Lucha silenciosa

El golpe sonó a muerte, tiñendo el asfalto de rojo inocencia. El pánico maniató su razón y huyó; nadie lo había visto.

Ya en su hogar, el remordimiento zarandeaba su conciencia y un presentimiento angustió su corazón: su pequeño tardaba mucho en llegar; demasiado... Lágrimas de horror abrazaron sus ojos.
Escrito por Salvador Esteve

10 comentarios :

  1. Qué horror más horroroso, Salva. Tú también podrías escribir para Netflix. Sí, ya sé que tengo que ver otras series, que las hay muy bonitas de amores, me dicen. Pero es que ahora mismo estoy viendo El alienista. Y tu micro no desentona nada con su argumento.
    Aún estoy temblando. Abrazo silencioso.

    ResponderEliminar
  2. Aurora Rapún Mombiela6/5/18 20:34

    Ufff...¡vaya golpe!...sí daría para serie, sí. Qué cuerpo se te queda. Me angustia pero me encanta.

    ResponderEliminar
  3. Qué terrible. Muerte accidental, huida, remordimiento... Y el horror del azar, tan imprevisible.
    Sobrecoge, Salvador. Muy bueno. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tremendo relato. Insufrible ponerse en la piel del personaje.
    Enhorabuena, Salvador. Brillante.

    ResponderEliminar
  5. Terrible, has sabido hacer sentir esa angustia. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Cuentas cómo la cobardía se vuelve contra el cobarde, cómo aquello de lo que se huye puede aparecerse ante tus narices para atormentarte para siempre, hablas de la casualidad como una consecuencia de los actos.
    Describes la angustia generada por la propia debilidad frente a ciertas situaciones y lo has hecho con una maestría envidiable.
    Mi admiración por tan excelente relato, Salvador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Jopé, Salvador. Terrible la historia y terrible, también, que puede que haya quien, ante situaciones similares, digan que se lo merecía y que ha recibido su merecido, o cualquier salvajada parecida. Muy buen relato, de los que dan para reflexionar. Suerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. María Sotés17/5/18 14:06

    Hola, Salvador. Muy buen micro, tremenda historia. Me ha hecho pensar. Podemos llamarlo karma como en las religiones orientales, retribución como en las occidentales, justicia cósmica, acción y reacción..., o "en el pecado lleva la penitencia" como solía decir mi abuela, pero lo cierto es que en los tiempos que corren en los que por desgracia cada vez las consecuencias de nuestros actos son cada vez menores y ya solo tenemos derechos y cada vez menos obligaciones, me gustaría pensar que a veces el universo pone las cosas en su sitio, por duro que sea. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas gracias a todos por vuestras amables palabras. El miedo, la culpa, la cobardía pueden atenazar la honradez y la justicia. Pero el destino y la casualidad se han alineado para que un mismo actor acoja todas las crueles emociones de una tremenda e irreparable situación límite. Gracias por tamizar el relato en sus diferentes matices. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2/6/18 18:00

    Un micro genial, soberbio, brillante.
    Enhorabuena y suerte, Salvador.
    Un saludo admirado

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!