Desaparecida

Su marido, compungido, derramaba abundantes lágrimas de desesperación... ¿Reales? En el pueblo recelaban de un nuevo caso de violencia de género.

Cuando ella sintió que los desprecios se le clavaban como cuchillos, decidió cambiar de vida. Ahora sería él quien viviría con el sambenito a su espalda: "Algo habrá hecho"...
Escrito por Fernando da Casa - Web

8 comentarios :

  1. Esta desaparecida es una mujer que ha sabido calcular el golpe de efecto para vengarse del marido. Ojalá los casos de desapariciones fueran voluntarios.
    Un fuerte abrazo, Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Carmen. Lástima que las desapariciones de mujeres que sufren violencia no sean así.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Cambiaron las tornas. Original. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar, Maite.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Actuar cuando la chispa del maltrato psíquico o físico emerge, y además con un golpe de efecto. Muy bueno, Fernando. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, Salvador. Qué pena que la realidad no sea así.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. María Sotés17/5/18 13:52

    Hola, Fernando. Me ha encantado el giro final y casi te alegras de la situación en la que queda el marido: abandonado, compungido... solo él sabe la verdad y piensas ¡bonita venganza! Lástima que tener la suficiente fortaleza y templanza como para ejecutarla sea aún cosa de ficción. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, María. Así es, lástima que sea ciencia ficción. Pero llegará el día en que ninguna mujer tolerará el más mínimo maltrato. Ese día podremos decir que existirá igualdad.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!