Al otro lado

La niña atravesó el espejo. Lejos de encontrar el mundo fantástico que había leído en los libros, solo consiguió descubrir una firme barrera de ladrillos, cemento y cal, que salpicó de cristales rotos, restos de piel y sangre recién derramada. Y el reflejo multiplicado de su padre quitándose la correa.
Escrito por Favourite day

18 comentarios :

  1. Derrama mucha dureza tu micro, pero después de las noticias de hoy, la realidad sigue empeñada en demostrar su reto de superar cualquier ficción.
    Impactante y dura imagen narrada con firmeza. Saludos, Favourite day.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7/6/18 17:33

      Reconozco que es un relato duro, pero por desgracia la violencia doméstica, el maltrato y abuso de menores es una lacra que esta sociedad no es capaz de exterminar. Muchas gracias por tus palabras Manuel. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Los más débiles, convertidos en víctimas, poco pueden hacer ante las conductas inhumanas. Ni siquiera la inocencia y la imaginación, con toda su fuerza, pueden contrarrestar la realidad cruda. Tras el espejo, que además corta, solo había pared. Ni siquiera el recurso de la lectura le sirve a esta Alicia auténtica para evadirse.
    Un relato en el que vence la desesperanza, en una historia bien narrada, que alcanza en el reflejo multiplicado en los cristales rotos su punto culminante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7/6/18 17:38

      Muchas gracias por tu comentario Ángel, estoy muy de acuerdo con tus reflexiones, un relato bastante desalentador, que cierra hasta las puertas de la fantasía para escapar de una realidad cruel. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Carmelo Carrascal6/6/18 16:40

    Los espejos son una pista por donde deslizarse los sueños más ambiciosos. Pero son muy frágiles, se rompen con gran facilidad en cuanto se intenta atravesarlos. La niña de tu micro, Favourite day, huye de la incomprensión y crueldad de su padre a este lado del espejo, pero se topa con él al otro lado, donde lo encuentra en plena disposición a la acción correa en mano. Esta niña merece que se le regale un espejo nuevo, pero sobre todo merecería tener un padre más digno de ella. Alguien digno de habitar en sus algodonosos sueños infantiles.
    Un cordial saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7/6/18 17:41

      Muchos niños a los que les toca vivir situaciones terribles merecen algo mejor, pero la realidad es tozuda y por lo general inquebrantable, a veces porque no existe voluntad de quebrantarla. Gracias por la lectura Carmelo, y por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Gran relato, Favourite Day, contado con impecable estilo.
    Enhorabuena y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7/6/18 17:43

      Muchas gracias por la lectura y por tus amables palabras Enrique. Un abrazo!!!

      Eliminar
  5. Eduardo Martín Zurita7/6/18 21:53

    Hola, Favourite day.
    El revés del espejo, ese otro lado del cristal que, cuando consigue franquearse, nos revela la cruda realidad, lejos de la fantasía que los libros hayan forjado en nuestra mente, y hasta las vivencias a que hubieran podido dar lugar. O la mente misma. O el corazón. El alma. Ese paso es muy duro, pero sitúa, marca el tránsito de lo irreal a lo vivamente insatisfactorio. Si se es una niña, el efecto se potencia, y la defraudación sufrida por el tránsito de lo ficcional a lo palpitantemente verdadero resulta harto penoso; de ahí ese trauma metafóricamente físico, con esos cristales hechos añicos, esas tiras de piel arrancada y esa sangre vertida. Y, para colmo, esa voz de un superyó, el padre, cuyo reflejo, correa en mano, crece exponencial a manera de látigo inmenso. Es, acaso, como la voz de una conciencia, consciencia de la niña que recién se despierta, abierta a las realidades nada gratas, poco gratificantes de la vida adulta. Ese tránsito marca un antes y un después en la vida de esa niña, quizá el movimiento verdadero hacia la vida genuina, un jaque mate a la realidad ilusoria. El texto es, a mi entender, metafórico y aplicable a cualquiera de las edades de la vida de una persona, y subraya la asunción de la realidad tal cual, con sus traumatismos existenciales. Un fabricarse una nueva memoria dejando el pasado, aun inmediato muy atrás. La cosa es que hay un antes de cruzar al otro lado, y el tiempo pretérito es terco y se reivindica. Por eso ser, estar y existir es tan difícil. Es un microcuento grande que merece mi más muy mayor enhorabuena. El alias este, como otros que aquí se usan, también me gusta. Un beso grande y feliz todo para ti siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni quito ni pongo coma, Eduardo. Muchísimas gracias por tu comentario y por tu lectura. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Un relato que impresiona por su crudeza y porque deja una fea sensación a injusta realidad. Esa última imagen del maltratador multiplicándose es brutal. Felicidades por tan buen trabajo, Favourite day. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es un relato duro Matrioska. Muchísimas gracias por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  7. Una gran injusticia multiplicada en los fragmentos del espejo roto, la realidad que deben soportar algunos niños.
    Duro relato de denuncia, Favourite day. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen, por desgracia hay muchos niños que no tienen una vida fácil. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Impactante, directo y perfecto relato. Felicidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas gracias Cristina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Las aristas de tu relato se clavan, y hacen daño, y escuecen. Un uso estupendo de tus cincuenta palabras. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Paloma por la visita y por tus palabras. Abrazos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!