Anda a contar las estrellas

Ya despuntaba el primer lucero en el altozano. Las terrazas ardían y las copas chocaban, junto al fiambre, bajo racimos de cristales. Pero solamente una niña acodada en la balaustrada lo contemplaba: no como un astro antiguo, sino como un punto que si alcanzaba, se lo mostraría a sus tíos.
Escrito por Gleiber Alvarez - Web

1 comentario :

  1. Valerosa esta niña. Ajena al peligro se centra en la "vistosidad" del horror de bombas y misiles lanzadas por la codicia del hombre.
    Suerte y un saludo, Gleiber

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!