La espera

Una calle invadida de recuerdos me llevó hacia la iglesia. Estaba como la recordaba, más deteriorada, pero majestuosa como siempre. En la penumbra, reconocí el sepulcro de mis antepasados y, sobre él, un gran ramo de lirios frescos. En uno de los bancos, estaba Ella esperándome. Aquí estoy, le dije.
Escrito por Mª Luisa Pérez Rodríguez

8 comentarios :

  1. Elegancia, serenidad y belleza en tu micro, M.Luisa. La imagen de ese ramo de lirios depositado por Ella es pura poesía.
    Aplausos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia. Un poco triste me salió, pero evocador... me parece. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Maria Galerna1/7/18 14:35

    "Ella", así, en mayúsculas, me hace pensar en la muerte, y alguien acudiendo a su encuentro.
    Y los lirios frescos, la ofrenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Ella, ineludible cita... Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Hay citas que se pueden posponer, pero antes o después son ineludibles. Nadie tiene más paciencia que quien sabe que todos, hombres y mujeres, terminarán en sus dominios. En todo caso, que espere, que aún queda.
    Un abrazo, María Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, solo una visita... que espere... Gracias Angel, un abrazo.

      Eliminar
  4. En tu relato nos introduces en un lugar cargado de evocaciones antiguas, donde dominan los recuerdos familiares. Al final, ese encuentro, aunque ineludible, en un futuro muy lejano. Además, publicado en un día señalado para tí. Excelente. Abrazos, María Luisa.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Pepe. Los recuerdos nos hacen volver la mirada, pero solo es una visita. Seguiremos llevando flores... un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!