Dime si esto no es amor

Las ideas románticas flotan ingrávidas, presas de una frescura alejada del envejecimiento.

Responder con el pulso acelerado tras un beso. Enajenarse. ¿Cómo dirigir la velocidad de nuestras vidas en momentos tan intensos?

Mientras mi atención se centra en recoger cualquier atisbo de duda y disiparlo, sigo embelesada, mirándote cada atardecer.
Escrito por Malu

11 comentarios :

  1. Carmelo Carrascal18/7/18 17:14

    Malu, respondo a la encuesta del micro. Esto SÍ es amor!

    Vamos, que tiene toda la pinta de que sí y del bueno.

    Bonita creación. Enhorabuena.
    Y un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Romántico micro, escrito con imaginación inteligente.
    Muy bueno, Malu
    Te envío un besito virtual de verano

    ResponderEliminar
  3. Querida Malu, en la palma de una mano caben todas las preguntas, todas las dudas, y aún queda sitio para las respuestas que se escurren entre los dedos. Los nuestros y los otros. Y los que escriben cuentos como este.
    Precioso micro.
    Abrazos fuertes y felices vacaciones.

    ResponderEliminar
  4. La Humanidad lleva desde siempre tratando de definir y comprender qué es eso que entendemos por amor. Tendemos a etiquetarlo todo, a hacer de la realidad una serie de compartimentos estancos que tratamos de conocer y dominar. Pero el amor es ingobernable e indefinible. Sabiendo esto, lo mejor es dejarse llevar por las sensaciones y disfrutarlas, sabia conclusión a la que parece llegar la protagonista de este hermoso relato, que toma como materia prima las percepciones y está escrito con el corazón.
    Un abrazo grande, Malu

    ResponderEliminar
  5. Maria Galerna18/7/18 19:36

    Me encantó, sin más.

    Un saludo,Malu

    ResponderEliminar
  6. Yo digo que SÍ es amor y además del que da envidia. (A mí, por lo menos)
    Muy bonito, Malu.
    Un abrazo a mi "bola" favorita.
    Ah! y que lo pases bien en la playa, que me lo ha chivado un pajarito.

    ResponderEliminar
  7. Esta bellísima declaración de amor atemporal, sienta como un helado fresco en este verano que comienza a calentar.
    Tan bonita está escrita esta letra como para hacerla canción y que la cante Salvador Sobral con su dulzura portuguesa.
    Pero qué precioso escribes. Un beso, Malu. Feliz verano!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Muy profundo. Me gusta cuñada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Mente, corazón y carne, maduros los tres, no solo son capaces de distinguir el amor al estar en su presencia, sino que saben apreciarlo mejor que nunca. Luego está aquello de querer convencernos a nosotros mismos (a base de disipar posibles dudas) de que estamos en lo cierto, aunque con las premisas (tan bien expresadas por ti) que cuenta tu personaje, no creo que haya discusión posible. Vamos, que yo también apuesto por el sí, sin ningún atisbo de duda.
    Qué texto más hermoso, Malu. Enhorabuena.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Sin duda sí que es amor, y un texto que tan solo puede escribir alguien con tu sensibilidad y que escribe, como siempre te digo, con el corazón.
    ¡Genial!

    Beso.

    Pablo

    ResponderEliminar
  11. Enrique Angulo23/7/18 0:10

    Ese amor, esos instantes, son de los que se quedan grabados en la psique y hasta en la última célula de nuestro cuerpo, a pesar de que la ciencia diga que nuestras células se están renovando constantemente.
    No sabemos qué es eso que nos ocurre en tales momentos, esos cambios, esa dulce enajenación de la que tan bien han hablado, curiosamente, los místicos, muchos de los cuales apenas si tuvieron experiencias amorosas con otra persona, pero, como decía Antonio Machado: “No prueba nada, contra el amor, que la amada no haya existido jamás”.
    Pero para quienes no somos ni Santa Teresa de Jesús, ni San Juan de la Cruz, nos quedan esas vivencias, a veces ya sólo, ay, en el recuerdo, lo que causa gran dolor a quien ha tenido la desgracia de ser abandonado o de haber perdido al ser amado.
    Pues, como dice Luis Cernuda en su poema No es el amor quien muere...: “Sólo vive quien mira / siempre ante sí los ojos de su aurora, / sólo vive quien besa / aquel cuerpo de ángel que el amor levantara. / Fantasmas de la pena, / a lo lejos los otros, / los que ese amor perdieron...”
    La protagonista de tu microcuento aún no está en esa tesitura, pues sigue embelesada mirando a su amado cada atardecer, tiene aún ante sí los ojos de su aurora, como dice Cernuda. Que así sea durante muchos años. Pues el tiempo, eso que aún nadie sabe lo que es, todo lo destruye.
    Un abrazo, Malu, y feliz verano.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!