El ajado peso de los remordimientos

Una magnolia, ya marchita, intentaba convencer a su colibrí:

—Márchate o también morirás. Nunca debiste aletear los vientos por mí.

—Pero..., ya no podría libar sin ti, preciosa —balbuceó—. Eres cuanto...

—Tú te quedaste porque me amabas —interrumpió avergonzada—. Yo, inmóvil flor solitaria, fingí amarte sólo para que te quedaras.
Escrito por Antonio Bolant - Twitter

14 comentarios :

  1. Un relato lleno de magia, poesía y amor en el que el título da todo el sentido a la historia. Marca Bolant.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo.
      Cierto que toda las fábulas tiene algo de mágico, quizás por esa capacidad de reflejar nuestras miserias. Son como un pequeño teatro narrado.
      Te agradezco mucho tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Carmelo Carrascal8/5/18 13:32

    El colibrí aquí pelea trabajosamente la inmovilidad, suspendido en el aire por imitar a la magnolia que él ha elegido. Para estar ante ella, junto a ella y libar.
    Maravilloso diálogo, metáfora de lo que sucede a veces a nivel humano. Cuando la belleza se marchita antes que el deseo. Porque siempre aletea el deseo si permanece el amor. El deseo en sus mil formas.
    Y esa aparición tan sutil del remordimiento por parte de quien nada desea menos que defraudar al diosecillo volador que eligió poner sus ojos en ella.
    No sé, Antonio, pero intuyo un toque de humor autocompasivo en la frase "fingí amarte..."
    Magnífica historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante tu punto de vista, Carmelo. Aunque la historia trata de reflejar el egoísmo que disfrazamos de amor cuando se trata de ahuyentar a la soledad, es cierto que también se podría interpretar como todo lo contrario: un acto de extrema generosidad para alejar al amado por su propio bien.
      Gracias por tu atenta lectura y, sobre todo, por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. carmen Hinojal8/5/18 15:24

    Preciosa historia de amor, que nos lleva de tu mano a un mundo de fantasia, con tan peculiares amantes. Muy original. Abrazos fuertes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Carmen. Me alegro mucho de que te guste.
      Un abrazote.

      Eliminar
  4. Nos ofreces una bella alegoría amorosa entre dos seres en claro desequilibrio.¿Acaso no existe siempre cierto desequilibrio en las relaciones humanas en general y en las amorosas en particular?
    La actitud del colibrí encarna la entrega generosa, frente a la más calculadora y egoísta de la magnolia. Ahora bien, el amor recibido es tal que, arrepentida de su comportamiento, intenta salvar al esforzado amante.
    Toda una lección de vida en los diálogos y las hermosas imágenes, Antonio.
    Felicidades y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo has clavado Carmen. Esa sería la moraleja de esta pequeña fábula explicada a la perfección.
      Es un verdadero gustazo contar con tus comentarios. Mil gracias.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  5. Muy bueno, como siempre, aunque sin que sirva de precedente estoy en desacuerdo con mis compañeros de arriba. Lo que yo veo no es una historia de amor, sino el egoísmo de esa magnolia, que viendo ya su final, no ve sentido que el inocente colibrí le siga librando de su soledad. Ahora que ya se acaba su tiempo se vuelve digna y la señora consciencia hace su trabajo, pero que lo hubiera pensado antes.

    Llamarme pesimista, jejeje

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo clavaste, querido Jose. Aquí el único que amó es el aleteante colibrí que ve destapado su 'monoamor' por la moribunda conciencia de la flor.
      Gracias por tu comentario, compañero.
      Un fuerte abrazo.
      Y atendiendo a tu petición, allá va: ¡pesimista!

      Eliminar
  6. Preciosa y genial fábula donde un amor aletea y se arraiga en el tiempo. En contraposición, una pasión fingida para acallar la soledad. Una simbiosis de sentimientos que solo la muerte o la verdad pueden romper. Enhorabuena, Antonio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es el amor egoísta. Genial.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Como suele hacer habitualmente, nos regalas un texto que, bajo su "preciosismo" (en el buen sentido), "oculta algo" sobre lo que reflexionar. Yo, pobre de mi, entiendo la actitud de la magnolia. Me recuerda a esas personas "atadas", por múltiples motivos (soledad, laborales, lejanía, salud, dependencia...), y que se agarran a un clavo ardiendo para obviar, siquiera un momento, esas ataduras. Enhorabuena, Antonio. Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
  9. María Sotés17/5/18 15:09

    Un relato precioso, que bien escogidas las palabras, hace parecer fácil lo difícil. Me parece un micro de una ejecución impecable. Y muestra tantas cosas que parece que fueran doscientas palabras. A mí me habla del vacío interior que a veces acompaña a la belleza exterior, también de los amores sinceros y entregados frente a los amores egoístas, del arrepentimiento que nos sobreviene cuando tenemos el fin cerca, las cosas que hacemos en nombre del amor, que parece que todo está permitido, el miedo a la soledad... Buenísimo, me ha encantado, para mí uno de los mejores. Enhorabuena. Un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!