Historias del génesis y el apocalipsis

La oscuridad era palpable, se respiraba, era infinita, omnipresente. Cada rincón habitaba el temor. Sólo las olas quitaban la imagen de la negrura.

Una luz cayó desde los cielos. Fue en ese momento cuando pude percibir la silueta de esa mujer antes de transformarse en un ser lleno de tentáculos.
Escrito por Ricardo Rodríguez Sánchez

3 comentarios :

  1. Cincuentismo tremending y primigenio. Cómo me gusta, vecino.
    Un abrazo, Ricardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tentaculadas.

      Eliminar
  2. Anónimo19/9/18 0:21

    de Cristina Aguas. Tan Lovecraft que ciertamente es Génesis y Apocalipsis a un mismo tiempo. Las cincuenta palabras únicamente no le resta nada de fuerza. Me quedo con ganas de más. ¡Esa Lilit con tentáculos!, ¡uf! Un saludo Ricardo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!