar mal

Estuve conduciendo hasta perder la carretera. Las lágrimas resbalaban incontroladamente. ¿Cómo había llegado todo a complicarse tanto? ¿Alguna vez tuve el control? Ahora, todo lo que fui se despedía de mí por el espejo retrovisor:

—Te lo dije, Donald —me susurré—. Esto solo podía acabar mal.

Apreté el gatillo. ¡Bang!
Escrito por Raquel Tevas Cisneros

12 comentarios :

  1. El relato ya es de por sí inquietante. Però que ademas se llame Donald es para preocuparse de verdad. Que su gatillo nos sea leve! Excelente, Raquel Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja has pillado el detalle del nombre. Ay Pepe si es que tú eres el más sarcástico del mundo grupo. Cómo no.
      En mi imaginación es su doble del espejo retrovisor el que le dispara,su otro yo... es una metáfora sobre cuando hay un punto de inflexión en tú vida que te transforma en otra persona, y la persona que antes eras se despide de ti para siempre, una escena un poco delirante... pero así es como yo lo veo. De locos.

      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  2. Me encanta como escribes, Raquel, porque tus historias me parecen muy cinematográficas y consigues que vea lo que cuentas en una gran pantalla.
    Me encanta la frase: “Todo lo que perdí se despedía por el espejo retrovisor”.
    Un estupendo relato.
    Besos.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pablo. Tú sí que escribes bonito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una huida hacia adelante y sin vuelta atrás, al menos, es lo que piensa y siente el protagonista, algo debe de haber hecho para creer que tras una acción suya todo se ha descontrolado y no tiene otra solución que quitarse la vida. Esta sería una posible interpretación, otra, la sugerida por el nombre del personaje, más inquietante aún, la que igualaría el hecho de apretar el gatillo al de presionar el famoso botón nuclear, no solo tendría consecuencias para él. Solo de pensarlo se ponen los pelos de punta y hacen que el título produzca un escalofrío.
    Un relato de lo más interesante, sobre las acciones y las consecuencias, con más de una lectura.
    Un abrazo, Raquel

    ResponderEliminar
  4. También a mí me intriga el nombre del occiso, ¿Será el presidente de Norte América? O ¿Un simple ciudadano común y corriente? Cómo sea, es un final trágico ¿O justo? Me ha encantado, es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es solo una pequeña referencia... Muchas gracias Selene
      Un saludo

      Eliminar
  5. Mirar por el retrovisor con el lamento de lo hecho puede llevarnos a no fijarnos bien en lo que viene de frente. Puede chocarse con nosotros e incluso, rompernos el retrovisor.
    Buen relato Raquel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay que mirar al futuro pero hay "cagadas" tan antologícas que necesitan un pequeño momento de reflexión jejeje Y ese es el caso de mi prota No hay marcha atrás, ni salida hacia delante... solo un callejón sin salida

      Un abrazo Antonio

      Eliminar
  6. Impactante, ese bang te deja sin más qué decir. Lo tenía muy claro. Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!