Cinceladas de odio

¡Fiuuu! Caen del cielo buscando almas.

Con los brazos, rodea a sus hijos. Siente su vitalidad, su fuerza. Dando gracias, reza.

El tiempo cabalga sobre cadáveres.

¡Fiuuu! Caen sedientas de carne y vida.

Abrazada a sus hijos, siente sus huesos hambrientos. Mirando al cielo, ahora sin fe, cierra los ojos.
Escrito por Salvador Esteve

18 comentarios :

  1. Veo a los jinetes cabalgando. Las bombas de la guerra, los huesos sin carne del hambre. La enfermedad del miedo y la locura. Y la muerte, que quita toda esperanza. Y a la madre, que aún sin fe, protege lo que más le duele.
    Es un relato que te lleva al momento y te deja ese regusto amargo por las atrocidades que se cometen en nombre de cualquier dios, sea celestial o terrenal.


    UN saludo, Salvador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atrocidades que merman cualquier atisbo de esperanza. Muchas gracias, Luna Negra, por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Alguien decir hacer una jugada, su adversario le responde con una fuerza equivalente. En medio de ese tablero de ajedrez hay piezas inocentes que sufrirán las consecuencias y a nadie importan. Una madre, impotente, solo puede abrazar a sus hijos y rezar, con la esperanza de que a pesar del infortunio que sufren, en forma de hambre y vejaciones, la siembra letal que cae del cielo respete a lo mejor y lo único que tiene.
    Un relato en el que los protagonistas son los que nunca lo son, porque no se les tiene en cuenta, los débiles, las víctimas, los que siempre pagan las consecuencias. Un lenguaje gráfico, tajante, un infierno que no deja de repetirse.
    Un abrazo, Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tablero de ajedrez donde los peones son sacrificados sin miramientos, sin escrúpulos, y lo más dramático es que ignoran el por qué. Muchas gracias, Ángel, por tu siempre esperado comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Una escritura soberbia! El miedo y el odio se pueden masticar.
    Salva, a sus pies de usted.
    Y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un odio irracional y un miedo tangible que abraza la desesperación. Y no se salte el protocolo, alteza de la palabra, a los pies de usted siempre un servidor. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Eduardo Martín Zurita2/7/18 22:39

    Hola, Salvador.
    Esa terrible onomatopeya fiuuu, de las flechas o de la bombas, tanto da. Armas letales. Los horrores de la guerra. Y los rezos y la pérdida de fe y la muerte y los daños colaterales. Un texto soberbio que merece mi más muy mayor enhorabuena.
    Un abrazo grande, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una onomatopeya, amigo Eduardo, que, como bien apuntas, no importa el elemento que la provoca, es muerte cortando el viento en busca de desesperación e inocencia. Muchas gracias por tus palabras, siempre son un placer. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Espeluznante visión del horror, contado como en una secuencia de cine. Lo vivo, lo siento, agonizo.
    Mi último abrazo, Salvador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el texto te ha transmitido emoción ya me siento ganador. Muchas gracias, María Jesús. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Maravilloso relato, Salvador, estructurado en dos partes simétricas, cuyo pliegue es esa magnífica frase:El tiempo cabalga sobre cadáveres.
    Durísimo y, a la vez, enorme. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Manuel, me alegra que apuntes lo de la simetría, pues he intentado que el texto tuviera dos partes equilibradas en el horror y en la desesperanza, con el nexo de una frase que expresara la sinrazón del ser humano. Te reitero mi agradecimiento. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Maravilloso relato. .. Sin palabras. Enhorabuena. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Un placer y un premio que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Magnífico retrato de la sinrazón de la guerra, del horror, de la desesperanza. Las inocentes víctimas se refugian al calor de una madre cuyo abrazo no las salvará de una muerte arbitraria.
    Muy bien contado, Salvador. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un horror que no comprendemos, pero que sigue en nuestro mundo y no somos capaces de erradicarlo. Muchas gracias por tu amable comentario, Carmen. Un abrazo y feliz verano.

      Eliminar
  9. Brutal contraste el de esas dos frases principales en las que la madre abraza a sus hijos. Y magnífico modo de mostrar el terror que lleva consigo la siempre absurda guerra, sobre todo para los que la sufren con más intensidad y que suelen ser aquellos que no la han buscado.
    Enhorabuena, Salvador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo con fe y otro ya sin esperanza. La guerra mata cuerpo y alma. Muchas gracias, Enrique, por tus gratificantes palabras. Un abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!