Los caramelos

El viejo rebuscó en su bolsillo, sólo para darse cuenta del agujero.

Bolsillo izquierdo, pipa y tabaco.

Derecho, los caramelos para los niños, que uno a uno se derramaron como la nostalgia del desterrado.
La botella, lo único que aseguraba con manos y uñas negras de rebuscar en la basura.
Escrito por Carlos Tejera

3 comentarios :

  1. Advierto mucha ternura en tu historia. El protagonista y los elementos elegidos me hacen visualizar la dura existencia que algunas personas llevan. La botella lo sintetiza todo.
    Saludos, Carlos

    ResponderEliminar
  2. Pienso lo mismo que Marías Jesús, esa botella lo resume todo. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. La última frase resume el estado de tu protagonista. Dura vida la de los que no tienen nada a qué aferrarse, si no es a una botella. Aunque, tengo que decirte que has sabido darle su punto de ternura con esos caramelos.

    Abrazo,Carlos.

    Pablo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!