Cuento real

La doncella besó la rana. Apareció el príncipe soñado, quien la hizo suya.

En el castillo fue recibida a ritmo de trompetas. Festejaron el ceremonial rematado por banquete pantagruélico.

De copas de oro libaron reserva corinto. La bandeja de plata ofreció al soberano la pechuga y muslos de la enamorada.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

11 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita22/6/18 13:42

    Juegas, María Jesús, muy bien con el título haciéndolo más extensivo:regio y verídico. Le das un formidable giro a la historia clásica, de manera que la exdoncella termina siendo canibalizada por el soberano de esa corte y compañía. Un original punto de vista y una peripecia muy bien escrita merecen mi más muy mayor enhorabuena.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu comentario, Eduardo, siempre tan amable conmigo.
      Saludos virtuales.

      Eliminar
  2. El cuento clásico "chica-besa-rana-y-termina-en-la-corte" sirve como cebo y trampa mortal del todo inesperada. El título, además de hacer referencia a la sangre azul de algunos de los protagonistas, contribuye a poner los pelos de punta al añadirle verosimilitud.
    muy curioso y bien contado, realmente sorprende.
    Un abrazo, María Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi fiel lector. Siempre resaltando los aciertos del micro, y obviando los defectos, que contiene.
      Otro abrazo para ti, Ángel.

      Eliminar
  3. Del festín de las sábanas pasó la doncella al festín caníbal como vianda. Aunque tiene marchamo de cuento, la cruda realidad está detrás de esta impresionante vuelta de tuerca que rompe el idílico hilo de las historias de príncipes y princesas.
    Un abrazo, Mª Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, Me encantan tus comentarios. Me haces creerme "Nobel", con B, y no de burro, precisamente.
      Mil abrazos y besitos virtuales.

      Eliminar
  4. Menuda sorpresa, me ha gustado el giro que das a los cuentos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sois todos encantadores. Así da gusto publicar micros.
      Besito y abracito virtual, Maite.

      Eliminar
  5. Ancas de princesa para el príncipe rana. Muy original tu propuesta, María Jesús, con un final a bocajarro, inesperado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exquisito manjar las ancas, y si son de una joven doncella, miel para la boca del sapo.
      Muchas gracias, Antonio.

      Eliminar
  6. Anda, que...tu ironía no tiene límites. Tan solo espero que esas ancas-muslos estuvieran en buen estado porque todos conocemos doncellas un tanto pasadas...
    Me ha complacido su relato, señorita.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!