La desaparición de los dinosaurios

Aprendí mis primeras letras en la vieja tablet de mi madre. Adquirí una multitud de conocimientos en la pizarra electrónica de mi colegio. Desarrollé unas adecuadas habilidades sociales virtuales a través de mi teléfono móvil. Leí a los clásicos en ebooks. Encuentro... todo... en mi ordenador...

¿Hubo, alguna vez, libros?
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

7 comentarios :

  1. A tu retórica pregunta, suponiendo que viniese de algún joven y formulada en un futuro (pues hoy todavía los libros están ahí como el dinosaurio),a ese joven le diría que "Claro que un día hubo libros, pues los que diseñaron tu tablet, tu pizarra electrónica, tu móvil... eso lo aprendieron en los libros y sirvió para que hoy, querido jovenzuelo, puedas ver el mundo a través de otra forma que no es el papel impreso y si eres honesto, deberías dar las gracias a los libros aunque no los conozcas".
    Bueno ya que nos ponemos tiernos, podríamos dar las gracias desde los sumerios y su escritura cuneiforme hasta el inventor del último iPad.
    Me ha encantado tu relato, pues en 50 palabras has marcado una reflexión que nos podría llevar hasta 50.000 palabras, por lo menos!
    Un fuerte abrazo, Salva.

    ResponderEliminar
  2. Salvador, respondiendo a tu pregunta final, sin los libros nada hubiese sido posible, sin las palabras nada de nada.
    La tecnologia no podrá eliminarlos.
    Me ha gustado.
    Un abrazo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Vivimos en la era digital, no hay duda, y cada vez somos más dependientes de las nuevas tecnologías. Algunas, bien usadas, son beneficiosas, aunque también hay otras que enganchan y son capaces de hacer desaparecer algo tan bello como un libro. Yo quiero pensar que nunca morirán los libros pues observo que, aunque se lee mucho en libros digitales, ya sea por comodidad o facilidad de comprar vía internet, sigo viendo las librerías con vida y se siguen comprando libros de papel. Yo tengo libro electrónico, muy cómodo para viajar, pero nunca podrá sustituir al papel: el tacto, el olor, el acariciar las paginas... eso es Magia y la magia, espero, nunca muere.
    Me ha encantado tu micro, que hace reflexionar sobre el presente y el futuro.
    Un abrazo, Salvador.

    ResponderEliminar
  4. El problema del ser humano es que olvida demasiado pronto. La realidad se impone y solapa la herencia anterior, como si nunca hubiera existido, como si todo surgiera de la nada. Al libro y a su industria hay que agradecerles el avance de la Humanidad, con progreso del espíritu incluido. nada menos. Por lo demás, lleva "muriendo" mucho tiempo, pero ahí está. Que nos llamen dinosaurios si quieren, pero algo tendrá ese objeto que tan simple parece para concitar tantas pasiones y que no queramos soltarlo.
    Un relato de lo más interesante, que hace pensar y tomar partido.
    Un abrazo, Salvador

    ResponderEliminar
  5. No parece conocer los libros este ser del futuro, pero creo que se lo vamos a poner fácil porque no pensamos renunciar a ellos aunque ya estemos en plena era digital. Somos unos dinosaurios muy tercos, que amamos los libros porque en ellos lo hemos aprendido casi todo y que disfrutamos con su formato, pues satisface más de un sentido corporal.
    Confiemos en que el libro no acabe convertido en pieza exclusiva de museo, Salvador. Los dinosaurios todavia estamos aquí.
    Excelente reivindicación en el transfondo del micro. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues confiemos, como dice Carmen, en que no desaparezcan. Lucharemos por ello. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Sí, yo he visto un ejemplar en un museo. Había muchos estudiosos contemplándolo y haciendo hipótesis sobre su origen incierto.
    Suerte y un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!