El sinsentido

"¡Qué vacía me siento!", parecía decir mientras se dejaba mecer por el viento. Recordaba el día en que se había sentido plena, útil, incluso deseada. Pero hacía tanto...

Llegó hasta el borde del agua y pensó: ¿por qué no?

Yo la vi pasar, flotaba en el mar. Otra bolsa más...
Escrito por María Galerna

14 comentarios :

  1. Josep Maria Arnau22/7/18 19:34

    Delicada y poética manera de entrar en el alma del lector para depositar un significado de gran valor. Generas expectativas y estimulas su curiosidad hasta la sorprendente estocada final… garantía de un efecto profundo y duradero. A mí me lo ha producido y me ha parecido genial, María.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna23/7/18 1:16

      Gracias, Josep Maria, me encanta haber logrado sorprenderte.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Original y genial relato, un grito de socorro de esos mares plastificados por la dejadez y la sinrazón humana. Un abrazo, María, y feliz verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna23/7/18 1:19

      Gracias, Salvador. Así es, gritan a oídos sordos. Esperemos que alguien los escuche.
      Un abrazo y feliz verano para ti también.

      Eliminar
  3. Eduardo Martín Zurita22/7/18 21:49

    Hola, María.
    Qué grande es el mar y qué pequeñita una bolas, ¿verdad? Pero bolsa a bolsa... Luego pasa lo que pasa. Que el mar es de todo menos agua salada y salubre.
    Magnífico trampantojo el tuyo. Creemos ir en una línea, los lectores, y nos vas envolviendo para terminar muy en otra donde cuadra todo como en una buena caja registradora.
    Mi más rotunda enhorabuena, un beso grande y un besibrazo y un verano la mar de feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna23/7/18 1:22

      Hola, Eduardo.
      Me ha gustado despistarte. No es fácil je je je.
      Y si, esperemos recuperar esos mares, por nuestro bien.
      Un besibrazo y un muy feliz verano.

      Eliminar
  4. Es un sinsentido tirar piedras contra el propio tejado. No deja de ser un suicidio colectivo no respetar el medio ambiente. Tu relato presenta, pues, plena concordancia entre título y mensaje, con la virtud de jugar al equívoco y sorprender en el desenlace final.
    Un abrazo de verano, María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna23/7/18 19:48

      Creemos que nunca nos va a afectar. No pensamos en el futuro.
      Un abrazo y feliz verano, Ángel.

      Eliminar
  5. Fiel retrato de lo que fue la utilidad de las bolsas de plástico, y el enemigo público en el que se han convertido.
    Actual , ocurrente y hasta poético tu relato, María.
    Suerte y un besito virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna23/7/18 19:49

      Gracias, Maria Jesús. Un beso y feliz verano.

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho, has sido capaz sacar un buen relato de una simple bolsa de plástico con mensaje en el fondo. La próxima vez revisaré la mia del supermercado para ver si tengo suerte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna27/7/18 15:05

      Gracias, José Antonio.

      Feliz verano

      Eliminar
  7. Irreverente inadaptado24/7/18 17:52

    María el relato es magnífico pero ese problema ya ha dejado de existir, pues desde que nos las cobran ya no contaminan, yo había pensado en mi ignorancia supina que prohibirían su fabricación, pero no, las siguen fabricando incluso con la propaganda del comercio, con lo que hacer publicidad al vendedor nos cuesta dinero, la cuadratura del círculo, me descubro ante ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna27/7/18 15:07

      Mira que yo había pensado lo mismo, pero ya ves, hasta las "pagadas" flotan, contaminan. Si es que...

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!